461 objetos desconocidos descubiertos en los confines del sistema solar



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Los límites del Sistema Solar son un lugar oscuro y misterioso. Allí, más allá de la órbita de Neptuno, todo un enjambre de objetos helados forma el llamado Cinturón de Kuiper, un anillo que rodea al Sol y que está compuesto por los materiales originales a partir de los cuales se formó el sistema planetario en el que vivimos.

Debido a su enorme distancia de la Tierra y la falta de luz, los astrónomos tienen grandes dificultades para saber exactamente qué hay allí. Pero un escaneo de más de seis años de esa remota región ahora ha producido un resultado espectacular. Utilizando datos del Dark Energy Survey, una colaboración científica entre diferentes países que tiene como objetivo investigar la expansión del Universo, un equipo internacional de astrónomos pudo identificar, de una sola vez, 461 nuevos objetos ‘transneptunianos’, TNO por sus siglas en inglés.

Una cifra que se suma a las casi 3.000 ya conocidas, que ayudará a comprender mejor cómo se formó el Sistema Solar y que, quizás, nos permitirá identificar el Planeta fantasma 9, un hipotético cuerpo de gran tamaño, nunca observado, que sería varias veces más grande que la Tierra y pueden estar «escondidos» en las regiones exteriores de nuestro sistema. El trabajo, que ya ha sido enviado a la Sociedad Astronómica Estadounidense (AAS) para su publicación, se puede ver en el servidor de prepublicación ArXiv.

Entre los nuevos objetos, cuatro se encuentran a más de 230 unidades astronómicas del Sol (una UA equivale a 150 millones de km, la distancia entre el Sol y la Tierra). El objetivo de Dark Energy Survey, como se ha dicho, no es la investigación de TNO. Sus mediciones se realizaron entre agosto de 2013 y enero de 2019, y durante ese tiempo recopiló 575 noches de datos infrarrojos en los cielos del hemisferio sur. Su principal objetivo era estudiar objetos como supernovas o cúmulos de galaxias para intentar calcular la tasa de aceleración del Universo, que se expande cada vez más rápidamente y sobre el que existen discrepancias insuperables.

Sin embargo, el alto grado de profundidad y precisión de la detección de energía oscura también resultó excelente para buscar objetos más cercanos, como los que se encuentran más allá de la órbita de Neptuno, en la región más externa de nuestro Sistema Solar. Gracias a estos datos, los astrónomos ubicaron el año pasado allí un centenar de nuevos planetas menores, categoría que básicamente incluye todo lo que no sea un planeta ni un cometa. Y con este nuevo estudio, realizado por el mismo equipo de investigadores, se encontraron otros 461.

Sacudidas gravitacionales

Prácticamente sin cambios durante miles de millones de años, los astrónomos creen que esta familia de objetos conserva rastros de lo que fue la dinámica original del sistema solar primitivo. En ese momento, cuando los planetas se estaban formando y moviéndose por todas partes, el Sistema Solar se veía muy diferente al de hoy.

Posteriormente, y cuando los planetas gigantes se colocaron en sus órbitas actuales, sus «tirones» gravitacionales influyeron fuertemente en las órbitas de los TNO. Por lo tanto, las órbitas resultantes, las que se observan hoy, pueden usarse para reconstruir los eventos que las cambiaron de esta manera. Y dado que los TNO pueden tener órbitas muy diferentes, cuanto más se encuentren, más precisa será la reconstrucción.

Entre todos los tipos de objetos transneptunianos, hay un grupo muy peculiar. Conocidos como «TNO extremos» y con distancias orbitales promedio de alrededor de 150 unidades astronómicas, los astrónomos creen que son una prueba de que «algo» está causando sus extrañas desviaciones gravitacionales. Y ese «algo» podría ser el Planeta 9.

¿Pistas del planeta 9?

Desafortunadamente, todavía no se han encontrado muchos TNO de ese grupo, por lo que cada nuevo descubrimiento agrega valiosos datos adicionales, que podrían ayudar a localizar (o eliminar para siempre) el misterioso planeta. El nuevo catálogo presentado en este estudio suma nueve TNO extremos hasta ahora desconocidos, cuatro de los cuales tienen órbitas que los llevan hasta 230 unidades astronómicas.

Toda esta nueva información servirá para aumentar significativamente lo que sabemos sobre el sistema solar exterior. Y quién sabe si finalmente descubrir el misterioso mundo que los astrónomos han estado buscando durante años.

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *