92.000 muertes en un año: España es uno de los países con mayor exceso de muertes en la pandemia



La actualidad en Alicantur Noticias

La primera ola golpeó España antes que gran parte del mundo. El país fue uno de los primeros en los que las infecciones han aumentado de forma espectacular, dejando cifras muy duras, una de las peores de Europa: entre el 22 de marzo y el 12 de abril de 2020, las muertes se duplicaron respecto a las mismas fechas del año anterior, según el INE. registros. Pero no iba a ser el único golpe. En verano, los casos aumentaron antes que en el resto del continente -la variante del virus que dominó la región en otoño logró salir de nuestro país- provocando dos picos de ingresos y muertes en octubre y enero.

La avalancha de cifras de muertes ha hecho que sea habitual hablar de cientos de muertes diarias por covid-19, una enfermedad que no existía hace dos años. Mirándolos en perspectiva, estas muertes se traducen en un hecho excepcional: lo normal hubiera sido que en 2020 hubiera alrededor de 400.000 muertes en España – considerando una media de lo ocurrido entre 2015 y 2019 – pero fueron casi 500.000, un exceso. de fallecidos que superan las 92.000 personas, según consta en los registros civiles.

Esta cifra sitúa a España entre los países con mayor número de víctimas del mundo, en relación a su población y en porcentaje. La siguiente tabla muestra el superávit de 44 países de los que hay datos (entre los europeos o con más de 5 millones de habitantes).

España aparece como el sexto país de la lista con el peor exceso de muertes (un 23% más de lo normal en el período 2015-2019). Está lejos del país que lo lidera (México, 58%) y de otros como Perú, donde el exceso es ciertamente mayor, pero cuyo registro de defunciones es incompleto (por eso no lo incluimos en la tabla). España tiene la tercera peor cifra de los 27 países de la Unión Europea en desalineación de los fallecidos, solo por detrás de Eslovenia (24%) y Polonia (23%), aunque cerca de Portugal (21%), Reino Unido (21%) o Italia (20%).

Detrás de este grupo se encuentran muchos países con excesos inferiores al 20%, como Bélgica, Suiza, Bulgaria, Holanda, Francia, Suecia o Austria. Le sigue Alemania, que lleva muchos meses tomando duras medidas, aunque acabó sufriendo una segunda oleada en invierno que llevó su cifra al 9%. Finalmente, hay países que parecen haber contenido las muertes en mayor medida, al menos por ahora, como Grecia (7%), Letonia (6%) o Estonia (6%), y especialmente Dinamarca (3%), Finlandia. (2%).) O Noruega (0%).

Diferentes líneas de tiempo entre países.

Al comparar las cifras por ondas se observa un patrón: son pocos los países que han tenido dos ondas muy fuertes. Algunos se vieron muy afectados en la primavera, como España o el Reino Unido, y luego tuvieron inviernos severos, pero no los peores. Otros países que tuvieron pocos casos en la primavera, como la República Checa, Polonia o Eslovenia, tuvieron el peor exceso de muertes en el invierno. El repunte que sufrió Eslovenia tras el verano, por ejemplo, es peor que el experimentado por España en marzo y abril.

Es posible que esto se explique en parte por el efecto de la inmunidad: las infecciones se ralentizan naturalmente después de que muchas personas pasan la enfermedad (hay menos personas que son susceptibles) y, aunque se ha visto que esto no previene nuevas oleadas, es probable que sí lo haga. complicar su expansión. Otros factores como la cautela también pueden jugar un papel importante: muchos países no aplicaron medidas duras hasta que sufrieron sus propias olas, a pesar de ver lo que sucedió en otros lugares en la primavera, por lo que sus efectos terminaron por agravarse.

El gráfico también muestra las excepciones, para bien o para mal. Estados Unidos o Brasil tuvieron datos negativos durante todo el año. Y en el otro extremo están Alemania, Dinamarca, Grecia o Singapur, donde el número de muertos no se ha acercado al 20% en ninguna de las dos oleadas.

Excesos similares a diferentes edades

Sabemos que la enfermedad es más mortal entre la población anciana. Por tanto, es lógico pensar que los países con más personas mayores tienen más muertes. Sin embargo, la magnitud del exceso de defunciones en España es similar si comparamos los datos totales y específicos, por grupo de edad: es el sexto país con el peor exceso global (23%), pero también es el sexto entre los de 65 a 74 años (24%), el noveno entre las personas de 75 a 84 años (18%) y el cuarto país con mayor superávit entre los mayores de 85 años (29%). Por tanto, los datos sobre el exceso de muertes en la vejez no son responsables del aumento de la cifra global. Esto sugiere una epidemia con más infecciones en general, por lo tanto con efectos en todos los grupos de edad, aunque las muertes son mayores en los mayores de 85 años.

Aclarar las razones del alcance de la pandemia en cada país es un asunto complejo. Afecta desde el momento en que llegó el virus -es peor recibirlo antes, cuando no se conocía- hasta los hábitos sociales, la densidad de la ciudad o el tamaño de la familia, sin olvidar la rapidez y fuerza con la que se hayan podido realizar las mediciones.

Las dos curvas: muertes oficiales y excesos

La contabilidad de las muertes ha sido un problema importante en muchos países. Una de las mejores métricas para estimar las víctimas del virus es el exceso observado en los registros civiles, que hemos utilizado hasta ahora: es una métrica que capta muy bien eventos inusuales (desde olas de calor hasta una epidemia infecciosa) y que evita la subestimación. problemas debido a la falta de pruebas de detección de enfermedades. Países como España y Reino Unido ya analizaron los excesos de sus primeras oleadas y confirmaron que prácticamente todos habían muerto diagnosticados de covid-19.

En el siguiente gráfico mostramos cómo se han acumulado estas muertes (en rojo) y también agregamos los datos oficiales de muertes confirmadas (en azul). La evolución muestra algunas diferencias entre países: en México, las muertes han aumentado constantemente desde abril; en Bulgaria solo tuvieron una ola, que llegó en invierno; El Reino Unido o los Países Bajos han superado dos. España tuvo una primera ola intensa y una segunda muy larga.

Nuestro mapa

Muertes oficiales por covid-19 Y superávit registrado respecto a la media 2015-2019. Datos por millón de habitantes

El gráfico también llama la atención sobre la divergencia en muchos países entre las cifras excesivas y las muertes confirmadas oficialmente por covid. Las autoridades sanitarias de muchos países, como España, han exigido que se confirme la presencia del virus con una prueba diagnóstica para que la muerte entre en sus principales estadísticas. Esto a menudo ha llevado a una subestimación, especialmente cuando escaseaban los detectores de covid. En países como Bélgica, por otro lado, también hay muertes «sospechosas», donde un médico ha encontrado síntomas de covid-19 incluso si no hay una prueba positiva. En su caso, la cifra oficial de muertos coincide con el exceso observado.

Incluso hay países donde a principios de 2021 hay más muertes oficiales que exceso. Esto sucede en Suecia, Francia o Bélgica porque en un año normal ya hay un aumento de muertes en el invierno, muy probablemente por la gripe, lo que significa que se esperan nuevamente este año. Pero dado que casi no ha habido casos de gripe, no habrá muertes por gripe; un exceso del 0% definitivamente significa que el covid está causando esas muertes. Por tanto, cuando se controla el virus, el exceso de muertes se vuelve negativo, porque no se notan sus efectos ni los de la gripe, estabilizando el total de muertes.

En la siguiente tabla recogemos esta discrepancia en detalle y por oleadas. En España, el INE, a partir de datos del registro civil, verificó que el 95% de exceso de la primera ola fue covid-19 o «sospecha de covid», según los certificados de defunción, y habrá otros casos en los que no se diagnosticó. Las estadísticas oficiales del Ministerio de Salud registran unas 30.000 muertes confirmadas en ese período, de las cuales solo 2 de cada 3 recogen el exceso. En Alemania o Reino Unido, la factura entre los dos parámetros está más de acuerdo (84% y 99% respectivamente). En México, Rusia o Polonia, las muertes oficiales no llegan ni a la mitad de las recopiladas por las estadísticas de exceso de muertes. También hay algunos países donde el covid no ha causado muchas muertes, como Corea del Sur o Japón, pero hay más muertes que en años anteriores, posiblemente debido al creciente envejecimiento de la población.

España redujo la diferencia entre fuentes tras el verano aumentando la capacidad para realizar pruebas diagnósticas. Sin embargo, las muertes confirmadas por las estadísticas de salud siguen siendo una cifra menor (84%) que el número estimado de muertes basado en el exceso.

En España, las comunidades comunican sus datos en sistemas de información sanitaria, que luego son recopilados y publicados por el ministerio. Pero esas mismas comunidades tienen su propia contabilidad, que a veces no se ajusta a los datos de salud. Cataluña es el caso más llamativo: tiene 9.000 muertos más en sus estadísticas de lo que informa el ministerio. El motivo es que Cataluña también contabiliza los casos “sospechosos” como covidas, confirmados por un médico pero sin prueba diagnóstica. En cualquier caso, contando estas muertes adicionales, la cifra oficial de la Generalitat se acerca mucho más al exceso de muertes observado en los registros, lo que también ocurre con los datos de Castilla y León (unas 4.000 muertes más que las ofrecidas por el Ministerio) y Madrid (unos 1.500 muertos más).

El último gráfico muestra que estas discrepancias continúan entre las muertes oficiales por covid y el exceso de muertes observado. Se trata de datos por fecha de fallecimiento, que se han actualizado para contabilizar las defunciones de los últimos meses, pero la cifra oficial sigue siendo inferior al exceso en comunidades como Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León o Cataluña. Diferencias que podrían estar justificadas en medio del tsunami de la primera ola, pero que un año después definitivamente merecen una mejor explicación.

Nuestro mapa

Diferencia entre muertes reportadas y exceso de datos personales

Fuentes y metodología de este artículo

Los datos sobre muertes y exceso de muertes por país provienen de Sitio web especializado OurWorldInData, Proyecto de la Universidad de Oxford. Para los gráficos y tablas detalladas hemos seleccionado los países de la Unión Europea y aquellos con una población de más de 5,5 millones de habitantes de los que hay datos. Los datos de comunidades autónomas fallecieron por fecha de fallecimiento, desde las series publicado por el Instituto de Salud Carlos III.