A nombre del padre, hijo y nietos



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

De izquierda a derecha y de arriba abajo: Marquitos (con el Murcia), Marcos Alonso Peña (con el Barça), Marcos Alonso Mendoza (con el Chelsea), Ramón Grosso (con el Atlético), Paco Llorente (con el Atlético) y Marcos Llorente (con el Atlético) .
De izquierda a derecha y de arriba abajo: Marquitos (con el Murcia), Marcos Alonso Peña (con el Barça), Marcos Alonso Mendoza (con el Chelsea), Ramón Grosso (con el Atlético), Paco Llorente (con el Atlético) y Marcos Llorente (con el Atlético) .

Cuando Atlético y Chelsea se conocieron en Budapest el otro día, un amigo tecleó en el grupo de compañeros de la Escuela de Periodismo: «Si soy mayor, miro a los nietos de dos a los que yo también he visto jugar». No tardé en darme cuenta de que se refería a Llorente y Marcos Alonso. De Llorente se repite mucho que es bisnieto de Gento, pero menos que nieto de Grosso. Por su parte, el abuelo del actual Marcos Alonso fue un gran jugador llamado Marquitos.

Ramón Moreno Grosso, Grande para el fútbol, ​​fue uno de los primeros productos de la Ciudad Deportiva del Madrid, estrenado en 1960. En el 63-64 fue cedido al Plus Ultra, en Terza, donde se cansó de marcar goles. El Atlético estuvo escandalosamente mal ese año. Los gastos para construir un nuevo estadio (el Calderón) más una tormenta de lesionados y varios tiros malos (Collar estaba en rebelión y Mendoza un poco menos) lo llevaron al fondo a la 7, 9, 10 y 11 días. Al final de la primera vuelta era tercero desde atrás. Como los problemas estaban en la delantera, el Atlético llamó a la puerta del Real y les pidió que abandonaran a ese joven delantero. El presidente, Javier Barroso, era amigo personal del Santiago Bernabéu desde que eran jugadores. Se realizó la operación.

Debutó el 12 de enero de 1964, primer partido de octavos de final, de noche y por televisión, en el antiguo Metropolitano. El rival fue Murcia. Marcó un famoso gol chileno en el 83 ′, el 2-1 con el que el Atlético habría ganado y habría iniciado la recuperación.

Marquitos, cuyo nombre completo es Marcos Alonso Imaz, fue el gran escudero de Di Stéfano en los años de gloria del Madrid. Ya en la treintena, aceleró su carrera en Hércules, Murcia y Calvo Sotelo.

Como resultado del mensaje de mi amigo, lo recordé. Murcia. El equipo de debut de Grosso. Verifiqué que Marquitos jugó en el Murcia ese año y que estaba en el partido. Y que como defensa central, Grosso, delantero centro, marcó. Así que no solo los había visto jugar, sino que los había visto jugar cara a cara. Marquitos tuvo un hijo futbolista, Marcos Alonso Peña, que tras instalarse en Racing, la casa solar de la saga, triunfó en Atlético y Barça. Para disgusto de su padre, el Madrid no lo quería. Fue un extremo brillante, internacional en todas las categorías. A su vez, presuntamente tuvo otro hijo futbolista, Marcos Alonso Mendoza, que ni siquiera trabajaba en Madrid. Llegó a pesar en Castilla, pero hizo carrera a domicilio, en parte en la Serie A, más en parte en la Premier League.

Por su parte, una hija de Grosso, María Ángela Moreno, se casó con otro futbolista célebre, Paco Llorente Gento, a su vez hijo de una hermana del célebre Gento (los cuatro Llorente Gento serían grandes deportistas. Los dos primeros, Joe y Toñín , jugadores de baloncesto; los siguientes, Paco y Julio, futbolistas). Paco Llorente, prodigioso con extrema velocidad, arrancó en el Atlético y saltó al Madrid en el que fue el primer caso de pago de la cláusula de rescisión. Terminó su carrera en Compostela.

Paco Llorente y María Ángela Moreno también tuvieron un hijo futbolista, Marcos Llorente Moreno, al que, ¡qué insistencia! También repudió al Real Madrid tras criarlos en su presa, y aquí está, triunfante en el Atlético. ¿Y la generación intermedia, Marcos Alonso Imaz y Paco Llorente Moreno? ¿Habían jugado entre ellos? Llamé al primero: “No suene un timbre. Jugué mucho con él en la piscina del Madrid, donde solíamos ir de niños. Éramos amigos cercanos de la familia, pasábamos mucho tiempo juntos, pero él es más joven. Soy más que el quinto de Joe. Tomo varios años de Paco ”.

No me rendí y le pregunté a un compañero As, Diego Martín, que rebuscó en la computadora, cruzando nombres y alineaciones ¡Y apareció! Era el 14 de diciembre de 1986, en liga de playoffs. Marcos estuvo en el Barça, Paco Llorente en el Atlético. El partido terminó 1-1 y el gol del Atlético lo marcó Marina en el minuto 52 cuando convirtió un penalti para el derribo de Zubizarreta a Paco Llorente. Marcos jugó el 61 ′, hasta que fue sustituido por Calderé, que empató en los 80 ′. Paco Llorente dejó el sitio a Julio Salinas en el 85 ‘.

Luego Marquitos y Grosso en enero de 1964, Marcos Alonso y Paco Llorente en diciembre de 1986, otro Marcos Alonso y Marcos Llorente estos días. Abuelos, padres y nietos cara a cara. Los Marquitos-Marcos Alonso, en línea masculina muy directa, los tres con el mismo nombre y apellido. El Grosso-Llorente con un meandro para enriquecerse con la sangre de Gento. Los seis fueron internacionales para España.

Puedes seguir DEPORTES en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.