A ‘palos’, Zverev reina en el Madrid



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

A palos Zverev reina en el Madrid

¡Pim, pum, pum! Bienvenidos al tenis hoy, mañana. Golpes por todas partes, bolas a una velocidad vertiginosa, brazos escupiendo fuego. Dos, tres, cuatro tiros, ¿por qué más? ¿Por qué rally? Hay dos tipos muy largos, 1,98 uno y 1,96 el otro; son agresivos, rompen el balón con cada disparo y no quieren problemas, por eso se acortan y los partidos se suceden a un ritmo monótono, robótico, tan abrumadoramente plano que la final de Madrid se traduce en simples caras o cruz, pega aquí y pega allí, de repente hasta que la ley del más fuerte dice que esta vez el campeón es Alexander Zverev: 6-7 (8), 6-4 y 6-3 a Matteo Berrettini, después de 2h 40m en el plan. La final de tres sets más larga del torneo, sobre Federer-Berdych en 2012 (2h 38m).

Más información

Es el tenis nuevo, el que ya está aquí y ha venido para quedarse. Aquí está la clase de Edberg, el atrevido virtuosismo de McEnroe de Agassi. Los valientes se quedaron allí. Federer se desvanece lentamente, hacia los 40. Estos son los nuevos estándares: juventud, altura, apalancamiento, poder. La Próxima generación, Ellos llaman. Una nueva generación con registro único para la que, afortunadamente, hay algunas excepciones que destacan, como Alcaraz, Musetti, Shapovalov. Algunos más, pero todavía hay esperanza. En cualquier caso, la fuerza ya manda, la demolición, ese moderno prototipo de adolescente gigantesco que acaba convirtiéndose en una máquina para disparar globos.

Hay escasez de muñecas, creatividad en el cuentagotas. Sprint a 230 kilómetros por hora. Llueve fuera de la caja mágica y dentro de las balas. El puente cerrado multiplica el volumen de alboroto y también de aplausos -unos 4.000 participantes en una tarde de otoño- cuando ocupa su ciudad VIP la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. «¿Lo que está sucediendo?» Pregunta inocentemente Zverev, y el árbitro Mohamed Lahyani, cuando procede al sorteo inicial, explica que es una cuestión de autoridad y apunta al fondo, donde también se ríen el alcalde, José Luis Martínez-Almeida y el director del torneo, Feliciano López. .

«¡Viva Ayusoooooo!», Jaley desde la grada varias veces, obligando al juez a pedir moderación al respetable. Luego la acción continúa, consistente en un sutil equilibrio de fuerzas, látigo a látigo hasta que uno de ellos da un paso en falso. El primero es del alemán, que a pesar de haber rastreado el expediente desempate del primer set, 0-5 inicio adverso, falla cuando no debe y con 8-8 comete una doble falta que premia a Berrettini. El italiano (25 años, décimo del mundo) apunta con el servicio, pero en el segundo set se desliza de forma inapropiada, incluso con una doble falta (rotura por 5-4), y en el tercero su brazo derecho ya se bambolea después de haber reventado tanta pelota y Zverev impone su jerarquía, que por algo ya se coronó aquí hace tres años, y por algo ya tiene cuatro Masters 1000 (los dos más en Roma y Canadá, 2017).

El alemán de 24 años, que se niega a entrenar entre los jóvenes, es ya el que tiene más títulos (15) de la nueva hornada, el quinto tenista en activo con más Miles por detrás de Novak Djokovic (36), Rafael Nadal (35), Roger Federer (28) y Andy Murray (14). Ahora que la vieja guardia está compitiendo cada vez más sobre el papel, el segundo nivel de torneos abre una jugosa veta de alternativas, hasta que no hace nada impensable. Esta temporada, Hubert Hurkacz festejó en Miami, Stefanos Tsitsipas en Montecarlo y sigue festejando en la Caja Mágica, un territorio de tierra muy especial porque la pelota viaja a mayor velocidad debido a la altura. Palos Sascha vuelve a ser el rey de Madrid.

Puedes seguir DEPORTES en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.