Acusaciones y riñas en Cataluña y Valencia en protestas para exigir la libertad del rapero Pablo Hasél



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Acusaciones y rinas en Cataluna y Valencia en protestas para

El encarcelamiento de Pablo Hasél este martes por orden del Tribunal Nacional desató protestas, altercados y acusaciones en varios puntos de Cataluña y también en Valencia. En Barcelona, ​​más de 2.000 personas, según fuentes policiales, se dieron cita a las siete de la tarde en la plaza de Lesseps. La marcha continuó dando vueltas y terminó con severos altercados, contenedores, vehículos, mobiliario urbano, lanzamiento de piedras y barricadas. Una joven resultó herida en el ojo, según imágenes difundidas por BTV.

Los incidentes también se repitieron en Girona, donde alrededor de 5.000 manifestantes caminaron gritando consignas a favor de la libertad de Pablo Hasél hasta llegar a la subdelegación del gobierno. Allí, algunos de los manifestantes, actualmente unos 2.000, han comenzado a arrojar objetos de todo tipo a la policía antidisturbios que protege el edificio. Respondieron disparando salvas y balas de espuma.

Los manifestantes se alimentaron de las grandes piedras de una zanja en construcción y del contenido de los envases de vidrio para ser arrojados a la policía. Colocaron 7 contenedores en la Gran Vía de Jaime I y los utilizaron como barricada para acercarse a los Mossos y también para lanzar señales viales que partían de la Plaza U d’Octubre. También provocaron graves daños en las oficinas de Bankia y Banco Sabadell en la ciudad.

Una situación similar ocurrió en Lleida, donde se quemó una moto de la Guardia de la Ciudad, se agredió a los agentes y se arrojaron piedras, según informaron los Mossos a través de Twitter. En la subdelegación del gobierno hay tiros contra la línea policial. En Vic, los manifestantes derribaron las ventanas de la comisaría de Mossos d’Esquadra y también atacaron el juzgado. Los incidentes también se repitieron en Reus.

Fuera de Cataluña, las acusaciones tuvieron lugar en Valencia. Unidades antidisturbios de la Policía Nacional acusaron este martes en la Plaza del Ayuntamiento de València a varias personas que, tras una manifestación sin incidentes en solidaridad con el rapero Pablo Hasél, intentaron manifestarse en las calles del centro de la ciudad. Hubo una pelea con la policía que les dijo que no podían marchar por las calles. La atmósfera se ha calentado. Luego hubo empujones e insultos policiales a los agentes a los que acusaron de impedir la marcha. Hubo algunas cargas de contenedores, persecuciones y vertederos.

Fuentes de la delegación del Gobierno confirmaron a Efe que la concentración de apoyo al rapero preso hoy tras ser detenido en la Universidad de Lleida había sido comunicada por el grupo independentista de Arran a la subdelegación del Gobierno y durante la misma, desde las siete de la tarde de la madrugada. y con más de 500 personas, no se registraron accidentes.

En varios videos subidos a redes sociales para denunciar la tensión vivida durante las subidas. En ellos se pueden ver tanto las intervenciones policiales como las carreras por la plaza del Ayuntamiento, así como el helicóptero de la Policía Nacional sobrevolando la zona. La delegación del gobierno no informa que haya habido identificaciones o detenciones en relación con estos hechos.

El rapero Pable Hasél fue detenido hoy por los Mossos d’Esquadra de la Universidad de Lleida, donde el domingo fue detenido con varios seguidores. El tribunal nacional emitió la orden de detención, luego de que el artista incumpliera la orden emitida el viernes que le otorgaba un plazo de ocho horas para ingresar voluntariamente a prisión.

La detención de Hasél es por cumplir una condena de nueve meses de prisión por los delitos de glorificación del terrorismo e insultar a la Corona, que se incrementará a más de dos años porque la sentencia incluía una multa que el rapero se negó a extinguir. Además, tiene otra sentencia suspendida de dos años por hechos similares y fue sentenciado a seis meses de prisión por agredir a un periodista. También fue condenado por golpear a un testigo desfavorable en un juicio. Estas dos últimas frases son impugnadas.