Adiós al libro de familia un siglo después: ahora es reemplazado por un registro individual electrónico



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Un libro de familia, un documento que ahora está desapareciendo.
Un libro de familia, un documento que ahora está desapareciendo.

Los registros civiles ya no emitirán libros de familia. A partir de este viernes 30 de abril, todo recién nacido dispondrá de una carpeta electrónica individual en la que quedarán registrados de por vida todos los hechos relativos a su identidad y estado civil. Este cambio se debe a la entrada en vigor de Ley 20/2011 del Registro Civil, que deroga su tradicional sistema de división en secciones – nacimientos, matrimonios, defunciones, protecciones y representaciones legales – y crea un registro individual para cada persona.

Los libros de familia expedidos antes de la entrada en vigor de esta nueva ley seguirán teniendo vigencia temporal y tendrán los efectos previstos en el ordenamiento jurídico, mientras que los registros individuales se irán incorporando progresivamente, según el complejo régimen transitorio previsto.

BARCELONA 26/02/2021 Hospital pediátrico y materno Vall dÕHebron de Barcelona.  Sara, un día, en brazos de su madre.

La tasa de natalidad se desploma en España por el encarcelamiento

El registro digital que sustituya al libro de familia será un documento en el que aparecerán los datos personales de la vida del individuo. “En este registro, todos los hechos y escrituras que tengan acceso al registro civil serán registrados o anotados, de manera continua, posterior y cronológica”, establece la ley. Estos hechos no se limitan al nacimiento o matrimonio: el registro individual registrará la adquisición de la ciudadanía española, la emancipación y el beneficio de la edad adulta (medio por el cual los menores, a partir de los 16 años, no están más sujetos respectivamente a la patria potestad o tutela , previa solicitud al juez), cambios de capacidad judicial o registro de actos relacionados con la propiedad de las personas con discapacidad. La muerte cierra el registro individual.

Este registro está asociado a un código personal que vincula el documento al DNI. El estándar establece que estos datos son accesibles a través de Internet mediante firma electrónica.

Con esta reforma concluye una figura que lleva más de un siglo presente en España. El uso del libro de familia se aprobó en 1915 bajo el reinado de Alfonso XIII, con el objetivo de reunir toda la información de cada unidad familiar en un solo documento. En julio de 2010, el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero aprobó el cambio que sustituye el concepto de registro familiar por uno individual. «Este es un cambio conceptual radical, de arriba hacia abajo», dijo el entonces ministro de Justicia, Fernando Caamaño, sobre la reforma. Pasaron 11 años antes de que este cambio entrara en vigor.

Simplificación del proceso

Los abogados de familia han apreciado la eliminación del libro de familia en formato papel, ya que creen que reducirá los motivos de la discusión cuando se rompa el matrimonio. “Después de un divorcio, el libro de familia se volvió polémico porque las parejas estaban peleando por el original. Con el nuevo formato se podrá tener acceso a toda la información sin necesidad de recurrir al Registro Civil para solicitar un duplicado, un trámite que en ocasiones no es fácil ”, afirma la presidenta de la Asociación Española de Abogados de Familia (Aeafa), María Dolores Lozano.

Asimismo, Aeafa señala que el libro de familia tradicional ha generado inconvenientes en algunos trámites, especialmente de carácter internacional, ya que los ciudadanos no suelen actualizarlo. Tal y como explican los abogados de familia, este documento es imprescindible para la expedición de cédula de identidad o pasaporte de menor, tramitar la baja por maternidad, dar de alta a los hijos en la tarjeta de la seguridad social, dar de alta en el lugar de residencia, solicitar plaza en una guardería o en un o escuela subsidiada, solicitar desempleo o cobrar beneficios al finalizar, firmar un contrato de trabajo, o viajar con un hijo, entre otros.