Adiós OVNI; bienvenido, FANISI



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Adios OVNI bienvenido FANISI

El reciente informe de inteligencia nacional de EE. UU. Sobre FANI (no, ya no son ovnis, ahora son fenómenos atmosféricos no identificados) ha llegado a dar una apariencia de respetabilidad a un tema favorito de ciencia ficción: la presencia de máquinas de origen desconocido (tripuladas o menos. ) en nuestros cielos. Muchos pilotos han evitado referirse a ellos por la sospecha que despiertan esas siglas y su asociación con «pequeños marcianos verdes»; la nueva denominación, oficialmente bendecida por el Pentágono, pretende tratar el tema desde un punto de vista más formal y respetable.

Más información

El informe contiene una serie de observaciones hechas por pilotos militares o barcos de la Armada de los Estados Unidos hace relativamente poco tiempo. Y reconoce la imposibilidad de determinar su naturaleza, al menos sobre la base de los registros acumulados hasta el momento.

En esta ocasión una de las novedades es que se han observado algunos encuentros mediante una combinación de sensores (video, radar o infrarrojos) y ciertamente hay grabaciones asombrosas. En muchas ocasiones, el relevamiento fue realizado por personal militar, consciente de su equipamiento y poco dispuesto a dejarse llevar por fantasías alienígenas. Como regla general, cada vez que el radar detectaba un contacto anormal, se verificaba el funcionamiento y calibración del equipo hasta tres veces antes y después del accidente. Solo entonces se registró el informe oficial correspondiente.

Algunas grabaciones de video muestran vehículos con comportamientos difíciles de explicar: no solo se mueven a gran velocidad, sino que también realizan maniobras muy abruptas, que parecen ignorar la inercia. Las imágenes siempre son borrosas, en parte debido a la distancia desde la que se obtuvieron, en parte porque suelen ser grabaciones infrarrojas de baja resolución.

Por difícil que sea discernir la forma de estos objetos, ninguno muestra nada como alas o perfiles aerodinámicos. Aún más extraño: en más de una docena de casos no se observó ningún sistema de propulsión; sin hélices, sin motores a reacción … Si esto se confirmara, aquí está la tercera ley de Newton …

Los sensores FLIR en los cazas de nariz deberían haber detectado al menos el rastro de calor de los escapes, aunque es cierto que los aviones furtivos inyectan aire frío en sus boquillas para reducir la «firma» infrarroja. Es un sistema tan eficiente que a veces están equipados con reflectores para que el radar pueda detectarlos.

El informe en cuestión reconoce que la combinación de velocidad y agilidad que exhiben estos objetos supera a todo en el arsenal estadounidense y, hasta donde se sabe, en el de otras potencias. Por lo que se sabe

Varios países han desarrollado vehículos hipersónicos (los denominados vehículos que superan Mach 5, es decir, cinco veces la velocidad del sonido). Generalmente son misiles no tripulados; el único avión hipersónico con piloto era el X-15, retirado hace muchos años, y, por supuesto, los transbordadores y cápsulas espaciales que caen a Mach 25. Pero son vehículos que no vuelan tan bajo como los descritos en el informe del Pentágono y mucho menos realizan maniobras tan abruptas.

El informe en cuestión reconoce que la combinación de velocidad y agilidad que exhiben estos objetos supera a todo en el arsenal estadounidense y, hasta donde se sabe, en el de otras potencias. Hasta donde se sabe. Porque en la tecnología militar, algunos avances tardan mucho en hacerse públicos. Por ejemplo, el prototipo del caza «invisible» F-117 voló en 1977 pero su primera, y borrosa, fotografía no apareció hasta once años después.

Coincidiendo con la publicación del informe, se dieron a conocer detalles de varios avistamientos relacionados con personal militar. Hace dos años, la corbeta USS OmahaNavegando frente a San Diego (donde, dicho sea de paso, se encuentra una importante base naval), detectó una sombra esférica de un par de metros de diámetro. La video lo muestra a una altura casi constante sobre el horizonte hasta que comienza a descender y desaparecer en el mar. No se ven salpicaduras (aunque esto puede deberse a la baja resolución del video). La búsqueda posterior en el área no reveló escombros ni indicios de que algo se hubiera estrellado allí.

Otros incidentes muestran múltiples contactos de radar volando en enjambres, desapareciendo repentinamente o, a veces, fusionándose entre sí. Un video de la pantalla del radar muestra la nave rodeada por ocho o nueve intrusos, en trayectorias, distancias y velocidades aleatorias. Y no fue un fenómeno breve o esporádico. La grabación es el montaje de tres secuencias que ocurrieron de manera intermitente durante tantos días.

El Pentágono confirmó la autenticidad de las imágenes, manteniendo la confidencialidad del informe oficial. Ambos videos se publicaron en Internet.. Según los informes, fueron registrados por el Combat Information Center (CIC), Omaha. No parecen grabaciones oficiales, como las anteriores que provienen de las cámaras de apuntar de algunos cazas F-18. Más bien, son videos tomados con cámaras de mano encima de los monitores del barco y la pantalla del radar, por lo que las imágenes son bastante borrosas e inestables. Quien más los difunde a través de su web es un productor audiovisual llamado Estante Jeremy, autor de reportajes sobre el mítico Área 51 incluso fenómenos paranormales. Todos son libres de decir si este origen compromete o no la credibilidad de dichos videos.

Pero lo que mantiene despiertos a los analistas militares no es la posibilidad de una invasión extraterrestre, sino que estos vehículos no son reales y de hecho son «fantasmas» electrónicos: señales generadas para confundir al radar y dar la impresión de un objeto sólido. Es una de las muchas tácticas empleadas en la guerra electrónica. Cree objetivos falsos, como grandes formaciones de aviones inexistentes, o manipule el retorno de la señal del radar enemigo para que un avión parezca estar en otra parte.

Esto explicaría que los avistamientos ocurrieron desde barcos o aviones militares. Si es así, la impresión no podría ser más real. Con la tecnología actual estaríamos hablando de una simulación de primer nivel, ya que no solo engaña al radar sino también a otra gama de sensores electromagnéticos; Pero si retrocedemos cinco años, cuando estos incidentes comenzaron a registrarse, entonces nos encontraríamos con capacidades verdaderamente extraordinarias. Muchos países han logrado grandes avances en las técnicas de guerra electrónica. No solo Rusia o China; también otros menos llamativos como Taiwán, India o Australia. Y esta es una especialidad donde no se comparten secretos.

¿Alguien podría probar sus llamadas electrónicas usando a la Marina como conejillo de indias? No tiene lógica. Estas tecnologías se mantienen con la máxima confidencialidad para aprovechar el efecto sorpresa. Al final, son métodos de engaño: descubierto el «bluff», toda su efectividad desaparece. Pero es una hipótesis que sigue preocupando al Pentágono.

Rafael Clemente Es ingeniero industrial y fue el fundador y primer director del Museo de las Ciencias de Barcelona (ahora CosmoCaixa). El es el autor de Un pequeño paso para [un] hombre (Libros de la Cúpula).

puedes seguir IMPORTA en Facebook, Gorjeo es Instagram, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *