Al menos 11 murieron cuando una bomba estalló en el camino de un autobús en Afganistán



El periódico digital de Alicantur Noticias

Actualizado

El ataque ocurrió pocas horas antes de que los talibanes promulgaran un alto el fuego de tres días para marcar el final del Ramadán.

Un hombre traslada a uno de los heridos del ataque a un hospital de Kandahar.
Un hombre traslada a uno de los heridos del ataque a un hospital de Kandahar.TANVEER JAVEDAFP

Al menos 11 personas murieron el lunes cuando una bomba explotó desde un autobús en Afganistán, pocas horas antes de que los talibanes promulgaran un alto el fuego de tres días con motivo del Eid al Fitr, que marca el final del ramadánanunció el Ministerio del Interior.

Un ataque a una escuela secundaria el sábado dejó más de 50 muertos, según una nueva cifra de muertos. «Con pesar, (informo que) las víctimas del ataque terrorista cerca de una escuela de niñas han aumentado, con más de 50 niñas y otros ciudadanos asesinados, y más de 100 heridosEl portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian, informó en un comunicado.

El portavoz del ministerio de salud pública afgano, Dastagir Nazari, explicó que «la salud de los heridos es buena y está mejorando por horas» en los hospitales. «La mayoría de las víctimas son estudiantes, en su mayoría niñas», enfatizó Nazari. El ataque tuvo lugar a primeras horas de la tarde del sábado en el área de Dasht-e-Barchi, al oeste de la ciudad, frente a la puerta de entrada de la escuela secundaria de niñas Sayed-ul-Shuhada, justo cuando las niñas se iban.

El Ministerio del Interior detalló en el comunicado que Ocurrieron tres explosiones: «Un coche bomba, seguido de la explosión de dos IED (artefactos explosivos improvisados) en la misma zona donde los alumnos abandonan la escuela». El ataque tuvo lugar frente a la puerta principal de la escuela. en una «zona completamente no militar», donde los estudiantes habían venido a aprender. «Estos lugares están completamente protegidos por las leyes de la guerra y no deben ser atacados», enfatizó.

Aunque el ataque aún no ha sido denunciado, todo parece apuntar al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que suele reclamar este tipo de ataques contra los hazara, a los que considera apstates. Los talibanes, que en un comunicado se distanciaron del ataque, condenaron el ataque a civiles y acusaron a «círculos siniestros que, en nombre del EI, operan bajo las alas y al amparo de los servicios de inteligencia de la administración de Kabul». En la encrucijada de las acusaciones, el gobierno afgano atacó a los talibanes, primero en una declaración del sábado del presidente afgano Ashraf Ghani, y el Ministerio del Interior ha insistido una vez más en culpar a los insurgentes de lo sucedido. Según el portavoz del Ministerio del Interior, los talibanes utilizan estos ataques como una «forma de presión» contra el pueblo y el gobierno. «Los talibanes son los responsables de este ataque», remarcó, destacando que el EI es solo un «falso liderazgo» para desviar sus responsabilidades en este tipo de ataques.

«Las escuelas deben ser remansos de paz»

Las imágenes del ataque, que inundaron las redes sociales, lo mostraron menores en el suelo con quemaduras frente a la puerta del centro educativo, así como otros niños ensangrentados que están siendo atendidos en el hospital. Las señales de condena no tardaron en llegar, desde las Naciones Unidas a los gobiernos de todo el mundo. «La violencia en las escuelas o cerca de ellas nunca es aceptable. Las escuelas deben ser remansos de paz donde los niños puedan jugar, aprender y socializar de forma segura «, dijo la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, en un comunicado, y enfatizó que los niños» nunca deben ser objeto de violencia «.

El ataque tuvo lugar en una zona habitada principalmente por la minoría que Hazara, blanco común de ataques islamistas, como el ocurrido el pasado mes de octubre en ese barrio contra otro centro educativo, que se saldaron con 24 muertos y 57 heridos. Hace un año, en ese mismo barrio, también fue atacada una maternidad en la que murieron 16 personas, entre ellas, según las autoridades de la época, «dos recién nacidos, madres de recién nacidos y parteras, que fueron baleados».

.