Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia: «Esta crisis ha consolidado el estado de las autonomías»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consello da Xunta, este jueves en Santiago.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consello da Xunta, este jueves en Santiago.David Cabezón @ Xunta de Galicia / Europa Press

Cuatro son las prioridades que el presidente de la Xunta de Galicia, el popular Alberto Núñez Feijóo, coloca ante la Conferencia de Presidentes reunida este viernes en Salamanca: habilitar «herramientas de salud» para afrontar la quinta oleada de la pandemia de covid, el cogobierno en la gestión de fondos europeos, que se tenga en cuenta el «coste efectivo de los servicios públicos» y que se defina el concepto de «zona de riesgo demográfico».

Solicitar. El presidente ha convocado esta conferencia para hablar sobre la pandemia y los fondos europeos, ¿no le parecen dos cuestiones lo suficientemente importantes para justificar el nombramiento?

Respuesta. Ambos son dos temas importantes y por eso lamentamos no haber sabido hasta hace unos días (el viernes pasado) que formaban parte de la agenda, ni hemos tenido la documentación preventiva necesaria. Además, la pertinencia de ambas cuestiones sin duda exigía la celebración de una reunión preparatoria. Por eso insisto en que lo que vamos a celebrar en Salamanca no es una Conferencia de Presidentes, cuando se trata de órganos institucionales que tienen normativa, que no se respeta en la convocatoria y en los contenidos. En cualquier caso, está perfectamente bien reunirnos y hablar, pero no puedo evitar reiterar que esta es una oportunidad perdida que no es realmente una Conferencia de Presidentes. Y, en todo caso, cada vez que me llame el presidente de mi país, asistiré a una reunión, informal o formal como esta.

Por tanto, iremos a Salamanca para escuchar al presidente de nuestro gobierno y reunirnos con él de manera informal. A partir de ahí veremos si, además de la reunión informal, podemos plantear algunas cosas formales, ya que sería bueno regular la pandemia y concretar fondos y programas específicos para el desafío demográfico. Y sería fundamental conocer los criterios del gobierno español para descentralizar los fondos Next Generation en las comunidades y poder aceptar todas las inversiones de la UE en la reconstrucción de la economía pospandémica.

Más información

pag. Críticas porque no se respetó el protocolo para la convocatoria de las conferencias de presidentes ordinarios, por no negociar la agenda de los temas a discutir y porque el jefe de gobierno interviene 15 minutos y luego solo cinco para las cumbres regionales. ¿Cómo propondría este tipo de foros para que funcionen mejor?

R. La Xunta de Galicia participa en esta cita con claras prioridades para Galicia, como la necesidad de habilitar herramientas sanitarias para hacer frente a la quinta ola de la pandemia, la solicitud de una cogobernanza real en la gestión de los fondos, teniendo en cuenta los servicios de conveniencia. y definir lo que se considera un área de riesgo demográfico. Es evidente la dificultad de abordar estos problemas de manera rigurosa y eficaz en el formato actual de cinco minutos. El cogobierno que tanto menciona el gobierno de Pedro Sánchez, pero que no se practica, se manifiesta incluso en este tipo de detalles, nada secundario, en la nula implicación y en el diálogo preventivo con las comunidades en la convocatoria, en el formato y en el contenido. No solo queremos que nos dejes hablar durante cinco minutos, queremos que nos escuchen.

pag. ¿Debería surgir una posición común de este encuentro ante la distensión de esta quinta ola de pandemia que parece descontrolada? ¿Todos lo aceptarían?

R. Hay temas en los que se necesita una posición estatal común para establecer la coordinación que debe ser liderada por la nueva ministra de Salud, Carolina Darias. En este sentido, enfatizamos la oportunidad de tener una ley pandémica. Ahora, cualquier gobierno autónomo que necesite tomar decisiones sobre el coronavirus en base a datos epidemiológicos requiere la autorización de su tribunal superior autónomo y, si el fallo es negativo, acude al Tribunal Supremo. Y nadie duda de que la protección efectiva de jueces y magistrados es un principio constitucional, pero no creo que deban ser ellos los que estén de acuerdo con las propuestas del comité clínico y de los epidemiólogos. Me parece que es una falta de decisión por parte del gobierno, lo que incide en seguir lavándose las manos y perseguir la pandemia con sentencias que pueden ser distintas en cada comunidad.

pag. ¿Se necesita un nuevo modelo de financiación regional o son suficientes los recursos actuales? Y, de ser necesario, ¿qué condiciones incluiría en ese modelo en comparación con el que está actualmente en vigor?

R. Existe un déficit financiero porque es posible que España no tenga actualmente los recursos para el nivel de servicios públicos que estamos brindando. Este es el principal problema. Hay una serie de principios básicos en el sistema de financiación que no deben modificarse. Lo que se financia no son los territorios, es la gente, y lo que hay que buscar son los mecanismos para financiar el costo real de los servicios en cada territorio y, sobre todo, el costo real de la salud y la educación. Y para ello hay que tener en cuenta factores como el envejecimiento; Es obvio que el costo de la atención médica para las personas mayores de 75 años no es comparable al costo de las personas menores de 15 años. Además, priorizar la dispersión de la población. Un ejemplo de la relevancia de este factor para algunas comunidades, como Galicia, es el hecho de que el 21% del gasto en transporte escolar en España corresponde a Galicia.

pag. Los grandes avances de los últimos años en la financiación autonómica, los modelos aprobados en 2001 y 2009, fueron básicamente solicitados por los gobiernos de Cataluña y, una vez aprobados, elogiados por los partidos que hoy promueven la independencia. ¿Cree que un nuevo préstamo puede ahora calmar los ánimos de los separatistas catalanes?

R. La nueva financiación debe financiar a las personas, no a los territorios, independientemente del color político de sus gobiernos en ese momento. Desde Galicia siempre hemos apostado por un sistema de financiación autonómica que garantice los principios de suficiencia e igualdad, pues entendemos que todos los ciudadanos tienen derecho a recibir servicios de la misma calidad independientemente de nuestro lugar de residencia. En la actualidad, las comunidades autónomas más afectadas por la crisis demográfica y el envejecimiento son aquellas en las que menos crecen los recursos del sistema de financiación, lo que no es justo, ya que el coste de la prestación de servicios esenciales, como la salud, la dependencia e incluso la educación, es mayor que.

Por eso seguiremos defendiendo que el sistema de financiamiento regional debe girar en torno a los costos reales de la prestación de servicios y no a la capacidad fiscal de cada territorio. Entendemos que se debe garantizar la igualdad de financiación por unidad representativa de esta exigencia de gasto, es decir, por habitante ajustado, a cualquier español independientemente de donde resida. Por ello, abogamos por una nivelación total de competencias homogéneas para todas las comunidades autónomas.

pag. Las comunidades exigen más vacunas a la administración central, pero España es el país líder en el proceso de vacunación entre los 50 países más poblados del mundo. ¿Cómo explica esta paradoja?

R. La cantidad de vacunas que tenemos es manifiestamente insuficiente. No es una paradoja, es un hecho. El servicio de salud gallego podría dispensar 100.000 vacunaciones diarias, pero el número máximo de vacunaciones alcanzado en un día fue de 40.000, la media diaria se acerca a las 30.000. Vemos países europeos donde intentan promover la vacunación porque cada vez menos personas se vacunan y cuanto más jóvenes son, menos lo hacen. En España, nuestro problema es que la gente quiere vacunarse, incluidos los jóvenes, y no tenemos vacunas para eso. El problema que tenemos en España es que no tenemos suficientes vacunas para llegar a la población más joven, que es el porcentaje más contagioso de la población en este momento, al ritmo que queremos y queremos detener estas infecciones.

pag. A pesar de los problemas durante la pandemia, ¿funcionó el Estado autónomo o pueden triunfar quienes apoyan la descentralización?

R. La crisis consolidó el estado de las autonomías. Las autonomías han sido fundamentales en el manejo de la pandemia, no solo cumpliendo con sus funciones sino también llenando los vacíos del gobierno central.

pag. ¿Debe reformarse el Senado para que, además de estas conferencias de presidentes, España cuente con un órgano institucional y legislativo con especial poder territorial?

R. La verdad es que creo que la viabilidad inmediata de una reforma de este órgano parlamentario es compleja, dado que acabamos de ver que no somos capaces ni cumplimos con las disposiciones del reglamento de la Conferencia de Presidentes.

pag. A la luz de las sentencias del Tribunal Supremo sobre las distintas medidas anticovids implementadas por los gobiernos regionales, ¿cree que es necesaria una legislación especial o que la que ya existe ya es válida?

R. Desde Galicia hemos insistido en la necesidad de una legislación específica para la pandemia, ya que la situación actual, como he explicado, está obligando a cada comunidad a legislar en la medida de sus posibilidades. El tiempo, los expertos y los jueces nos han dado la razón. También sobre nuestra ley de pandemias, que el gobierno ha suspendido. El Tribunal Constitucional ha revocado casi todos los partidos suspendidos.

pag. ¿Aceptaría que el Gobierno central negocie con Cataluña en la mesa de diálogo cuestiones de financiación, reconocimiento de singularidades o que puedan afectar al resto de Comunidades Autónomas?

R. Es peligroso confundir al gobierno central y al Estado y estos son temas que son asuntos de Estado, los cuales deben ser abordados en un marco multilateral con la participación de todas las comunidades.