Alberto Rodríguez anuncia que dejará Podemos tras perder su escaño en el Congreso



La actualidad en Alicantur Noticias

Meritxell Batet, en un acto de esta semana en Madrid.
Meritxell Batet, en un acto de esta semana en Madrid.Eduardo Parra (Europa Press)

El exdiputado de Podemos Alberto Rodríguez anunció este sábado que dejará la militancia política y el partido. La decisión se hizo pública este viernes después de que la presidenta del Congreso Meritxell Batet decidiera destituir su cargo tras la condena del Tribunal Supremo en su contra por patear a un policía en 2014. “Me voy de la militancia del partido, abandono Podemos, yo profundamente Valoramos estos años ”, dijo Rodríguez, quien cree que“ hay que saber cerrar los ciclos ”y“ aprender cuáles son las virtudes y los límites ”. «Estoy entrando en otro momento personal», añadió en el aeropuerto de Los Rodeos de Tenerife, donde decenas de personas lo recibieron entre aplausos.

Rodríguez, exsecretario de la organización Podemos, dejó de ser miembro de la formación ejecutiva. Entonces el Número tres del partido anunció en mayo su decisión de no participar en el juicio que eligió a Ione Belarra como secretario general en sustitución de Pablo Iglesias, aunque posteriormente desvinculó su decisión del proceso judicial al que se enfrentaba. El sábado, el exparlamentario reiteró que su caso pretendía «criminalizar la protesta» -los altercados ocurrieron durante una manifestación- y reiteró que había sido condenado «sin pruebas», además de denunciar «injerencia» entre poderes. «El PSOE se ha cedido a las presiones del Poder Judicial», condenó.

Las declaraciones de Rodríguez llegan un día después de United Podemos anunciar que demandará por prevaricación contra Batet por retirar su puesto. Este sábado, uno de sus ministros, el titular de Consumo y coordinador general de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, intentó rebajar la tensión creada entre los integrantes del Ejecutivo a partir del anuncio. Garzón se desvinculó y destacó que esta denuncia se refiere a una «acción judicial personal» del diputado.

El consejero de Consumo, Alberto Garzón, presenta este sábado la campaña «Niños Azucarados» en el jardín tropical de la estación Madrid-Atocha. En el video, declaraciones de Garzón sobre la demanda contra Meritxell Batet.EFE (ZIPI)

Si bien es cierto que el portavoz parlamentario de la UP, Pablo Echenique, ya había precisado durante una entrevista con la Cadena SER el viernes por la noche que la denuncia sería interpuesta por el diputado, insistió en que detrás de la acción judicial contra Batet está toda la organización. “El que lo presenta es Alberto Rodríguez. Con todo nuestro apoyo. En realidad hay poca diferencia política, ya sea que lo presentemos él o nosotros, pero formalmente lo hace, porque es el perjudicado, quien tiene legitimidad activa y lo hace, nosotros lo hacemos, porque entendemos que hay claros indicios de que él. no pudo haber sido una prevaricación ”, explicó el vocero utilizando la primera persona del plural, que también había sido utilizada poco antes por fuentes de United We Can al anunciar formalmente la presentación de la denuncia.

«Haré todo lo que esté en mi poder legalmente, por supuesto», dijo Rodríguez el sábado. «Iré al Tribunal Europeo de Derechos Humanos», reiteró.

A pesar de los múltiples conflictos dentro del gobierno de coalición -el último enfrentamiento se produjo el viernes con la solicitud de convocar la mesa tras el cumplimiento de los acuerdos del Ejecutivo luego de lo que UP entendió como «injerencia» en la reforma del trabajo-, a la fecha la tensión había No llegó al punto de emprender acciones legales contra un líder de ninguno de los bandos.

Garzón considera «natural» que la persona «víctima de este juicio», en referencia al diputado, «haya considerado iniciar una serie de acciones legales» y haya dejado claro que «se trata de una acción judicial personal». Fuentes cercanas al ministro se negaron a aclarar si el coordinador de IU sabía que la denuncia se presentaría antes de que se hiciera pública, aunque otras fuentes del grupo confederal señalan que ni él ni la vicepresidenta Yolanda Díaz ni los principales dirigentes de En Comú , sus socios catalanes. Sin embargo, nadie ha mostrado un desacuerdo público al respecto.

En su discurso del sábado al finalizar el Congreso Confederal de Comisiones Obreras que reeligió a Unai Sordo como secretario general, el también titular del Trabajo y máximo ejecutivo de la UP en el gobierno evitó el conflicto al negarse a realizar declaraciones a los medios de comunicación. Una actitud que contrasta con la del ministro de derechos sociales, que el viernes a través de Twitter se puso claramente en contra de la decisión de Batet. «Alberto Rodríguez fue condenado a pesar de las evidencias de que no estaba» [en alusión a los incidentes producidos en la manifestación en La Laguna (Tenerife) en 2014]. El objetivo era quitar el asiento. La Corte Suprema presiona a la Presidencia del Congreso para que la retire, aunque ambos saben que no es lo que dice el fallo. Predicción ”, concluyó Belarra.

Mientras tanto, el exvicepresidente Iglesias ha dado un paso más al compartir el editorial de la revista digital en las redes sociales. Ctxt, a la que colabora: «Si la señora Batet es incapaz de defender al Parlamento de la intromisión ilegítima de otros órganos estatales, no debe hacer más que retirarse, dimitir», reproduce en su mensaje.