Alberto Rodríguez pide explicaciones a Batet por su retirada y Podemos pide su dimisión «por dignidad»



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La presidenta y vicepresidenta primera del Congreso, Meritxell Batet y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, intervendrán en una reunión del Consejo de la Cámara el próximo 21 de octubre.
La presidenta y vicepresidenta primera del Congreso, Meritxell Batet y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, intervendrán en una reunión del Consejo de la Cámara el próximo 21 de octubre.Eduardo Parra (Europa Press)

El exdiputado Unido Podemos Alberto Rodríguez pidió explicaciones este lunes por carta y de manera oficial a la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, sobre los motivos y argumentos legales en los que se basó para retirar su escaño. La portavoz nacional de United We Can, Isa Serra, por su parte, no se limitó a apoyar a la exparlamentaria y pidió la renuncia de Batet «por dignidad». El conflicto, que parecía haber alcanzado su punto álgido el pasado viernes, cuando Podemos incluso había adelantado la hipótesis de entablar una demanda contra el presidente de las Cortes, no acaba ni siquiera después de que los miembros del PSOE en el Ejecutivo renunciaran a ese planteamiento del máximos. El debate volverá a ser protagonista este martes en la nueva reunión de la Junta del Congreso, donde Batet dará su versión de los hechos.

El exlíder de Unidos Podemos envió este lunes una carta al presidente del Congreso, en forma de acusación, en la que confirma la decisión anunciada el pasado viernes por Meritxell Batet de proceder a la retirada de su escaño en virtud de la resolución que le había enviado. el Tribunal Supremo condena al exdiputado por dar patadas a un policía en un campo de concentración de La Laguna (Tenerife) en 2014. Rodríguez, a petición suya, informa al presidente de los Tribunales de que pretende impugnar esta acción, exige a Batet las explicaciones sobre el porque esta disposición le fue comunicada sin «ningún procedimiento preventivo» y le obliga a aclarar según qué precepto jurídico su sentencia se ha convertido en una interdicción especial para el derecho al sufragio pasivo durante el tiempo de condena en una privación de asiento.

Alberto Rodríguez entiende que con esta actuación del presidente del Congreso se produjo efectivamente una sanción no prevista por la sentencia del Tribunal Supremo por la que fue condenado y sus derechos como diputado elegido en su momento por Canarias. y para más de 64.000 votantes. El exlíder de Podemos, que anunció su retirada de los entrenamientos este fin de semana para defenderse individualmente, también pide a Batet que le diga si actuó de esta forma por decisión personal o en base a un acuerdo de un órgano colegiado, como en este caso sería la Mesa del Congreso. La semana pasada, cuando el Consistorio estudió este tema, que se transformó en una crisis institucional y un choque de poderes entre el Legislativo y el Poder Judicial, cinco miembros de ese organismo optaron por la remoción de la sede de Rodríguez (dos del PSOE y tres de Podemos) frente a los tres de la derecha que apoyaron esa decisión (dos del PP y uno de Vox). El debate se reanudará este martes en una nueva reunión de la Mesa, donde Batet pretende argumentar los motivos de su comportamiento.

Rodríguez, en su carta, pide a Batet que indique qué norma o ley le otorga la facultad de adoptar tales medidas, ya sea que lo haya hecho de forma individual o colectiva todo el Ayuntamiento. El pasado jueves, en una designación extraordinaria de la Mesa del Congreso, Batet aprovechó el final del tenso debate político sobre el asunto para consultar con el secretario general de la Cámara sobre quién sería el responsable y competente para tomar una decisión sobre relevancia. Y el alto funcionario confirmó que esta responsabilidad sería únicamente suya. Fue entonces cuando Batet pidió una pausa de media hora y luego anunció públicamente que asumiera el contenido de las decisiones judiciales enviadas por el Tribunal Supremo de que el exdiputado debería ser inhabilitado de forma inminente.

El exdiputado anunció el pasado fin de semana que había contratado para su defensa los servicios de los abogados Isabel Elbal y Gonzalo Boye, que también cuentan con la defensa del expresidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, para preparar ahora el recurso de casación contra una decisión que usted cree que viola sus derechos constitucionales.

La crisis provocada por la condena y destitución del escaño del exdiputado Rodríguez parecía canalizarse el pasado fin de semana pero ni Podemos ni otros partidos parecen ahora dispuestos a ignorarla. Uno de los portavoces nacionales de Podemos, Pablo Fernández, dejó claro el lunes que el exdiputado no les había informado el viernes pasado de que tenía previsto presentar una demanda contra Batet ni el sábado que había optado por dejar la militancia en la formación. En cualquier caso, Fernández apoyó todas las acciones realizadas por Rodríguez en su defensa: «Rodríguez ha cambiado de opinión y lo respetamos, lo apoyamos y apoyamos en las decisiones que adopta y quiere tomar». Y coincidió con el exparlamentario canario en que la pérdida del escaño es un «atropello legal» sin «ningún tipo de enfrentamiento».

Los otros partidos con representación en el Congreso también lo están hablando, con división de opiniones. Los socios habituales del gobierno, como ERC, Más País o incluso JuntsxCAT, apoyaron al exdiputado y denunciaron como irregular la retirada de su escaño por la sentencia recibida. Desde la extrema derecha, Vox, se adhirió al reclamo de la renuncia de Batet «por dignidad política» pero por no haber actuado antes. «Si hubiera algo de dignidad política en los de las instituciones, Batet tendría que renunciar por el doloroso espectáculo ocurrido la semana pasada», dijo Jorge Buxadé, primer vicepresidente de Acción Política de Vox.