Alberto Rodríguez renuncia para interponer una denuncia contra Batet tras perder la escritura de diputado pero acudirá al Tribunal Constitucional



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Alberto Rodriguez renuncia para interponer una denuncia contra Batet tras

El exdiputado de Podemos Alberto Rodríguez no presentará denuncia penal por prevaricación contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, después de que decidiera retirar su certificado de diputado el pasado viernes tras la condena del Tribunal Supremo en su contra por dar una patada a un policía en 2014 La decisión, avanzado por eldiario.esOcurre tras cambiar de abogado, según fuentes consultadas por Alicantur, y llega un día después de que Rodríguez anunciara su salida de Podemos. Rodríguez recurrirá al Tribunal Constitucional contra la sentencia y también contra la decisión de Batet, una vía mucho menos agresiva políticamente y con mayores posibilidades de éxito judicial, según fuentes en su defensa. También buscará la protección del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Se acaba así la crisis política de la coalición gobernante provocada por la amenaza de un pleito que había iniciado la dirección de Podemos y que Rodríguez no motivó, en clara señal de distanciamiento de la dirección de un partido que acaba de dejar.

En esta nueva estrategia defensiva hay otras acciones judiciales que pretende emprender el exparlamentario, condenadas a 45 días de prisión (conmutable con multa) y una pena accesoria de interdicción especial para ejercer el derecho al sufragio pasivo. Rodríguez explicó en un comunicado de este domingo su intención de apelar ante el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) contra la sentencia y posterior retirada de su asiento «de forma abusiva y amenazante» contra sus derechos.

En sus memorias, el exparlamentario acusa duramente a Batet, quien le acusa de haberle otorgado «poderes que no tiene» y de «modificar la sentencia». «Frente a lo que considero una sentencia injusta, ya que la comisión de los hechos que se me señalan en la sentencia nunca ha existido, y que ha puesto en comparación una cadena de decisiones no acordes a la ley por parte del Presidente de la Congreso de los Diputados, anuncio mi intención de presentar todas las acciones necesarias para impugnar y cuestionar ambas decisiones, sus efectos y sus consecuencias ”, dice Rodríguez.

El exdiputado, que hasta ahora había estado representado en los tribunales por un abogado de Podemos, ha cambiado de equipo de defensa y se pondrá en manos de Gonzalo Boye, el abogado del expresidente catalán Carles Puigdemont. Rodríguez explica esta decisión en la necesidad de «tener un equipo independiente y con experiencia en el campo europeo» tanto para impugnar la sentencia como para la pérdida de su récord. Pese a haber renunciado a denunciar los abusos de Batet, el exparlamentario canario cree que la actuación del presidente del Congreso «debe ser juzgada» por «violación de los principios más básicos de soberanía popular y democracia en el Estado español».

El viernes, United We Can anunció que demandará por prevaricación contra Batet por la retirada de la plaza de RodríguezSin embargo, pocas horas después del anuncio, el portavoz parlamentario de la UP, Pablo Echenique, ya había precisado durante una entrevista con Cadena SER que la denuncia la presentaría el diputado, a pesar de toda la organización que la respalda. “El que lo presenta es Alberto Rodríguez. Con todo nuestro apoyo «, dijo Echenique. Justo un día después, sábado, el ministro de Consumo y Coordinador General de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, se desvinculó de la decisión judicial contra Batet en un intento por reducir la tensión creada entre los miembros del Ejecutivo y destacaron que esta denuncia se refiere a una «acción judicial personal» de Rodríguez. Ahora tampoco será eso.

El exsecretario de la organización Podemos anunció este sábado su salida del partido creyendo que «hay que saber cerrar ciclos» y «aprender cuáles son las virtudes y los límites». El entonces número tres del partido ya no formaba parte del ejecutivo de la formación tras anunciar en mayo su decisión de no participar en el proceso que eligió secretario general de Ione Belarra en sustitución de Pablo Iglesias, aunque posteriormente dio a conocer su decisión del proceso judicial. enfrentado. El exparlamentario reiteró que su caso pretendía «criminalizar la protesta» -los altercados ocurrieron durante una manifestación- y reiteró que fue condenado «sin pruebas», además de denunciar «injerencias» entre poderes. «El PSOE se ha cedido a las presiones del Poder Judicial», condenó. “Me voy de la militancia partidaria, me voy de Podemos, aprecio profundamente estos años”, dijo Rodríguez, quien cree que “hay que saber cerrar ciclos” y “aprender cuáles son las virtudes y los límites”.