Andalucía y Valencia unen fuerzas para pedir al Gobierno una «financiación justa»



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig (izquierda) y el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, el pasado jueves en el
El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig (izquierda) y el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, el pasado jueves en la reunión del Cercle d’Economia de Barcelona.David Zorrakino – Europa Press / Europa Press

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, del PP, invitó al presidente valenciano, Ximo Puig, del PSPV-PSOE, esta mañana a celebrar una «reunión bilateral» en el edificio de San Telmo de Sevilla para realizar una «Frente común» Y pedir al Gobierno central una «financiación justa» para todas las comunidades autónomas. A las dos horas, el titular de la Generalitat recogió el guante y anunció que en septiembre habrá una cumbre entre los responsables de dos de las tres comunidades autónomas de régimen común (sin País Vasco y Navarra) peor financiadas en España. Además, será el primer encuentro bilateral entre la autonomía más poblada de España, Andalucía (8,4 millones de personas), con la autonomía de mayor peso demográfico gobernada por los socialistas, la Comunidad Valenciana (cinco millones de habitantes).

En la base del sistema de financiación se encuentra la Comunidad Valenciana, que este año recibirá 2.582 euros por habitante. Le sigue Murcia, con 2.593 euros por habitante y Andalucía, con 2.679, según los datos más recientes de Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Anillo de bodas). La media española es de 2.785 euros por habitante, siendo Cantabria, con 3.305 euros, y La Rioja, con 3.171, las que reciben las mayores aportaciones del modelo de financiación autonómica, que no se renueva desde 2014, año de su vencimiento, y se ha ampliado siete veces.

Más información

Moreno dijo, en una entrevista con Canal Sur Radio, que si es necesario acudirá a los tribunales para resolver «el gravísimo problema del modelo de financiación autonómica del que Andalucía ha sido la gran víctima». Será la primera vez que el popular Moreno y el socialista Puig se unen para exigir un cambio en el modelo de financiación autónoma. La invitación llega tras la reunión celebrada el 17 de junio en el Cercle d’Economia de Barcelona por los presidentes de Galicia, Baleares, Andalucía, Comunidad Valenciana y Baleares, donde acordaron pedir un cambio en el sistema de financiación. de las comunidades autónomas, principalmente las dos últimas.

“Valencia también está muy impresionado, por eso invité a Ximo Puig a hacer un frente común para pedir que el gobierno español introduzca elementos correctivos en el sistema de financiación”, dijo Moreno, añadiendo que se trata de un dato “absolutamente objetivo”. Con lo que Puig, del PSOE, está de acuerdo.

Moreno insiste en que Andalucía deje de poner cuatro millones de euros diarios desde 2009, lo que hasta ahora representa «10.800 millones de euros de subfinanciación». Esta es la cifra que reclamó al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, en el primer encuentro que tuvo con él el pasado jueves en La Moncloa. El encuentro tuvo lugar dos años y medio después de la toma de posesión del presidente andaluz.

“Andalucía no quiere más que nadie, pero nunca toleraremos estar por debajo de nadie. Nos merecemos estar bien financiados porque no somos otros que catalanes, vascos y madrileños ”, insistió Moreno, y agregó que, en esta lucha, también defiende los intereses del resto de las comunidades españolas, ya sea que estén gobernadas por un partido o otro.

Objetivos correspondientes

Puig no quiso hablar de un «frente» común, pero destacó la coincidencia con los objetivos de Andalucía. “La semana pasada hablamos en Barcelona y acordamos que tenemos que trabajar juntos. Esto es absolutamente necesario para lograr un sistema justo para todos los españoles. Los contactos están por comenzar, nunca han dejado de existir, aunque ahora se intensificarán. Antes de agosto, los concejales de ambas autonomías se reunirán para preparar la cumbre. Creo que es una buena noticia que dos comunidades autónomas con mayor peso demográfico, como es el caso de Andalucía y la Comunidad Valenciana, que también es importante, seamos capaces de trabajar juntos para dar una solución que garantice la igualdad para todos los españoles. Y la adecuación económica del sistema de bienestar, que recae en gran medida en las comunidades autónomas. Puig dijo este lunes tras la presentación de la candidatura de Valencia para albergar los Gay Games 2026.

“Se trata de sumar, no me gusta hablar de ‘frente’, me gusta impulsar una solución definitiva a la cuestión de la financiación que garantice la igualdad. Unicidad entre territorios e igualdad entre ciudadanos ”, dijo Puig. El mandatario valenciano ha destacado que las comunidades son parte fundamental del Estado y que los presidentes de las regiones deben mirar «más allá» del bipartidismo. «Siempre he dicho que represento a todos los valencianos, no a un partido, esa es la esencia de la democracia y siempre he querido defender el interés general de los valencianos, y algunos de estos intereses son bastante acordes con los de Andalucía», añadió. .

La semana pasada, la ministra de Hacienda, la socialista María Jesús Montero, lanzó un cántaro de agua fría sobre las expectativas de un cambio en el sistema de financiación cuando se reunió con miembros de la Plataforma Valenciana por una Financiación Justa), que reúne a agentes sociales y partidos como el PSOE, Compromís, Unides Podem o Ciudadanos, y ha evitado apostar por fijar una fecha para presentar una propuesta de reforma del modelo. Utilizó razones como la situación actual de polarización política en el Congreso, las diferencias entre autonomías y el estallido de la pandemia. Y señaló que hay acciones de gobierno que alivian los problemas que genera el sistema.

Fuentes de la Consejería de Hacienda de Valencia indican que llevan tiempo trabajando en una propuesta modelo que consiste en recaudar fondos para las 15 autonomías del régimen común para que nadie pierda y compensar los 15.000 millones que el Gobierno debería inyectar en las autonomías para garantizar el funcionamiento equitativo del estado de bienestar.