Ángel Hernández, absuelto del delito de colaboración en el suicidio de su esposa luego de que el fiscal retirara la acusación con la ley de eutanasia



El periódico digital de Alicantur Noticias

Actualizado

Dado que se ha retirado la única acusación personal, la absolución debe pronunciarse con todas las decisiones favorables «, se lee en la resolución.

Ángel Hernández, en su casa de Campillo (Alicante).
Ángel Hernández, en su casa de Campillo (Alicante).PRENSA ARABA

La Juzgado de lo Penal número 34 de Madrid absuelto Angelo Hernández, el hombre que ayudó a morir a su esposa, Mara Jos Carrasco, enfermo terminal con esclerosis múltiple, en Madrid en 2019, tras la Perseguir retirar su cargo tras la entrada en vigor de Ley de eutanasia.

“Dado que se ha retirado el único cargo en las acusaciones, según la doctrina, es necesario dictar sentencia absolutoria con todo pronunciamiento favorable”, dice la resolución, que absuelve a Ángel Hernández del delito de cooperación al suicidio.

La absolución, contra la que podrá impugnarse ante el Audiencia Provincial de Madrid, deja sin efecto las medidas cautelares acordadas durante la averiguación previa.

El 30 de junio, la Fiscalía retiró la acusación contra Ángel Hernández, para quien había solicitado seis meses de prisión por colaborar en el suicidio, en aplicación retroactiva de la reforma al Código Penal introducido por la ley que regula la eutanasia. Calculo que Hernández está en una suposición legalmente autorizada.

El fiscal había anunciado previamente que no se opondría al indulto si Hernández era condenado.

Ahora, el magistrado del Juzgado de lo Penal número 34 de Madrid, Mara Luisa Roldn Garca, recuerde que el 3 de noviembre de 2020 el Tribunal de violencia contra la mujer El número 5 de Madrid ha abierto juicio oral contra Hernández por el delito de colaboración en suicidio.

A falta de una fecha fijada para el juicio, el Ministerio Público, única acusación en el juicio, retiró sus cargos, por lo que «es necesario pronunciar una sentencia absolutoria contra el imputado, con todas las sentencias favorables, y la excarcelación solicitada no No proceder (…) habiendo acordado ya con el órgano de instrucción la apertura de la fase oral contra el imputado ”, reza la sentencia.

Con esto concluye el proceso judicial que se inició tras la muerte de Mara Jos Carrasco, que tuvo lugar el 3 de abril de 2019 en su casa de Madrid, cumpliendo así el «constante» deseo que tenía de poner fin a su vida por la esclerosis múltiple que padecía. desde 1989, según la carta de acusación.

María José y Ángel estaban solos en la casa ese día y Ngel vertió un medicamento, pentobarbital sódico, en un vaso y se lo llevó a su esposa, quien lo tragó con una pajita. En diez minutos estaba muerto.

La paciente reconoció una gran discapacidad y necesitaba el apoyo de un tercero para todas las actividades básicas de la vida diaria, para lo cual su esposo había solicitado una reducción de la jornada laboral para asistirla.

Desde 1999, el imputado «se ha dedicado exclusivamente al cuidado de su esposa» y ha realizado una «fuerte» inversión económica para reformar y acondicionar su vivienda con el fin de eliminar barreras arquitectónicas e incluso instalar equipos médicos en el hogar, especifica la Fiscala. .quien subrayó en su carta que desde 2007 Ángel Hernández había pedido en repetidas ocasiones ayuda para el cuidado de Mara Jos y un lugar de residencia, pero no se la dieron.

De esta forma ambos contactaron con la asociación Derecho a morir con dignidad, donde recibieron consejería, y antes de 2018 la paciente, «que aún podía usar sus manos», compró una botella de 100 mililitros de pentobarbital sódico a través de Internet y una vez recibida, «la guardó en casa por si en algún momento debían usarla «, recordó el fiscal en su carta.

Carrasco hizo un testamento, en el que declaró expresamente que se negaba a la alimentación artificial (sonda nasogástrica o gastrostomía percutánea), y finalmente su esposo acordó con ella cómo la ayudaría a morir.

Una vez ingerida la droga letal, el imputado llamó a urgencias para contar lo ocurrido, confesó al Policía y llevó toda la documentación y videos explicando su historia a los tribunales.

La ley de eutanasia entró en vigor el 25 de junio, luego de que el Congreso de los Diputados la aprobara el 18 de marzo por amplia mayoría y la oposición del PP y Vox.

Desde ese día, las personas con una enfermedad grave e incurable y que sufren un sufrimiento «constante e intolerable» pueden buscar ayuda médica para morir.

.