Antecedentes de una ruptura



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Antecedentes de una ruptura

Para entender por qué Ciudadanos decidió comparecer ante el PP en Murcia con una moción de censura pactada con el PSOE, tenemos que remontarnos a la noche de las elecciones autonómicas del 26 de mayo de 2019. En el hotel donde Ciudadanos siguió el conteo, el Asiento El número 17 del Psoe se celebró como el gol de España que valió un Mundial, recuerda Juan José Molina, uno de los seis diputados del CS. Sumaron mayoría absoluta (23 escaños) con los socialistas y habrían expulsado al PP del poder en Murcia después de 24 años. Ellos se regocijaron. Pero el todopoderoso líder del partido tenía otros planes. Albert Rivera navegaba entonces por las encuestas que lo elevaban por encima de las populares. Dejar Murcia en manos del PP era un mal menor si La Moncloa estaba en el horizonte.

CS llegó a un pacto con el PP, negociado directamente entre el murciano Teodoro García Egea (PP) y la mano derecha de Rivera, Fran Hervías. La confusión entre el PSOE fue total. “Desde la primera reunión formal con CS nos dimos cuenta de que era parlamentario y que estaban negociando con el PP”, recuerda el secretario regional del PSOE en Murcia, Diego Conesa, que parecía presidente la noche de las elecciones.

Los diputados de la Asamblea de Murcia y los concejales de los ciudadanos en el ayuntamiento de la capital han sellado coaliciones en las que no creían y muchos de ellos reconocen que se han sentido completamente acorralados en estos dos años: “Nos consideraban inquilinos, aficionados «, dice Molina. Hasta que dijeron basta esta semana con un voto de censura y acusaciones de corrupción en el Partido Popular. También fue presidenta Ana Martínez Vidal, coordinadora del CS Murcia. Solo duró 48 horas. El viernes, el PP anunció un pacto con tres desertores del CS (la mitad de todo el grupo parlamentario).

Estas son algunas de las claves que llevaron a Cs a apostar todo en Murcia a pesar de no haber igualado el resultado.

Vacunación irregular. “En una ciudad donde el obispo se cuela y se vacuna se debe juntar mucho más, pero aquí mientras haya flores en los jardines y procesiones de Semana Santa, todo está tranquilo”, dice la profesora universitaria María Carmen Sánchez Rojas. En medio de una serie de casos de funcionarios públicos que se saltaron el protocolo de vacunación en toda España, destacó la Región de Murcia.

Más de 400 funcionarios y altos funcionarios del Ministerio de Salud fueron vacunados ilegalmente, un escándalo que terminó con la renuncia del Ministro de Salud, forzada por los ciudadanos. Ana Martínez Vidal sostiene que aún se desconoce el «alcance total» de las vacunas fraudulentas y predice que serán muchas más. “Este fue uno de los motivos fundamentales por los que decidimos presentar la moción de censura”, dice el coordinador de Cs, quien, habiendo llegado a la presidencia mediante la moción de censura, había prometido llegar al final del caso.

Trasplantes permanentes. El malestar había estado arrasando durante mucho tiempo. La mala educación fue constante. La toma de posesión de un concejal se produjo en un pasillo y un simple papel anunció con celo durante todo el tiempo que duró el gobierno que detrás de esa puerta se escondía el portavoz del Ejecutivo, en manos de Martínez (Cs). Las vacunas han embarcado a los diputados ciudadanos en un hilo de información, que continúa hasta el día de hoy, sobre nuevas personas que han sido vacunadas de forma irregular. O se destacaron o habrían sido «cómplices», argumentan.

Colisión frontal en el ayuntamiento. Pero el toque final a una difícil relación entre los socios llegó desde la capital. Mario Gómez ya había sido un incómodo asesor de la oposición. Obsesionado con el número de contratos menores (menos de 5.000 euros y sometidos a menos fiscalización) que se estipulaban en el Ayuntamiento de la Capital, cuando entró en el gobierno de la ciudad, además de teniente de alcalde, asumió las competencias de control y controlar la contratación. Pronto se dio cuenta, dice, de que había contratos mucho más pequeños de lo necesario y comenzó a estudiarlos con diligencia.

Encontró, según su versión, que el servicio de mantenimiento de motocicletas de la policía municipal siempre estaba adscrito a las mismas tres empresas. «Me aseguré de que el Ayuntamiento pagara siempre todas las facturas en el mismo número de cuenta», explica a Alicantur. Dice que fue el mismo laboratorio que presentó tres estimaciones en nombre de un padre, una madre y una hija. Ocurrió con otros contratos: empresas que resultaron ser las mismas, premios o grandes obras trituradas en numerosas facturas para escapar a su control.

Gómez dice que habló con el alcalde y pidió un cambio de director de servicios generales y una auditoría, pero fue en vano. Le acusaron, a través de un comunicado, de haber paralizado todo el mantenimiento del Ayuntamiento. Comenzó a sentirse acosado.

Una mañana, cuando salía de la casa para acompañar a su hija a la escuela, vio un grafiti dirigido a él. Fue a presentar una denuncia ante la Policía Nacional. Gómez dijo que había estado revisando los contratos municipales durante unos meses y que esto podría haber molestado a alguien. La Unidad Policial de Delitos Económicos y Tributarios (UDEF) lo contactó y le solicitó pruebas. Gómez ha entregado más de tres gigabytes de documentación, que está siendo investigada. Era el mes de octubre de 2020.

El caso no salió a la luz hasta hace una semana. El PP presentó una denuncia penal contra la teniente de alcalde por revelar secretos. “La infidelidad en la custodia de documentos públicos es un delito grave”, dicen fuentes municipales, que replican que no hay proceso judicial abierto contra el Ayuntamiento ni hay imputado. «Los contratos menores de los que hablas no son un delito», dicen. Gómez se defiende: «Es surrealista».

La situación se ha vuelto insoportable. La coordinadora regional Ciudadanos-Murcia, Ana Martínez Vidal, instó a la dirección nacional de Madrid a actuar ahora. Una semana después se presentó la moción de censura.

En Murcia algunos hablan de una red de mecenazgo del PP aunque con esa media sonrisa que indica que es algo prohibido. Del Ayuntamiento de Murcia dependen 53 comarcas, algunas con hasta 25.000 empadronados. Estos distritos, cuyo voto en las urnas va al Ayuntamiento de la capital, cuentan con ayuntamientos que eligen su propio alcalde pediátrico. Su importancia es máxima.

“El Ayuntamiento de Murcia es más importante que el gobierno regional para las redes de clientes. Cada uno de estos distritos es en sí mismo una red de clientes. Son el principal impulsor de las calificaciones para el empleo ”, dice Fernando Jiménez, profesor de la Universidad de Murcia. Las empresas concesionarias para la gestión de servicios municipales, como la limpieza o la recaudación de impuestos, continúa Jiménez, sirven como puerta de entrada al empleo en los distritos. «Una persona ocupada, 20 votos», razona.

En la pasada legislatura, una grabación hecha pública por el diario La Opinión dio voz a esa denuncia velada. La concejala de Fomento de Murcia ha tenido que dimitir por una sentencia que ya ha quedado para la posteridad: «No te olvides de la gente que trabaja en las concesionarias, no olvides que te hemos encontrado un trabajo».

El abogado laboralista y exconsejero de IU en el ayuntamiento Joaquín Dolera asegura que desde 1995 el PP ha llegado al poder y ha comenzado a tejer su red desde peñas huertanas hasta fraternidades de Semana Santa, clubes de personas mayores o asociaciones de amas da hogar. El popular niega estas acusaciones.