Anticorrupción pide al juez del «caso Villarejo» que desestime la pieza que investiga a Corinna Larsen



El periódico digital de Alicantur Noticias

Anticorrupcion pide al juez del caso Villarejo que desestime la

La Fiscalía Anticorrupción ha remitido carta al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, investigador de la Caso Villarejo, en el cual solicita sobreseer la investigación sobre las supuestas órdenes que Corinna Larsen, examinadora íntima de Juan Carlos I, le hizo al comisionado retirado José Manuel Villarejo. Anticorruption cree que, según un informe policial reciente incrustado en el caso, no hay evidencia de que el oficial de policía finalmente haya cumplido con la orden, ni que el complot ilegalizara el acceso a bases de datos oficiales para recopilar información o pruebas. de pagos.

García-Castellón reabrió este resumen el pasado mes de julio -bautizada Carol porque así se refería Villarejo a la empresaria en sus expedientes- luego de que la policía enviara dos nuevos audios desde el juzgado más de un año y medio antes. conversaciones mantenidas por Villarejo y Larsen en 2016 y encontradas en el domicilio del primero que reveló a la policía «la posible existencia de una comisión» por parte del examinador del monarca para obtener datos sobre su asistente personal español, de quien sospechaba filtraba datos de su vida privada. El magistrado luego convocó a ambos a declarar como sospechosos para septiembre, junto al empresario Juan Villalonga, y al ex socio de Villarejo, el abogado Rafael Redondo, también participantes en las conversaciones, pero posteriormente suspendió estas apariciones.

La pieza de Carol fue la quinta que se abrió dentro del resumen del caso Villarejo, que ya cuenta con una treintena de investigaciones sobre el presunto trabajo ilegal del comisionado. En un principio, las investigaciones se iniciaron tras el hallazgo de un audio en posesión de la trama en la que Larsen atribuía -sin pruebas- al rey Juan Carlos I el cobro de encargos y el uso de mascarones de proa para ocultar una supuesta fortuna en La Suiza y un terreno en Marrakech. El empresario también aseguró que el monarca fue el encargado de mediar en la adjudicación a empresas españolas de la construcción del AVE en La Meca, una obra de más de 7.000 millones de euros realizada por un consorcio español de 12 empresas.

Sin embargo, la pieza se cerró en 2018 a pedido de la Fiscalía, que consideró que no había pruebas suficientes para continuar con la investigación. El entonces juez de instrucción, Diego de Egea, también tuvo en cuenta que los datos aportados por Larsen en esa grabación se referían a hechos ocurridos antes de la abdicación de Juan Carlos I, por lo que el rey era entonces inviolable. Sin embargo, el magistrado remitió al Ministerio Público la parte relativa al presunto cobro de comisiones por la labor del AVE y, meses después, abrió los procesos Anticorrupción, que son los que dieron lugar a la investigación del Rey Emérito en el Fiscal del Tribunal de Casación.

Desde entonces, la pieza de Carol ha permanecido archivada, hasta que la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional envió dos nuevas grabaciones al juzgado a fines de enero de 2019, cuyo contenido podría «tener apariencia criminal». Fueron los audios de la supuesta orden de Larsen para que el complot del comisionado retirado espiara a su asistente. El pasado mes de julio, más de año y medio después, García-Castellón decidió, a partir de estas grabaciones, reabrir la pieza para esclarecer «la posible existencia» de ese encargo.

El último informe policial sobre ellos concluye que no hay información alguna de que Villarejo finalmente hubiera realizado el servicio que le ofreció a Corinna en esa conversación. De hecho, encontró que no identificó accesos en bases de datos policiales para recolectar información sobre la presunta víctima de espionaje o movimientos de dinero que reflejen pagos. El documento también destaca que al momento de la oferta, octubre de 2016, Villarejo ya estaba jubilado (lo hizo en junio de ese año), por lo que el posible delito de corrupción ha desaparecido. Este fue, de hecho, uno de los principales argumentos de la defensa de Corinna para solicitar el sobreseimiento del caso, que aún no ha sido resuelto por la Audiencia Nacional.