Aragonès, el principal problema del pacto entre ERC y JxCat por su rigidez



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El candidato de ERC a presidir la Generalitat, Pere Aragonès, se niega a dimitir del Ministerio de Economía, Educación y Salud. La reticencia del buen Oriol Junqueras a perder el control de los presupuestos autonómicos y futuros fondos europeos así como el de las áreas sociales del ejecutivo catalán, las que más dinero gestionan, es el principal obstáculo para llegar a un acuerdo de Gobernar entre las formaciones separatistas.

En Junts per Catalunya (JxCat) lamentan que Aragonès no solo pretenda imponer una nueva arquitectura ejecutiva, sino que no muestre flexibilidad a la hora de pactar el reparto de roles, funciones y competencias. Los nuevos conversos aspiran a un equilibrio similar al de la última legislatura, un reparto equitativo de concejos en los que corresponderían a los que ahora ostenta la ERC en virtud de que en esta ocasión son la segunda fuerza del separatismo.

Por tanto, JxCat cree que es el responsable de Economía, junto con la vicepresidencia, así como los departamentos sociales que han pasado a ERC en el pasado. Es decir, requiere educación, trabajo, asuntos sociales, familia y salud. En el momento, aspira a deshacerse del Interior, eje de los problemas con los cimientos del separatismo cada vez que los Mossos se ven obligados a lidiar con la violencia callejera, y Cultura, el departamento Maria.

El ERC no solo no está de acuerdo, sino que también plantea un cambio de estructura con la disolución de dos consejos que actualmente están en manos de JxCat y que son Territorio y Sostenibilidad y Políticas Digitales y Administración Pública. Aragonès también tiene previsto crear un Servicio de Emergencias Climáticas que asumirá parte de las responsabilidades de Territorio y Sostenibilidad, acercará las Políticas Digitales a la Universidad y la Investigación y creará un nuevo departamento en el ámbito de los «Feminismos».

La «batalla de la historia»

En JxCat admiten que hasta el momento ERC ha ganado lo que llaman la «batalla de la historia». En el ámbito de la independencia, los de Puigdemont son los culpables de que a casi dos meses y medio de las elecciones todavía no haya investidura y Gobernar. Sin embargo, los nuevos conversos argumentan que el papel de Puigdemont es el de Consejo de la República No son el problema de las negociaciones, sino la reticencia de Aragonès a acordar con JxCat la estructura y división de funciones en el nuevo ejecutivo. Y también deja escapar que la posición de Aragonès está provocando el rechazo de importantes elementos de su propio partido. Afirman que hay voces en ERC que desconfían de las actitudes de este último de Junqueras, un joven burócrata formador que empieza a mostrar su personalidad con anticipación. Torra esperó para deshacerse de la tutela de Puigdemont hasta instalarse en el Palacio de la Generalitat, pero Aragonès está mostrando una gran impaciencia y una notable falta de habilidad, aseguran fuentes de JxCat.

.