Armenia y Azerbaiyán acuerdan una tregua bajo la mediación de Rusia



El periódico digital de Alicantur Noticias

Corresponsal en Moscú

Actualizado:

Con la presencia del canciller ruso, Sergei Lavrov, como mediador, los jefes de las diplomacias armenia y azerbaiyana, Zograb Mnatsakanián y Ceyhún Bairámov, coincidieron esta mañana en Moscú un alto el fuego en los enfrentamientos armados explotó el 27 de septiembre en Nagorno Karabaj.

La tregua comienza hoy sábado al mediodía con fines «humanitarios» y, como explicó Lavrov en un breve discurso a la prensa, tendrá como objetivo «canjear prisioneros de guerra, otras personas y cadáveres según criterio del Comité Internacional de la Cruz Roja».

En sus palabras, las partes en el conflicto también se comprometieron a realizar «negociaciones sustantivas para alcanzar rápidamente una solución pacífica» bajo los auspicios del Grupo de Minsk de la OSCE, presidido por Francia, Estados Unidos y Rusia. Los «parámetros específicos» de la aplicación del alto el fuego todavía deberán negociarse, incluida la duración de la tregua.

La reunión empezó tarde y Incluso se temió que pudiera cancelarse. Duró más de 10 horas. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zajárova, escribió en su cuenta de Facebook que «las negociaciones fueron un maratón» y llamó a Lavrov un «maestro». La iniciativa para llevar a cabo el actual intento de reorientar el conflicto provino del presidente Vladimir Putin.

Lo cierto es que, mientras Mnatsakanián y Bairámov volaban hacia la capital rusa, el presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, hizo unas declaraciones que calentaron el ambiente antes de que comenzara la reunión. Reiteró en un discurso televisado a la nación que su país tiene la intención de «recuperar los territorios ocupados – por los armenios – de cualquier manera» y que ahora «les estamos dando una última oportunidad para retirar sus tropas y volver a las negociaciones».

En sus palabras, Nagorno Karabaj «tiene una solución militar». “Hemos escuchado repetidamente de mediadores y jefes de organizaciones internacionales que el conflicto no tiene soluciones militares y yo dije que no estaba de acuerdo con esta tesis y él tenía razón ”, continuó. Pero, agregó Aliyev,“ ¿Cómo se resuelve el problema ahora? ¿No por medios militares? Se está resolviendo precisamente por medios militares.

Según él, «primero debe ir la ruta militar y luego la política», ya que, recalcó, «el viejo statu quo ya no está vigente, yo lo he cambiado (…) no hay línea de contacto, hay lo rompimos «. Explicó que las defensas construidas por los armenios en Nagorno Karabaj durante los últimos 30 años» han caído porque nadie puede hacer nada contra un soldado azerbaiyano. No habrá otras líneas de contacto.

En este punto, Aliev aseguró que su ejército es más poderoso y mejor preparado que el armenio y dijo que sus unidades continúan avanzando. Habló de la toma de Hadrut, una ciudad de 4.000 habitantes en Nagorno Karabaj.

Ya el miércoles, el presidente de Azerbaiyán dijo que su país «volverá a la mesa de negociaciones cuando termine la fase actual de enfrentamiento armado». Aliyev cree que «la solución política del conflicto de Nagorno Karabaj debe contar con las garantías de las principales potencias mundiales». El presidente de Azerbaiyán cree que «Rusia y Turquía deberían ser los mediadores en la fase de posguerra.

Por su parte, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, declaró ayer que «somos fieles al principio de la solución pacífica del conflicto de Nagorno Karabaj y estamos dispuestos a reanudar el proceso de paz de acuerdo con las declaraciones realizadas en los últimos días por los presidentes y Asuntos Exteriores de los Países Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE ”.

Pashinyan habló así durante una reunión de los primeros ministros de los países de la Unión Económica Euroasiática, que se celebró ayer en Ereván en presencia del jefe del gobierno ruso, Mikhail Mishustin. Según Pashinyan, Nagorno Karabaj «está al borde de una catástrofe humanitaria … hay una agresión en curso contra los armenios».

En una entrevista transmitida el jueves por Euronews, el primer ministro armenio dijo que «el problema de Nagorno Karabaj podría resolverse alcanzando un compromiso entre las partes, pero Azerbaiyán prefiere recurrir a la fuerza». Según él, «es el momento de resolver de una vez por todas este conflicto para que las nuevas generaciones no tengan que heredarlo». Ayer en tierra se intensificaron los combates y bombardeos, especialmente en el flanco sur del enclave disputado.

Míralos
Comentarios

.