Así es como afectará el empleo el nuevo aumento del salario mínimo



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Jóvenes sin titulación, trabajadores domésticos, trabajadores agrícolas y pymes y autónomos serán las principales víctimas de un inminente aumento del salario mínimo, cuyo porcentaje aún se desconoce. ¿La razón? Nadie está de acuerdo, ni en el propio Ejecutivo, ni en este último con los agentes sociales. Mientras los ministros del ala socialista y de Podemos compiten por la oportunidad o no de subir el indicador, los sindicatos piden más allá de una medida estética, que en cualquier caso es rechazada en este momento por los empresarios, especialmente por las pequeñas y medianas. compañías. Como esto, cepyme Ayer decidió poner cifras concretas sobre las consecuencias que, a su juicio, traerá esta decisión.

De acuerdo a una

estudio realizado por Randstad Research con la colaboración de la asociación de empresarios de pymes, un incremento del SMI hasta los 1.000 euros en catorce pagos (1.166,67 euros / mes) en 2022 (lo que supondría un incremento del 5,3%) y un incremento de 2% (969 euros en 14 cuotas, 1.130,50 euros / mes) tendría un impacto negativo en la ocupación estimada de entre 60.000 y 130.000 puestos de trabajo desde su entrada en vigor hasta 2023, incluidos los puestos de trabajo destruidos y los puestos de trabajo no creados debido a salarios más altos.

El peligro también se concentra en los sectores más afectados por la pandemia, en hosteleria y comercio, concluye el informe, que recuerda que el incremento del 5,3% en el SMI para 2022 supondría un incremento acumulado de más del 52,6% respecto a 2016. Cepyme y Randstad advierten también que «las consecuencias de este incremento tendrán un impacto especial en los jóvenes y trabajadores con menor cualificación, a los que les resultará más difícil encontrar trabajo o conservar lo que tienen ”.

Logros de Sánchez

El documento también llama la atención sobre el hecho de que una parte importante de las comunidades autónomas ya cumple el objetivo que el Gobierno debe perseguir elevando el SMI: que el salario mínimo represente el 60% del salario medio del territorio. En concreto, un incremento del 2% en el SMI para este año (969 euros en 14 cuotas, 1.130,50 euros al mes) dejaría una cuota de más del 65% del salario medio en al menos 9 comunidades autónomas y superaría el 60% en 12 de las 17 comunidades y en dos de ellas sería más del 73%.

España es el tercer país de Europa con mayor incremento del SMI acumulado – neto de paridad de poder adquisitivo – entre 2016 y 2021 (47,7%), después de Rumanía y Lituania, y multiplica los incrementos medios de Alemania o Francia por cinco y por diez. Y es que en 2019, el Gobierno aprobó un aumento del 22% en estos ingresos, un incremento que, según los cálculos del Banco de España, restó entre 0,6 y 1,1 puntos porcentuales a la creación de esos puestos de trabajo. Año, una tendencia que se desencadenó con particular virulencia hacia los jóvenes y los mayores de 45 años.

Y si hay dos grupos en los que incluso el aumento del salario mínimo puede tener un mayor impacto, son los de los trabajadores domésticos y rurales, como anticipó la Alicantur Noticias. Ambos dependen estrictamente de este indicador e ya muestran incrementos de casi el 30% en dos años, una escalada que es muy difícil de digerir, por ejemplo, por parte de jubilados o trabajadores mal pagados que tienen que asumir trabajos de cuidador. Y el nuevo aumento también se producirá en un momento en que se están destruyendo puestos de trabajo en ambos grupos. Según los datos de afiliación a la Seguridad Social, el régimen de trabajadoras del hogar tenía 386.489 afiliados en agosto, la cifra más baja desde 2012.

En caso de Trabajadores de campo El incremento de hasta 19 euros vendrá tras una caída del empleo de cerca de 4.600 puestos de trabajo en un año y de 15.406 en agosto, según los últimos datos de la Seguridad Social. Fuentes del sector advierten a este diario del daño que tendrá el nuevo levantamiento, especialmente en cultivos permanentes como el olivar o los cultivos hortofrutícolas que generan miles de puestos de trabajo. Explican que lo que puede provocar esta situación es un abandono de cultivos o un cambio a cultivos que requieran menos mano de obra, aunque en este caso con una rentabilidad menor o negativa.

batalla politica

La situación política que ha generado el debate sobre si subir o no el salario mínimo es muy compleja. Tras meses de tensiones internas, de impulso entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz, el presidente ha cambiado radicalmente de opinión ya finales de julio abrió las puertas a un alza, también hipotetizada por el vicepresidente económico tras meses de negación. Pero cuando parecía haber consenso, las tensiones se volvieron a hacer públicas hace una semana, luego de que la ministra de Trabajo informara a los agentes sociales que el aumento de hasta 19 euros sería retroactivo al 1 de septiembre. Horas después Calviño tiró la idea al suelo tras asegurar que el incremento sería muy pequeño y se aplicaría a partir de octubre. La decisión está en manos de Pedro Sánchez.

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *