Bal no detiene el sangrado



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Bal no detiene el sangradoPocos casos como el de Ángel Garrido ejemplifican mejor el ascenso y caída de Ciudadanos. Hace menos de dos años, a pocos días de las elecciones generales de abril de 2009, el expresidente de la Comunidad de Madrid, a quien Pablo Casado no había elegido como candidato en las autonómicas, se presentó en la plaza de la ciudadanía junto a Ignacio Aguado. para anunciar su salto a la formación naranja. La operación se tramaba detrás del PP, que había reservado un lugar a Garrido en la lista para las elecciones europeas. Hoy los dos, Aguado y Garrido, los rostros más visibles de Cs en el gobierno de coalición regional con Isabel Díaz Ayuso, unen su vida política en el pasado. Garrido dice que se ha ido para siempre. Aguado espera recibir nuevas responsabilidades orgánicas. Sin embargo, sin las expectativas del partido, pueden garantizar que pueda volver a la actividad institucional. Ninguno de los dos podría ser el candidato del partido. La formación en ningún caso puede excluir, al contrario, un renovado entendimiento con Díaz Ayuso. Su relación con el presidente era mala. Todo ello hasta que la formación alcance representación en la Asamblea de Madrid, lo que muchas encuestas no garantizan. Esta será la misión de Edmundo Bal, quien en la noche del jueves oficializó el reemplazo de Ignacio Aguado. Unas horas después en Aguado se sumó la renuncia de Garrido, quien en una carta declaró que estaba «enormemente feliz en la política» pero que «la política ha cambiado». Algunos cambios a los que afirma no poder adaptarse. “El otro gran agente de la política actual es lo que llamamos polarización, un eufemismo para blanquear lo que no es más que el bloqueo de la política, el radicalismo y, en gran medida, la tensión. Para alguien como yo, que siempre ha jugado en el centro, honestamente es el peor escenario que puede surgir ”, asegura. Es precisamente la dirección de la ciudadanía la que está intentando hacer la bandera de la defensa del centro puro. izquierda, mirando indiscriminadamente a izquierda y derecha, sin a priori, como receta para abrir esta nueva etapa. Pero ni ese mensaje renovado fue suficiente para que quienes se sientan a gusto en ese discurso se decidan a continuar. Su despedida profundiza la descapitalización de la Era la persona dentro de la formación que había asumido las máximas responsabilidades públicas. Una figura que en el momento de la firma trasladó la imagen de un Partido Popular decadente y el crecimiento de Ciudadanos con la aspiración de ser el nuevo partido de referencia de la izquierda. años el panorama ha girado 180º La flamante firma de Garrido en abril de 2019 y su prematura despedida en marzo de 2021 ejemplifican a la perfección el fracaso de una educación liberal en este momento. En su despedida, Garrido no culpa al partido, como hicieron los que le dejaron en los últimos días. Ejemplificando que no todas las víctimas responden al mismo patrón. De momento solo Fran Hervías se ha incorporado formalmente al PP. Además de los que votaron en contra de la moción de censura en la Región de Murcia y se incorporará al nuevo gobierno de López Miras. Un goteo incesante La verdad es que todas las víctimas responden a dos preguntas compartidas, al menos eso es lo que afirman: la sensación de que la dirección del partido está acobardada y la desconfianza de las nuevas relaciones con el PSOE. Huele a algo extraño. La gente está dejando este montón de estiércol ”, dice una de las personas que se fue en los últimos días. Inés Arrimadas ha ampliado la gestión, ha reducido las competencias de los citados Carlos Cuadrado y José María Espejo, ha impulsado la candidatura de Edmundo Bal a la Comunidad de Madrid y está empezando a corregir errores como la supresión de la estrategia de comunicación. Pero nada puede predecir que el flujo de víctimas se detendrá. Contando a Garrido y al abogado de las Cortes de Castilla y León que se han marchado, ya son 15 las víctimas en los últimos diez días. Todos tienen un gran impacto en sus respectivos campos. En los últimos días, Marta Marbán, que fue el primer cargo público del partido fuera de Cataluña, abandonó el partido. También lo hizo Marta Martín, la única diputada que se ha resistido al Congreso desde las elecciones de 2015. Una de las más famosas fue la marcha de Toni Cantó. Una de las caras más conocidas del partido y que en el ámbito formativo se empujó a intentar liderar un proyecto alternativo. Así hasta 15. Y con el caso de Fran Hervías como elemento fundamental que puede anticipar nuevos estrenos. El que fue secretario de Organización con Albert Rivera es el artífice de la expansión territorial de Ciudadanos desde 2014. Su capacidad para atraer puestos ya conquistados en su época para Cs es altísima. La dirección de Arrimadas ha apostado por que todo aquel que quiera marcharse interrumpa el discurso que empieza de cero. .