Belarra, secretaria general electa de Podemos, acusa los «derechos» de Colón



El periódico digital de Alicantur Noticias

Más información

Como era de esperar, la ministra de derechos sociales, Ione Belarra, fue elegida nueva secretaria general de Podemos este domingo. El candidato oficial ganó Vistalegre IV, la Asamblea Ciudadana del partido, con el 89% de los votos y una lista que incluye el grueso de la dirección de Pablo Iglesias. Irene Montero, ministra de Igualdad, fue ratificada como número dos por un proyecto que busca “dejar atrás” el marcado liderazgo de la exvicepresidenta en una nueva etapa feminista, coral, comprometida con el fortalecimiento de Podemos en los territorios. El titular de los derechos sociales se enfrenta ahora al desafío de reorganizar una formación que ha perdido gran parte de su poder de seducción y la mitad de sus escaños desde las elecciones generales de 2015.

    Ione Belarra, durante el segundo y último día de la IV Asamblea de Podemos.
Ione Belarra, durante el segundo y último día de la IV Asamblea de Podemos.Fernando Alvarado / EFE

«Ante la alegría de luchar por un país mejor, los derechos vuelven a estar hoy petrificados en una foto en blanco y negro en la Plaza de Colón», dijo Belarra en su discurso como nuevo secretario general para referirse a la manifestación. perdon a los prisioneros de la tu elaboras celebrado al mediodía en Madrid. España «no se merece que el Sr. [Pablo] Casado, en lugar de rendir cuentas a la ciudadanía de que lidera un partido político que, según los jueces, ha actuado como organización criminal durante décadas, se dedica a acudir a la Plaza de Colón para sembrar el odio y el enfrentamiento entre los pueblos de España ”, criticó. Belarra influyó en la idea refiriéndose nuevamente al presidente del Partido Popular: «Te es imposible encubrir la corrupción del PP, por grande que sea la bandera que lleves o la plaza a la que vayas». El nuevo líder de Podemos ha destacado que «nadie olvida» que Casado dirige la formación «gracias a los votos de María Dolores de Cospedal», que acaba de ser acusada de espiar al ex tesorero Luis Bárcenas.

Más información

Belarra también indicó que Podemos «debe afrontar» los retos del país en un contexto de «normalización y promoción de la extrema derecha que torpedean los cimientos» de la democracia. En su intervención, la recién electa secretaria general de Podemos afirmó que la IV Asamblea del partido permite «imaginar un nuevo país y un futuro común» y «acoger» a todos, en el que, entre otras cosas, «los jóvenes» Podemos tener un trabajo estable y elegir libremente si ser madres, padres o no ”o“ dejemos de retrasar la edad de jubilación y adelantémosla, con pensiones dignas ”, dijo Belarra.

La sensacional victoria -que recuerda el resultado obtenido por Iglesias hace un año, con más del 92% de los votos- demuestra que no hubo alternativas reales al ministro. 53,443 registrados (alrededor del 38% del censo) votaron para elegir al secretario general de Podemos, a los miembros del Consejo Ciudadano del Estado y a la Comisión de Garantías Democráticas, aunque al final los votos válidos fueron 51.589. Solo otros dos candidatos, con poco apoyo, habían obtenido las 500 garantías necesarias para participar en las primarias. Por un lado, Fernando Barredo, ex director de formación en Castilla La-Mancha y reconocido crítico que ya se había medido con Iglesias en la asamblea de 2020, celebrada electrónicamente por la pandemia. Por otro lado, el concejal de San Lorenzo de El Escorial Esteban Tettamanti, que con un discurso más moderado que el anterior, promovió su candidatura como “llamada de atención” y pidió un debate pacífico sobre el futuro de la formación.

La lista de Belarra para el Ayuntamiento, el órgano de gobierno del partido, incluye como número dos a Irene Montero, quien en su discurso referido se trasladó a la ministra de Derechos Sociales. “Para mí es un orgullo caminar a tu lado. Aquí tienes un amigo de por vida y lo que sea necesario ”, exclamó antes de que los dos se fusionaran en un abrazo. La Asamblea también contará con la secretaria de Estado para la Igualdad, Noelia Vera, la portavoz Isabel Serra, que hasta ahora ha sido secretaria de Sociedad Civil y Movimiento Popular del partido, Rafa Mayoral, la eurodiputada Idoia Villanueva y la recién elegida parlamentaria. para el Ayuntamiento de Madrid y la abogada antidesalojos Alejandra Jacinto. También el portavoz parlamentario Pablo Echenique, el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, o la vicepresidenta del Congreso, Sofía Fernández Castañón. La ministra incluye a 11 coordinadores autonómicos y vuelve a contar con el jefe de comunicación del partido, Juanma del Olmo, y el presidente de la agrupación confederal y secretario interino de Derechos Humanos, Jaume Asens.

La vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, que estuvo en Luxemburgo este domingo para una reunión el lunes del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores de la UE (Epssco) (Epssco), intervino brevemente a través de un mensaje grabado, en el que reclamó la labor de Unidos Podemos en el Gobierno, destacando «el aumento del salario mínimo interprofesional, ERTE, la ley de cambio climático [o] progreso en el sistema de adicciones «. El coordinador federal de Izquierda Unida y ministro de Consumo, Alberto Garzón, también evaluó el pacto entre los dos equipos. «Unity es una herramienta útil», dijo.

En una jornada marcada por el recuerdo y la ausencia de Pablo Iglesias, los homenajes al primer secretario general de la formación despertaron la emoción de un público por momentos aturdido por el calor, ya que la asamblea se desarrolló a pleno sol en un salón al aire libre. Abierto .

Desafíos

Belarra enfrentará ahora varios desafíos. A la nueva forma de liderazgo bicéfalo, con Díaz al frente del gobierno de coalición y posible candidato electoral en las futuras generales, tarea que aún no ha aceptado la vicepresidenta, se suma la tarea de reconstruir el partido, que tiene fuertes debilidades en su entramado territorial (Podemos ha disminuido en varias comunidades desde 2015 y no está en los parlamentos de Galicia o Castilla La-Mancha). La politóloga Cristina Monge también afirma que Belarra debe «compatibilizar» la ardua tarea de «reorganizar y reposicionar el partido con su participación en el gobierno». La nueva gestión, como las anteriores, tendrá un mandato de cuatro años, aunque hasta ahora nadie lo ha agotado.