Bernárdez (Endesa): «Hoy no es rentable poner un punto público de recarga de coches eléctricos»



El periódico digital de Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

El vehículo eléctrico podría ser el gran beneficiario de los fondos de reconstrucción tras el coronavirus. El ejecutivo de Pedro Sánchez ha prometido que en 2023 habrá 250.000 vehículos de este tipo en España, y 100.000 puntos de recarga, en comparación con los 78.400 vehículos y los 7.800 puntos que existen actualmente, gracias a un plan de choque que deberá ultimarse en las próximas semanas. El desafío, sin embargo, será enorme, dada la mala situación de arranque en nuestro país, el reducido número de ventas de electricidad y las dificultades que encuentran las empresas para instalar centrales eléctricas.

Antes del anuncio del ejecutivo, Endesa se había comprometido, con su plan de infraestructuras de recarga de acceso público, a distribuir 8.500 puntos hasta 2023, con una inversión de 65 millones de euros. Elena Bernárdez, directora de movilidad eléctrica de la empresa, describe las situaciones que tiene que afrontar a diario.

– En los últimos meses se han tomado iniciativas como la eliminación del responsable del cargo, la reducción del coste del plazo de potencia o la declaración de puntos de servicio público por encima de 250 kW. ¿Es suficiente?

– Los objetivos que se ha marcado el gobierno para impulsar la movilidad eléctrica en nuestro país son muy ambiciosos, pero para que se hagan realidad deben pasar cosas que no dependan de las empresas. Algunas son las que comenta, pero es fundamental que se agilicen los trámites administrativos para la instalación de la infraestructura de recarga o que se reduzcan sus costos de estructura, como la terminación de la energía. Encontramos muchas dificultades en la implementación de infraestructuras de acceso público. Los procesos administrativos pueden tardar «meses o años», lo que no tiene sentido, sobre todo en instalaciones de baja tensión, para las que debería bastar una declaración responsable. Las ayudas económicas siempre son bienvenidas y pueden ayudarnos a invertir más, pero lo importante es agilizar los trámites y así facilitar al usuario el uso de su vehículo eléctrico.

– ¿Es incluso más caro instalar un punto de carga rápida en España que en países vecinos?

– Hoy no es rentable. En primer lugar, la flota de vehículos que utilizan esta infraestructura es muy pequeña. En segundo lugar, las estructuras en sí son caras, a mayor potencia mayor costo en general, pero no se trata solo de inversión inicial, sino de los costos estructurales asociados a su operación, el más relevante de los cuales es el costo correspondiente al Plazo fijo de energía, que debe pagarse de forma fija, independientemente de que sean o no recargas o usos. Ante un escenario de pocos coches, con recargas muy esporádicas, es un lastre muy importante para quienes deciden invertir en este tipo de infraestructuras. Por ejemplo, para una infraestructura de carga ultrarrápida de 350 KW, tendrías que pagar entre 30 y 35.000 euros al año.

Sería de gran ayuda desplegar que este tipo de costos, especialmente al inicio de este mercado, donde las tarifas son muy esporádicas, pero sin embargo el hecho de que exista infraestructura de recarga en la calle ayuda a las personas a transitar hacia la movilidad eléctrica, lo que estos costos, además de ser reducidos, variarán según su uso

– ¿Cuáles deberían ser los próximos pasos para facilitar su despegue?

Como Aedive (la Asociación Empresarial para el Desarrollo y Promoción del Vehículo Eléctrico) dijo la semana pasada, se necesita una ventanilla única para atender a las administraciones, homogeneidad en los trámites de permisos y licencias y contratación pública de suelo que privilegia la calidad del proyecto, entre otras medidas.

– ¿Cuánto pueden costar estas instalaciones de carga rápida? ¿Cuántos deberían ser?

El coste de instalar un equipo de carga rápida puede variar considerablemente en función de donde se instale, de media decimos que ronda los 40.000 euros, a estos hay que sumar los costes de operación, mantenimiento, sistemas, etc. , que solo esto rondaría los 3.500 euros anuales.

En cuanto a la cantidad, no existe un número mágico. En Endesa lo que hicimos a finales de 2018 fue apostar por la construcción de esta infraestructura para ayudar a quienes quieran dar el paso hacia la movilidad eléctrica, a tomar esa decisión. Nuestro compromiso de invertir hasta 65 millones de euros y tener más de 8.500 puntos de recarga instalados en 2023, de los que ya estamos en camino, y esperamos tener 2.000 a finales de este año 2020.

– ¿Es un desafío viajar que los puntos de recarga estén concentrados actualmente en las ciudades?

– Todavía no es posible viajar por España con el mismo comportamiento que tenemos cuando cogemos un vehículo de combustión interna, porque todavía es necesario planificar más traslados. Pero cada día que pasa cuesta un poco menos. La gama de vehículos eléctricos que llegan al mercado está aumentando y, al mismo tiempo, crecen las redes de carga.

Míralos
Comentarios

.