Bruselas advierte al gobierno que la reforma del poder judicial podría violar las normas de la UE



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Pedro Sánchez habla con el presidente francés Emmanuel Macron este jueves en Bruselas.
Pedro Sánchez habla con el presidente francés Emmanuel Macron este jueves en Bruselas.PISCINA / Reuters

Luz roja de la Comisión Europea al proyecto de reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Bruselas había pedido la renovación del poder judicial, pendiente desde 2018, pero cree que el camino tomado en esta dirección por el gobierno de Pedro Sánchez podría poner en peligro la independencia judicial y agravar la impresión de que el poder judicial es vulnerable a la politización. El Ejecutivo comunitario que preside Ursula von der Leyen pide a Sánchez que consulte con todas las partes implicadas y solicite la evaluación de la Comisión de Venecia, el órgano del Consejo de Europa encargado de garantizar el respeto del Estado de derecho en las reformas judiciales y el mismo que en otras ocasiones se ha pronunciado en contra de los cambios emprendidos en países como Polonia.

«Las reformas de los sistemas judiciales en los Estados miembros siempre deben llevarse a cabo en consulta con todas las partes interesadas, incluida la Comisión de Venecia», dice Christian Wigand, portavoz del Departamento de Justicia de la Comisión Europea. «Los Estados miembros deben seguir las normas de la UE para garantizar que no se pone en peligro la independencia del poder judicial», añade el mismo portavoz. La referencia a la Comisión de Venecia denota el alcance de la alarma de Bruselas, ya que este organismo a menudo se ocupa de reformas judiciales en países con pocas credenciales democráticas. En 2020, su reforma judicial dicta relacionados con Polonia, Turquía, Ucrania, Moldavia o Georgia.

Fuentes del organismo comunitario reconocen una «profunda preocupación» por la reforma propuesta en España, que pretende rebajar la mayoría parlamentaria necesaria para el nombramiento de los miembros del llamado gobierno de jueces. La creciente fragmentación del Parlamento hace que la mayoría actual (3/5) parezca inalcanzable durante dos años, por lo que el Ejecutivo de Sánchez propone dejarle una mayoría absoluta.

El presidente del PP, Pablo Casado, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en Bruselas el 15 de octubre. En video las declaraciones del líder popular tras el comunicado del Ejecutivo Comunitario.FOTO: DAVID MUDARRA / VIDEO: ATLAS

El cambio provocó la indignación del Partido Popular y la manifiesta preocupación de gran parte del poder judicial español. Las alarmas ahora también se disparan en Bruselas, donde la reforma española recuerda peligrosamente a las emprendidas por países como Hungría o Polonia, que han sido procesados ​​en varias ocasiones por violar la independencia judicial.

Wigand destaca, en relación con la reforma española, que “es importante asegurar que el Consejo [CGPJ] no se percibe como vulnerable a la politización ”. La seria llamada de atención de la Comisión se produce pocas semanas después de que España pasara fácilmente la primera revisión realizada por Bruselas sobre el estado de respeto del Estado de derecho en todos los socios de la UE. El informe lamenta el retraso en la renovación de los miembros del CGPJ, bloqueado por la falta de mayoría parlamentaria, y pide una mayor transparencia en las relaciones entre la Fiscalía General y el Ministerio de Justicia.

«Estábamos preocupados por la falta de renovación del Consejo, pero eso no significa que se pueda hacer de cualquier manera y saltarse todos los procesos», dice una fuente comunitaria. La preocupación de la Comisión Europea coincide también con las negociaciones en Bruselas sobre un mecanismo de seguimiento del estado de derecho que permitiría suspender algunos fondos de la UE a países que vulneren los valores fundamentales de la Unión. Hungría y Polonia, que se resisten a la aprobación del mecanismo, parecen ser los principales amenazados por posibles recortes.

El gobierno polaco ya se había aferrado a la reforma del CGPJ de Sánchez para acusar a Bruselas de dobles raseros por no actuar contra España. La seria llamada de atención del jueves probablemente frustrará los argumentos de Varsovia, colocando a España en la peligrosa lista de países sospechosos de violar la independencia judicial.

El revés coincide con la llegada de Sánchez a Bruselas para asistir a una cumbre europea en la que, durante dos días, se debatirá sobre las negociaciones con Reino Unido tras el Brexit. El líder de la oposición, Pablo Casado, también se encuentra en la capital comunitaria para asistir al encuentro que el Partido Popular Europeo celebra con motivo de la cumbre europea.

Casado ha advertido que eliminará lo que sea necesario, a nivel nacional o europeo, para frenar los cambios en el CGPJ. «Queremos dejar muy claro que iremos a las últimas consecuencias si el gobierno no retira la reforma del CGPJ», dijo. El líder popular amenaza con llegar a “las instituciones europeas, los tribunales europeos, el Consejo de Europa y, por supuesto, la justicia española. Una gran nación como España y sus instituciones no se pueden debilitar ”. Casado negó que su partido bloqueara un acuerdo y recordó sentarse dos veces a negociar con los socialistas «pero sin fuerzas radicales» para asegurar la despolitización de la justicia.