Casado se enfrenta a los empresarios catalanes por gracia: «Solo traerán frustración. El nacionalismo es insaciable»



La actualidad en Alicantur Noticias

Actualizado

El Circolo dell’Economia pide al líder del PP que no tome la medida de la gracia como «concesiones vergonzosas». Ni el presidente de la CEOE los rechaza

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, frente al auditorio del Circolo dell'Economia
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, frente al auditorio del Circolo dell’Economia

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, celebró este jueves un enfrentamiento dialéctico con los empresarios catalanes en la reunión anual del Círculo de Economía. El vicepresidente de esta asociación autorizada, Jordi Guali, le pidió que apoye las gracias a los independentistas y no las tome como «concesiones vergonzosas», porque, a su juicio, «hay un verdadero comienzo de diálogo».

Casado objetó «concesiones que solo conducirán a la frustración». «El nacionalismo es insaciable», ha asegurado, apostando a que las gracias no servirán para dar una solución estable a Cataluña, donde recordó que hay medio millón de parados y donde «no hay un problema de democracia, sino de respeto a la ley». «. «No podemos aceptar un golpe a la legalidad», dijo el líder opositor sobre el indulto tras destacar la negativa del fiscal y del «tribunal de condena» y la falta de arrepentimiento.

Gual, expresidente de CaixaBank, le recordó «la falta de apoyo» que tiene el PP en Cataluña y argumentó que «No es cierto que la sociedad catalana esté dividida entre una mitad de separatistas y la otra de constitucionalistas, la realidad es mucho más matizada: «El líder del PP respondió que» cambiar la ley a pedido no es una opción «.

Casado dijo al público que el gobierno de Pedro sanchez No promueve el perdón «por convicción», sino «la voluntad de permanecer en el poder» y se refirió a las declaraciones del actual Primer Ministro en 2019.

Más fuerte que Casado en gracias fue el presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Daz Ayuso, que comenzó su discurso de toma de posesión atacando al gobierno de Pedro Sánchez y rechazando «el perdón que el PSOE y sus socios quieren otorgar» porque «no sólo es ilegal, es inmoral», aseguró entre aplausos.

Garamendi: «Bienvenidos a ellos»

Previo al debate en el Círculo Económico, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, no mostró el rechazo a los indultos en declaraciones a RTVE: «Si las cosas vuelven a la normalidad, son bienvenidos». Pero dejó claro que en los jefes «unos piensan de una manera y otros de otra», por lo que «no debería entrar». Aunque destacó que el perdón es un poder del gobierno y forma parte del estado de derecho.

En el auditorio para escuchar a Casado estaban entre otros, el tercer vicepresidente, Yolanda daz, en un gesto inusual con el líder opositor. El líder del PP se quedó entonces en el auditorio cuando el titular del Trabajo también habló por costumbre.

Anteriormente, Casado dio la bienvenida no solo a Gual, sino al presidente del Club, Javier Faus, a quien agradeció la presencia constante del líder del PP en Cataluña. «He venido 20 veces este año solo», aseguró el sucesor de Mariano Rajoy al frente del partido.

El líder del PP ha intentado ganarse a los empresarios catalanes apoyando públicamente por primera vez la ampliación del aeropuerto de El Prat y asegurándose de que, si llega al poder, abolirá el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto sobre sucesiones y donaciones. Centró sus recetas en la mejora económica de Cataluña con el Corredor Mediterráneo y la financiación, pero se mostró escéptico, sin embargo, ante la petición de Faus de una «tercera vía» como solución. Cuestionó la posibilidad de «un estatuto de mayor autogobierno», dado que el actual ya supera al de los países vecinos.

Ante las demandas de los empresarios presentes en los pactos estatales, Casado reclamó mantener «su mano», pero criticó que el gobierno lo haya mantenido fuera de los fondos europeos y del plan de recuperación. Están presentes, entre otros, el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, el de Repsol, Antonio Brufau o el de Puig, Marc Puig.

.