Castillo enfrenta un parlamento fragmentado pero Cerrón ya propone eliminarlo



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El nuevo presidente comunista del Perú, Pedro Castillo, tiene un grave problema de gobernanza: el Parlamento, formado por 130 diputados, está totalmente fragmentado y Perú Libre (el partido del presidente) tiene solo 37 escaños, muy lejos de la mayoría necesaria para implementar el medidas comunistas de su ideología a través de la vía democrática.

Actualmente hay diez partidos con representación parlamentaria. Perú gratis Tiene 37 diputados, la mayoría de los cuales son profesores. Cuatro tienen convicciones para casos civiles relacionados con la pensión alimenticia y uno de ellos tiene condena penal por «ejercicio arbitrario del derecho con sus propias manos», así como por violencia intrafamiliar.

La segunda formación más grande es el partido Fujimori Fuerza popular, con 24 diputados. SIGUELO Acción popular, con 16 representantes, Alianza para el Progreso (15), Renovación Popular (12), Somos Perú (8), Avanza País (7), Juntos por Perú (5), Podemos Perú (5) e Independiente (1).

De ese total de 130 diputados, el presidente Castillo podría tener un total de 50 votos a su favor para la implementación de su nueva era comunista. A los 37 diputados de Perú Libre se sumarían 8 de Somos Perú y 5 de Perú Libre.

Primera derrota parlamentaria de Castillo

Castillo enfrenta una fuerte oposición liderada por Keiko Fujimori, líder de Fuerza Popular e El oponente de Castillo En las elecciones. De hecho, la primera gran derrota de Castillo se produjo en la votación del lunes pasado para elegir al presidente del Congreso. Los comunistas de Perú Libre no pudieron presentar su lista y al final resultó elegido el diputado centrista de Acción Popular. María del Carmen Alva, gracias a la alianza de los partidos de oposición de derecha y de centroderecha.

Esta primera derrota es una anticipación de los obstáculos que encontrará Castillo en la búsqueda de consenso en un parlamento fragmentado. En este contexto, será muy difícil que el nuevo presidente cumpla su promesa de presentar un proyecto de ley al Congreso para convocar a una asamblea constituyente para redactar una nueva Constitución, en la que insistió el Secretario General de Perú Libre, Vladimir Cerron Rojas.

El plan leninista de Cerrón

Por ello, convencido de que el nuevo Congreso de la República bloqueará muchos proyectos de ley de la banca de su partido (incluido el de la Constituyente), Cerrón propuso crear un «Parlamento no oficial» para hacer «la revolución»«. La idea no es nueva. Es exactamente el mismo proceso que ya se ha seguido en Venezuela, Bolivia o Ecuador eliminar rápidamente el poder legislativo elegido democráticamente.

Pero los planes de Cerrón van mucho más allá: «La revolución se hace con el Parlamento extraoficial, con la calle, con organizaciones populares, con los movimientos, las Regiones, los estudiantes, los arquitectos … Este es el Parlamento por el que debemos luchar, este es el Parlamento que garantiza el cambio, no es otro ni lo haremos en el oficial ”, dijo. agregado.

Quién es quién en el Parlamento peruano

Perú libre. Es el Partido Comunista del Presidente Pedro Castillo. Su secretario general, Vladimir Cerrón, define abiertamente la formación como «una izquierda socialista, marxista-leninista-mariateguista«, expresado en un discurso aterrador. A nivel sociocultural, Castillo se ha pronunciado en contra del enfoque de igualdad de género en la educación, así como en contra de la legalización del aborto, la eutanasia y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Fuerza Popular. Es el partido considerado de derecha, liderado por Keiko Fujimori y la principal oposición de Perú, Libre, después de perder las elecciones en un juicio con numerosas pruebas de fraude electoral. El principal problema interno de Fuerza Popular es que sus militantes se identifican como centro-izquierda o centro-derecha. Internamente está dividido entre el bloque puramente de derecha y una facción moderada cercana al centrismo y que podría reaccionar con cierta tibieza a la nueva era comunista que se avecina en el Perú.

Acción popular. Nació como un partido de centro izquierda, luego gira a la derecha y actualmente es un fiesta «catch-all». Ahora mismo tiene tres facciones: una conservadora de derecha, cercana al neoliberalismo y al anticomunismo; otro centrista cercano al humanismo y al nacionalismo cívico y finalmente a la izquierda progresista, ligada al estatismo y al socialismo democrático. Por el momento parecen ser aliados contra el comunismo con Fuerza Popular. De hecho, gracias a ese sindicato consiguieron a su líder, María del Carmen Alva, fue elegido presidente del Parlamento.

Alianza para el progreso. A pesar de ser un partido de centro derecha autodenominado «liberal», su líder, César Acuña, ya ha indicado que sus 15 escaños serán para «apoyar la gobernanzaDe Castillo. Por el momento ha mostrado su disconformidad con la Asamblea Constituyente, pero apoya la aprobación de «algunas reformas de la Constitución, pero a nivel de Congreso».

Renovación popular. Es un partido de ideología de derecha, conservadora y cristiana que actualmente cuenta con 12 escaños. Están en contra de la Asamblea Constituyente pero están dispuestos a discutir una reforma de la Constitución en el Congreso. También creen que «el verdadero enemigo es el comunismo«.

Somos Perú – Partido Morado. Considerados de centro, son dos partidos de coalición que podrían llegar a acuerdos con el presidente Castillo y ofrecerle el apoyo de sus 8 escaños. De hecho, presentaron su candidatura para liderar el Congreso junto con Perú Libre, pero se excluyó la lista considerando que el Partido Púrpura no tenía un grupo parlamentario asignado al momento de la presentación de la candidatura.

País avanzado. La educación de derecha asegura que mantiene una ideología liberal «basada en la economía informal, la importancia de las empresas y los derechos de propiedad». Sus siete diputados toman partido contra el comunismo en el bloque de derecha.

Juntos por el Perú. Esta formación de izquierda y sus cinco diputados será otro apoyo con el que podrá contar el presidente Castillo. Algunos miembros del partido creen que en Venezuela «no hay dictadura» y defienden al régimen de Maduro.

Podemos Perú. El partido político se autodenomina centroizquierda, pero la opinión pública lo considera un partido de derecha. En la votación para la presidencia del Congreso coincidieron en la lista de Alva. Sus cinco diputados formarán parte de la oposición de Castillo.

.