Cataluña acelera plan de vacunación tras el fiasco de la primera semana



El periódico digital de Alicantur Noticias

Rafael Perea, 94 años y residente en el Centro Ballesol de Mayores de Badalona (Barcelona), recibe la vacuna.
Rafael Perea, 94 años y residente en el Centro Ballesol de Mayores de Badalona (Barcelona), recibe la vacuna.Enric Fontcuberta / EFE

La vacunación contra el coronavirus en Cataluña no avanza al ritmo esperado y el gobierno intenta ahora corregir el fiasco de la primera semana de campaña, lastrado por errores logísticos y déficits organizativos. El Departamento de Salud anunció este domingo que, a partir de ahora, vacunará todos los días de la semana (incluidos festivos) para agilizar la entrega de dosis a los asilos de ancianos. «Quizás fuimos demasiado optimistas», especula Carmen Cabezas, jefa del programa de vacunación, quien admite problemas para contratar enfermeras pero espera recuperar el tiempo perdido.

Hasta este domingo, Cataluña había administrado la vacuna Pfizer contra el covid-19 a 7.774 personas, solo el 13% de las que deberían haberla recibido en la primera semana, según las previsiones. La campaña comenzó simbólicamente el 27 de diciembre: Josefa Pérez, que vive en un asilo de ancianos en L’Hospitalet, se convirtió en la primera persona vacunada en la comunidad. El primer lote estaba previsto para llegar el lunes 28 de diciembre y aterrizará en el aeropuerto de El Prat cada semana con 60.000 dosis de vacuna. Pero un error de Pfizer en la planta belga, sumado a otras averías y problemas logísticos (las neveras para transportar las dosis quedaron atrapadas en el túnel de Calais durante el cierre de la frontera con Reino Unido) le quitaron días a una semana difícil, con Año Nuevo en medio.

La ministra de Sanidad, Alba Vergés, anunció a mediados de diciembre que unas 500 enfermeras y administradores, distribuidos en 25 equipos por todo el territorio, comenzarán a vacunar a la población de las residencias – ancianos y cuidadores – «en cuanto lleguen las vacunas». En la práctica, nada era tan sencillo, inicialmente la campaña de vacunación debió haber comenzado el 4 de enero, pero había avanzado una semana, lo que también causó problemas en la capacitación de los equipos de enfermería, los equipos de vacunación no estaban en pleno funcionamiento. por Navidad y la necesidad de obtener el consentimiento de familiares de ancianos en residencias de ancianos retrasó los trámites.

Cabezas, responsable de campaña y subdirector general de Promoción de la Salud de la Generalitat, admitió los contratiempos este domingo en una entrevista con TV-3. «No hay enfermeras en el mercado que puedan contratar», dijo Cabezas, quien «las obliga a pagar días extra». A mediados de diciembre, la ministra Vergés asumió en el Parlamento que 2.500 enfermeras acudirían a la convocatoria para vacunar, a pesar de que solo necesitaban 500. Sin embargo, el sector tiene cero paro y las enfermeras que vacunan lo hacen como una tarea extraordinaria además de la tu trabajo. Las dificultades para organizar este personal con sus trabajos y vacaciones dificultaron el inicio de la campaña. El Departamento de Salud no aclara cuántas de estas 500 enfermeras están vacunando realmente o cuántas están esperando recibir capacitación.

Cabezas defiende que la Generalitat está plenamente preparada. Pero suponga que hay varios factores que alteran los planes. «Con la fecha de inicio adelantada al 27 de diciembre, esto puso una semana más de presión sobre el sistema», justifica.

Sanidad quiere recuperar parte del tiempo perdido en tratar de cumplir los plazos, a pesar de los problemas: como anunció el ministro Vergés, unas 500 mil personas debieron vacunarse en el primer trimestre del año. Hasta este domingo, solo el 0,1% de la población ha recibido la primera dosis de la vacuna Pfizer. La Generalitat tenía previsto vacunar en dos semanas a las 104.000 personas que viven y trabajan en más de 1.400 hogares de ancianos en Cataluña. Salud asegura que ya ha logrado fortalecer los equipos de enfermería y que a partir de ahora se vacunarán todos los días de la semana, incluso los domingos.

La administración de las residencias ACRA también asume que los reveses han sido un revés. “Vamos un poco lento, en medio de los problemas logísticos … Todo esto se retrasa unos 15 días. No pasa nada, porque al final … Pero es cierto que estos son días complicados, porque los efectos de la Navidad se empiezan a notar: las infecciones han aumentado y también somos conscientes de ello ”, dijo su presidenta, Cinta Pascual, a Rac-1.

El Departamento de Sanidad ya ha enviado el nuevo programa de vacunación a varias residencias de Cataluña. Pascual explica que, tras notar el «alto» en la tasa de vacunaciones, el 30 de diciembre se reunió con los jefes de departamento. Allí ACRA -que aglutina al 70% de las residencias- pidió un nuevo calendario para organizarse.

Como la vacunación está inactiva, los datos epidemiológicos están empeorando. Todos los indicadores muestran esto. El riesgo de rebrote, que mide el potencial de crecimiento del virus, ha aumentado en 54 puntos en un solo día y se sitúa en 422. La tasa de propagación del virus (Rt) alcanza el 1,1. Las más de 1.480 nuevas infecciones, con 81 nuevos ingresos hospitalarios y 12 pacientes más en cuidados intensivos, añaden presión a la red hospitalaria, que ya se encuentra en una situación precaria. En las últimas 24 horas, según datos publicados por Health, otras 45 personas han muerto por el coronavirus.

Procicat analiza otras restricciones

Procicat se reúne este lunes para analizar la situación epidemiológica en Cataluña, que se agrava con el paso de las horas. Las fiestas navideñas comienzan a hacerse notar en la propagación del virus y el organismo no descarta la adopción de nuevas y más restrictivas medidas para frenar la cadena de infecciones. La directora general de Protección Civil, Isabel Ferrer, aseguró en entrevista con TV-3 que «las medidas que se pueden tomar están todas sobre la mesa y se tomarán aquellas que según la autoridad sanitaria son fundamentales para controlar la pandemia». . El objetivo, insistió, es «salvar el máximo de vidas», por lo que si se toman medidas más drásticas (como el cierre de la restauración) «se hará». Es probable, agregó, que se modifiquen los perímetros carcelarios, vigentes hasta el 11 de enero.