Caterine Ibargüen quiere saludar a las olímpicas con otra medalla para Colombia



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

La colombiana Caterine Ibargüen, campeona de triple salto en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.
La colombiana Caterine Ibargüen, campeona de triple salto en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.Marcelo Sayão

Con su elasticidad, coordinación y potencia, la triplista Caterine Ibargüen es la deportista más importante de la historia del deporte colombiano. Nadie lo duda tras su medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que superó la plata que ya había conseguido en Londres. Antioqueña (Apartadó, 37) tenía previsto retirarse en 2020, pero la pandemia ha pospuesto sus planes para después de Tokio. Ahora, aunque sus días como la indestructible reina del triple salto parecen haber terminado, quiere despedirse en el apogeo de su leyenda. Si no fuera por una medalla, «vería los juegos en la televisión», dijo en una declaración de misión.

Es una de las deportistas más populares de su país. Ganador de la sucesiva Liga Diamante, Ibargüen fue elegido como el mejor atleta de 2018 por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), solo el segundo latinoamericano en lograr esa distinción, y obtuvo el bronce en el Mundial de Atletismo 2019. Estos son los cuartos Juegos Olímpicos en el récord de servicio excepcional de la saltadora de sonrisa contagiosa, que durante su carrera también compitió en salto de altura y longitud. Aunque sus resultados de este año han sido modestos, ya que se lesionó con fascitis plantar, todavía está decidida a ganar. En Tokio volverá a enfrentarse a la venezolana Yulimar Rojas, en la reedición de una épica rivalidad entre países vecinos.

Más información

Ibargüen es el abanderado de una delegación que tiene otra campeona defensora, Mariana Pajón (Medellín, 29), la reina del BMX. O dos muestras, para ser más precisos. Después de perder el oro tanto en Londres como en Río de Janeiro, la ciclista aspira a su tercera medalla consecutiva. Aunque la «hormiga atómica» se rompió los ligamentos de la rodilla en 2018, ganó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, y en mayo ganó la Copa del Mundo de BMX, llegando a Japón como número uno en las filas del Ciclismo Internacional. Union, que compitió codo a codo con la holandesa Laura Smulders.

Las dos mujeres antioqueñas son las grandes protagonistas de una representación colombiana de 71 deportistas (48 hombres y 23 mujeres) que participarán en 16 deportes, mucho menos numerosos que el de Río de Janeiro (147) o incluso el de Londres (104). . Esta disminución se explica en cierta medida por el hecho de que Colombia no se clasificó en deportes de equipo, como lo hizo en Brasil. Después de conseguir tres oros, el tercero gracias al levantador de pesas Óscar Figueroa, y un total de ocho medallas hace cinco años, el Comité Olímpico Colombiano (COC) apunta a acercarse a una docena de medallas en Japón.

Además de los veteranos Ibargüen y Pajón, las mejores esperanzas colombianas de escalar los cajones residen en un joven deportista, Anthony Zambrano (Maicao, 23), que se llevó la plata en los 400 metros del Mundial de Doha 2019 -con marca sudamericana incluida-. y oro en los Juegos Panamericanos de ese año. El velocista Guajiro también competirá en el relevo 4×400 junto a Alejandro Perlaza, Diego Palomeque y Alexander Solis. En el COC también cuentan con el aporte del caminante Éider Arévalo (Bogotá, 28 años), campeón del mundo en los 20 kilómetros en 2017.

Otros viejos conocidos de la delegación colombiana también regresarán a Tokio con el espíritu de los alquimistas. Los boxeadores Yuberjen Martínez e Ingrit Valencia intentan mejorar las medallas de plata y bronce obtenidas en Río para transformarlas en el esquivo oro olímpico. Y en la halterofilia, uno de los deportes que históricamente le dio a Colombia más aciertos, luego de cerrar una investigación sobre dopaje positivo, el país logró traer a Tokio a tres halterófilos: Mercedes Pérez, Santiago Rodallegas y Luis Javier Mosquera, bronce en las atracciones brasileñas.

En el ciclismo, considerado el deporte nacional, el equipo de ruta contará con un equipo reconocido con personajes como Rigoberto Urán -medalla de plata en Londres-, Nairo Quintana, Sergio Higuita y Esteban Cháves. Sin embargo, no habrá Egan Bernal, actual campeón del Giro de Italia preparándose para la Vuelta a España, ni Daniel Felipe Martínez, su compañero en el Ineos, incapaz de viajar a última hora por un resultado persistente positivo por coronavirus.

También destacan en la delegación los tenistas veteranos Robert Farah y Juan Sebastián Cabal, la pareja de especialistas en dobles que fueron campeones de Wimbledon y del Abierto de Estados Unidos en 2019, cuando alcanzaron lo más alto del ranking ATP. La última parte de la selección olímpica se la llevó otra joven y prometedora tenista, María Camila Osorio (Cúcuta, 19), que también hace dos años fue campeona de la Abierto Estadounidense en la categoría júnior y acaba de colarse entre las 80 mejores raquetas de la Clasificación mujer.

Registrate aquí a nuestro boletín especial de los Juegos de Tokio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *