Ciudadanos estudia una «reacción» en el código presupuestario tras la «indignación» española



La actualidad en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

La «indignación» de gobierno con el castellano dolía Los ciudadanos (Cs) porque «dispara» sus principios fundacionales. En la dirección de Inés Arrimadas excluyen levantarse de la negociación presupuestaria, pero ya están estudiando una «reacción» para la próxima semana, cuando el Ejecutivo tendrá que abordar enmiendas a todos Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Fuentes del núcleo de Cs, en conversación con Alicantur Noticias, creen que hacen más daño ERC ya EH Bildu si negocian las cuentas que si suben. Pero el partido busca ahora una «venganza» que podría llegar con un pedido que golpee a los republicanos donde más duele, además del recurso de apelación por el ataque «inconstitucional» al castellano. «No miraremos para otro lado», garantiza un miembro del Comité Permanente.

Edmundo bal, en declaraciones a RNE, ayer recordó la intención de Cs de aliarse con otro partido o pedir la intercesión de la Mediador para apelar a la Ley Celaá, si finalmente se aprueba con esta modificación, antes Corte Constitucional. Los liberales no pueden solos porque no alcanzan la cuota necesaria de cincuenta diputados, pero el partido, como ya lo ha hecho con la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) o con el esperado «Comité contra la desinformación» del gobierno, planteará la cuestión al Unión Europea.

En la dirección de Cs lo asumen PodemosERC y Bildu intentan «sacarlos» de los presupuestos, pero admiten que esta vez los republicanos «dispararon bien» porque, de hecho, Cs nació en 2006 en Cataluña para luchar contra las continuas rendiciones al nacionalismo. Uno de ellos, el inmersión lingüística«Se acordó con el PP», recuerda un miembro del Ejecutivo, que señala, como ha hecho Arrimadas en los últimos días, que lo que ahora es simplemente admitir por ley lo que el bipartidismo ha «consentido en la práctica durante décadas». .

Responde sin cometer errores

Cs cree que no puede quedarse mirando esta situación, pero también es consciente de que con diez diputados ya no tiene la posición de fuerza que tenía en legislaturas anteriores. «Ahora, con diez diputados, no se trata de ver lo que pedimos, sino lo que obtenemos», dice un destacado miembro de la dirección.

Ahora en el juego calculan hasta dónde pueden llegar para no equivocarse y frenar, pero para intentar enterrar la enmienda aprobada anteayer. La sensación es que el Ejecutivo y sus socios le tendieron una trampa a la CS, cuando el Ministro de Hacienda se reunió, María Jesús Montero, con la delegación liberal a primera hora de la mañana, pero luego para aprobar la enmienda contra el castellano por la tarde.

Pero también tienen claro en la dirección que si se levantan de las negociaciones de mañana, ERC logrará mucho más en términos de independencia porque volverá a ser un socio esencial para el Ejecutivo. Cs, de hecho, no descarta terminar votando «no» por el PGE después de haber logrado «muchas cosas» en las cuentas, como no subir los impuestos a la educación concertada o que el IRPF se suba solo en el tramo del De 200.000 a 300.000 euros y no de 130.000 euros según lo pactado PSOE y podemos.

Una parte del PSOE, «interesada», según Cs

“Tenemos la firme convicción de que somos útiles. Si finalmente no apoyamos los Presupuestos, habremos dejado claro que hemos estado ahí ”, insisten las fuentes consultadas por este diario. Con miras a la votación de las enmiendas al conjunto – Cs no ha presentado ninguna – y sobre Comisión de Educación, que pasa el examen del dictamen de la ponencia sobre la ley Celaá, Cs se prepara para responder al gancho de ERC.

Una opción, la preferible, es obtener una corrección del Ejecutivo y que mediante una enmienda se recupere en la comisión el carácter vehicular del castellano sobre el papel, pues Cs insiste en que fue abandonado «hace años». Si esto no es posible, los liberales preparan «una reacción» para plantear un requerimiento en los balances que «excede» la asignación iniciada por el ERC. “Hay una parte del PSOE que está preocupada, mira a Europa y prefiere hacer un pacto con CS”, dicen en el entorno de Arrimadas.

Míralos
Comentarios

.