Ciudadanos expulsa del partido al ex alcalde de Granada



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Luis Salvador, entonces alcalde de Granada, en rueda de prensa en junio.
Luis Salvador, entonces alcalde de Granada, en rueda de prensa en junio.Fermín rodríguez

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y coordinador de los ciudadanos de la región, Juan Marín, confirmó este viernes la expulsión del partido de Luis Salvador, exalcalde de Granada y actual director gerente para las tareas estratégicas de Granada para 2031, y José Antonio Huertas, tercer teniente de alcalde de la ciudad encargado, entre otras tareas, del área de Hacienda. Ambos fueron objeto de un expediente sancionador que derivó en la destitución temporal del partido, ahora definitiva, por haber votado hace unas semanas a favor del nombramiento como alcalde de Granada del socialista Francisco Cuenca, en contra de las indicaciones del partido.

Cuando llegó la noticia de la expulsión, Salvador explicó que su expulsión «aún no es efectiva», ya que si bien el jueves se decidió la comunicación de la baja definitiva y se le informó esa misma tarde, ha presentado denuncias que se convierten brevemente, hasta que obtienes una respuesta a ellos. Huertas también presentó cargos. Salvador también insistió en seguir siendo portavoz de CS en el Ayuntamiento. El ex alcalde se ha aferrado al formalismo de que el incumplimiento de esa condición debe hacerse en pleno municipal y no habrá uno antes de septiembre.

Más información

Por su parte, el PSOE local respondió al anuncio de Cs creyendo que estos dos expulsados ​​»no son renegados», dado que, según fuentes del partido, «han sido expulsados» y «el renegado es que se pasa de un partido a otro». otro. «otro». o Promover una moción de censura cambiando de partido ”. Además, explican estas mismas fuentes a este diario, “se entiende que los desertores son asesores que cambian su condición para obtener un beneficio y Huertas ha mantenido su concejo y Salvador ha dejado de ser alcalde y oficina menos ahora, por lo que en ninguna de las en dos casos hay beneficio «.

El pacto de estabilidad institucional, conocido como pacto anti-transfuguismo, firmado el pasado mes de noviembre -y que el PP declaró abandonado hace unos meses- considera arrepentidos «a los representantes locales, autonómicos y estatales que, traicionando al sujeto político (partidos, coaliciones o agrupaciones) de electores) que los presentaron y presentaron en las elecciones correspondientes, han abandonado los mismos, han sido expulsados ​​o se han desviado de los criterios marcados por sus órganos competentes ”. El texto continúa afirmando que“ cuando surgen dudas sobre qué personas transfuguismo , será la entidad política que los presentó y / o el partido que los propuso para la contratación del párrafo anterior el cual aclarará por escrito quién ha abandonado la formación, fue expulsado o alejado de su disciplina, a efectos de calificación. de arrepentidos «.

Marín indicó en una visita a Granada que los dos concejales están «obligados a devolver la escritura» para que los ciudadanos puedan elegir quién representa la formación en el Ayuntamiento de Granada. Además, si no lo hacen, instó al PSOE a respetar el pacto anti-transfuguismo.

La crisis en el Ayuntamiento de Granada comenzó en mayo, con la dimisión del equipo de gobierno del ex candidato a la alcaldía del PP Sebastián Pérez. Este dimitió ante la negativa del entonces alcalde, Luis Salvador, a cumplir el pacto existente entre los dos por el que los populares tomarían el control de la ciudad en la segunda parte de la legislatura. Días después dimitieron los seis concejales del PP y dos de los cuatro del CS que estaban en el gobierno local, dejando a Salvador y Huertas solos al mando de la ciudad. Éstas duraron unas semanas hasta que Salvador finalmente dimitió y, días después, dio su voto a favor de Francisco Cuenca en la elección del nuevo alcalde.