Cómo afecta el calor a los neumáticos de los automóviles



El periódico digital de Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Las altas temperaturas típicas de esta época del año provocan un mayor desgaste de los neumáticos y, en consecuencia, una pérdida de eficiencia. Además, el asfalto en verano puede ser hasta 10 Cº más alto en comparación con la temperatura ambiente, alcanzando temperaturas abrasadoras que comprometen la integridad de los neumáticos. Así como el caucho se vuelve un poco más rígido en invierno debido al frío, el verano afecta los compuestos químicos del caucho haciéndolo más suave y quebradizo.

En este sentido, la fricción y la velocidad de desplazamiento pueden hacer sufrir a las ruedas del coche, especialmente en la banda de rodadura, que se calentará excesivamente. si el neumático no mantiene la presión adecuada. Por tanto, el vehículo se verá obligado a realizar un mayor esfuerzo para moverse y alcanzar altas velocidades, y esto sin duda afectará al neumático, desgastándolo hasta un 15% más rápido de lo habitual y aumentando el consumo de combustible hasta un 10% más de lo normal.

. Examine la banda de rodadura en busca de desgaste, verifique su presión y verifique visualmente para asegurarse de que estén en perfectas condiciones Es imprescindible antes de empezar. Teniendo en cuenta que el calor es un factor climático que puede dañar seriamente nuestros neumáticos,
Comfort Car Hankook Masters
nos aconseja mantenerlos periódicamente, teniendo en cuenta las siguientes claves:

1. Verifique la presión

Mantener la presión correcta de los neumáticos evita el desgaste desigual y prematuro de los neumáticos y reduce el riesgo de pinchazos y reventones. Además, la conducción será más fácil y se ahorrará combustible. La baja presión hace que los neumáticos se calienten antes y se desgasten más rápido, mientras que la alta presión provoca un desgaste en el área central de la banda de rodadura y hace que la suspensión se deteriore, ya que el automóvil es menos resistente a las irregularidades de la banda de rodamiento. Calle. Debemos asegurarnos de que los neumáticos tengan siempre la presión recomendada por el fabricante.

2. Verifique la profundidad y el estado del dibujo.jo

Según el reglamento, la profundidad de la banda de rodadura del neumático no debe superar los 1,6 mm (límite legal establecido), es recomendable cambiarlo cuando la profundidad sea inferior a 3 mm. Conducir con neumáticos gastados pone en peligro nuestra seguridad y la de los demás, aumentando el riesgo de patinar o aquaplaning.

3. No olvide la llanta de repuesto

Esta parte es casi tan importante como los neumáticos montados, ya que nos pueden salvar en caso de que uno de los neumáticos se pinche. Es necesario comprobar su estado y presión con la misma frecuencia que los demás neumáticos del coche.

4. Neumáticos de invierno y verano

Los neumáticos de invierno no están diseñados para conducción en caliente. De hecho, nunca deben usarse a temperaturas superiores a los 7 grados. Debido a que no están diseñados para las temperaturas más altas de la estación más calurosa del año, no solo sufrirán más desgaste, también ofrecerán un menor rendimiento al aumentar el riesgo de accidentes. Por lo tanto, si sus neumáticos de invierno todavía son lo suficientemente nuevos para una nueva temporada de invierno, es mejor quitarlos y guardarlos lejos del calor durante el verano. Le resultará más barato instalar neumáticos de verano en este momento y, lo más importante, ganará en seguridad.

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *