Cómo preparar los neumáticos de tu coche para el otoño



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

La pregunta que tenemos que hacernos estos días es: ¿están listos nuestros neumáticos para el otoño? Cada época tiene unas características muy concretas y en todas ellas es necesario prestar especial atención a los factores clave que nos permitirán circular con seguridad. Los neumáticos son las partes del automóvil más sensibles al uso, ya que son las único punto de contacto entre el automóvil y la carretera, la importancia de su buen estado en días de lluvia es crucial y con el asfalto más frío de lo habitual es muy fácil que nos asuste algún que otro susto al volante.

De
Comfort Car Hankook Masters
Como siempre, recomendamos ser proactivos, ya que no hay mejor forma de evitar una avería o un accidente que mantener el vehículo lo más riguroso posible, siguiendo siempre las instrucciones del fabricante a la hora de comprobar y buscar el asesoramiento de los mejores profesionales. Pronto la humedad empezará a subir y las temperaturas bajarán varios grados, y la lluvia empeorará las condiciones de la carretera, por lo que es recomendable tomar precauciones.

1. C.diablos presión: La presión de los neumáticos no debe ser demasiado alta, ya que la vida útil del neumático se acorta, ni demasiado baja, porque se sobrecalientan, consumen más combustible y se desgastan antes. Se recomienda aplicar la presión indicada por el fabricante, aunque se recomienda que sea un poco más alta en otoño porque las bajas temperaturas desinflan los neumáticos con mayor facilidad.

2. Inspeccione la profundidad del dibujo.: Otro aspecto a tener en cuenta siempre en los neumáticos es su profundidad. Si el diseño habitual requiere que la profundidad de la banda de rodadura de los neumáticos sea superior a 1,6 mm para asegurar el agarre –medida en la que se recomienda la caja de cambios -, en invierno conviene aumentarla a 3 mm para mejorar la distancia de frenado y la capacidad de drenaje del agua del neumático al conducir sobre superficies mojadas.

3. Verifica tu saldo: Otra cosa a la que debemos prestar atención es el equilibrio. Solo vas al taller cuando las vibraciones se vuelven molestas, pero estas vibraciones se deben a que la goma no funciona como debería y por tanto, en caso de agua o suciedad en la calzada, podríamos tener problemas y sufrir un accidente. .

Cuatro. Inspeccione la goma en busca de daños: No es raro encontrar neumáticos con protuberancias en los flancos tras una colisión con el pavimento, o pequeños cortes y raspaduras, así como grietas provocadas por el paso del tiempo y el uso. Todo esto significa tener que ir al taller y cambiar no solo esa rueda, sino también su pareja en el mismo eje ya que corremos el riesgo de tener un reventón en plena marcha.

5. Verifique la alineación: Los neumáticos desalineados son el resultado de piezas de suspensión desgastadas o dañadas. No es algo que se aprecie a simple vista salvo que sea bastante excesivo, sin embargo una de las señales que podemos percibir es el desgaste desigual de los neumáticos. Los neumáticos desalineados impiden un agarre adecuado en la carretera, por lo que su rendimiento será deficiente. De ahí la importancia de que las 4 ruedas estén siempre en línea.

6. Cuidado con las válvulas y los tapones de los neumáticos: Las válvulas tienen la función de mantener la estanqueidad de los neumáticos conteniendo la presión del aire en la unión del neumático con la llanta, por lo que son un componente fundamental. Estos pequeños elementos sufren una tensión muy severa durante su vida. En caso de dudas sobre el mal sellado de la válvula, es necesario cambiarla por completo. Tenga en cuenta que es mejor y más económico cambiar una válvula que un neumático que se desgasta por ello. Y no olvidemos la tapa de la válvula, ya que la protege del polvo y la suciedad, ayudándonos a alargar la vida útil del neumático.

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *