Condenan al asesino que mató a su esposa y se justifica alegando que la ayudó a suicidarse



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Actualizado

Viernes 23 de octubre de 2020 –
18:08

Los cargos piden 22 años de prisión por el asesinato agravado de una víctima de género y parentesco particularmente vulnerable.

Ramn Saiz, durante el juicio.

Ramn Saiz, durante el juicio.

EFE

Mara Judite Martn Alves presentó una imagen depresiva severa y comentó a sus familiares que tenía cáncer terminal mientras su esposo, Ramn Saiz González, que sabía que no era cierto, no la libró de su error.

El 11 de julio de 2018 intentó suicidarse y los psiquiatras del Hospital de Oza, en A Corúa, quisieron hospitalizarla, pero ella pidió el alta voluntaria y su marido accedió a someterla a «una estrecha y permanente vigilancia» y a que la llevaran. medicamentos. Se convirtió en su tutor y siete días después se convirtió en su verdugo. Lo cortó con un cuchillo con una hoja de 18 centímetros y diseccionó la arteria cartida.

Todos estos hechos han sido declarados probados por un jurado popular que ha juzgado a Ramn Saiz durante las últimas dos semanas. Con este veredicto no solo lo declararon culpable de un delito de homicidio con las circunstancias agravantes de víctima y parentesco particularmente vulnerable, sino que también volcaron la estrategia defensiva en la que se había refugiado en los dos últimos años: trató de convencer a todos de que no era . Mató a su esposa porque decidió acabar con su vida él mismo, como han demostrado los jurados, pero porque ella se lo pidió, convirtiéndose en una especie de supremo defensor de la eutanasia.

No convence al jurado

El imputado insistió en el juicio en que la mató porque era «lo que ella quería» y también afirmó que ella misma eligió el cuchillo con el que cortar su garganta.

Sin embargo, desde un principio, tanto el Ministerio Público como la acusación popular ejercida por la Xunta de Galicia y la acusación particular de un matrimonio interno ejercido por ella por sus tres hijos insistieron en que no era más que una excusa en la que se estaba protegiendo para tratar de evadir su responsabilidad criminal.

El abogado defensor de Ramn incluso llamó a esta estrategia y exigió que se lo considerara el autor de un crimen de asistencia al suicidio ejecutivo, insistiendo en que Mara Judite le pidiera explícita y repetidamente que terminara con su vida.

Los argumentos, sin embargo, no convencieron al jurado, que optó por la versión que defendían las acusaciones y en la que el abogado de los hijos de las víctimas, Jorge Vila Lozano, desmontado con evidencias como las notas de suicidio que aparecieron en el apartamento de la pareja.

Hasta siete notas que este abogado planteó durante el juicio anuló esa ayuda suicida y presentó a los jurados otro escenario que habría ocurrido en el domicilio de vía Estrella de A Corúa el 18 de julio de 2018: el imputado sí Creo la víctima que los dos protagonizaron un suicidio colectivo por amor.

El jurado no nombró ese suicidio colectivo, pero en su veredicto se cree que aparecieron en el suelo varias notas manuscritas sugiriendo que Ramn se quitó la vida y que una de ellas estaba firmada por ambos.

La misma Brigada Provincial de Policía Científica de A Corua, en un informe, resume que estas notas expresan «el deseo de un suicidio común, expresando los últimos deseos de la familia».

Una de esas notas incluso introduce momentos dramáticos que profundizan la idea de que ambos dejarán este mundo juntos por amor, mientras piden a sus familiares que incineren sus cuerpos, los mezclen en una jarra de cerveza y los arrojen por la borda en meditación. y la famosa fortaleza vasca de San Juan de Gaztelugatxe mientras se interpretan dos canciones de Imagine Dragons Vivir (no existe tal canción) e trueno.

«Estaba soñando con cosas más grandes / Y quiero dejar mi vida atrás / No es un caballero, no es un seguidor», es parte de la letra de esa canción. trueno, que la pareja, que lleva cuatro años de casados, quería que él jugara mientras estaban juntos y con el mar y la cerveza, un toque dramático que profundiza esa idea y que, por tanto, desmiente esa versión del acusado que quería morir y que él delicado.

Depresión severa

El jurado, además de desmentir esa versión que lo convertiría a él en el héroe de la historia, cree que está probada la particular vulnerabilidad de la víctima, ya que desde que estaba en una relación con el imputado había perdido lazos con sus tres hijos – ellos no lo hicieron. ellos sabían, por ejemplo. , según el jurado, quien había intentado suicidarse siete días antes del crimen.

Por lo tanto, creen comprobado que presentaba un cuadro de depresión severa, pesaba solo 38 libras y estaba tomando medicamentos fuertes. Durante el juicio, también se la presentó como una persona maltratada y maltratada.

El curso público debe dictar sentencia con la sentencia impuesta al imputado en base a este veredicto de culpabilidad. Los tres imputados (Fiscal, Xunta y su familia) piden que se le condene por homicidio con el agravante de víctima particularmente vulnerable, los agravantes de parentesco y género y la penosa confesión a 22 años de prisión.

Por su parte, la defensa del imputado reconoce el asesinato, pero cree que en este caso hay un arrepentimiento -el imputado llamó a su hermana y al 112 por reconocer el crimen- que debe ser tomado en consideración como una circunstancia altamente atenuante. calificado y requiere una sentencia de menos de la mitad, 10 años de prisión.

.