Conmoción internacional por el secuestro de más de 300 estudiantes de una escuela nigeriana



El periódico digital de Alicantur Noticias

Un total de 317 estudiantes Fueron secuestradas ayer por la mañana en una escuela pública para niñas del noroeste de Nigeria, según confirmó la policía, que ya activó un dispositivo, en colaboración con el Ejército, para rescatar a las estudiantes. El secuestro tuvo lugar en la Escuela Secundaria de Ciencias del Gobierno en la ciudad de Jangebe, en el estado noroccidental de Zamfara, luego de que un nutrido grupo de hombres armados atacara el centro.

«Los esfuerzos conjuntos de la policía y otras agencias de seguridad conducirán al rescate exitoso de los estudiantes», dijo el portavoz de la policía estatal Mohammed Shehu en un comunicado, pidiendo a los padres que mantengan la «calma». Según los medios locales, los secuestradores irrumpieron en la escuela alrededor de la 1 a.m. de jueves a viernes y comenzaron a trasladar a los estudiantes por la fuerza a Vehículos y motocicletas Toyota Hilux.

«Cuando llegaron a la escuela pensamos que eran personal de seguridad, pero nuestro mayor temor y consternación se confirmó cuando empezaron a llevarse a las niñas «, dijo un empleado de la escuela, quien confirmó que algunos de los atacantes vestían uniformes falsos. Otro testigo cifró a» cientos «de ellos. hombres que» invadieron «la ciudad «y» dispararon esporádicamente al aire para asustar a los vecinos antes de entrar a la escuela «.

La UE está «lista» para actuar

Después de enterarse del trágico evento, el unión Europea pidió la liberación «inmediata e incondicional» de los 317 estudiantes. Mediante declaración, el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, denunció que los ataques a escuelas se han convertido en «el sello distintivo de bandidos, bandas criminales y grupos armados no estatales que operan en la región» y aseguró que la UE está «lista» trabajar con las autoridades nigerianas y otros socios internacionales «para ayudar a proteger a los civiles de ese terror»

Incluso el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, condenó el incidente y pidió la liberación inmediata e incondicional de los 317 estudiantes. «Las escuelas deben ser siempre un lugar seguro para aprender sin temor a la violencia», dijo su portavoz, Stéphane Dujarric.

Unicef, la agencia de la ONU para la infancia, también advirtió que «esta es una grave violación de los derechos de los niños y una experiencia horrible para ellos, que puede haber efectos duraderos en su salud mental y bienestar ”. Por esta razón, Peter Hawkins, representante de UNICEF en el país, pidió al gobierno que tome medidas urgentes para garantizar la seguridad en las escuelas.

Una larga historia de secuestros

El secuestro de Zamfara tuvo lugar apenas nueve días después del secuestro a manos de hombres armados 28 alumnos y varios profesores de la Facultad de Ciencias Gubernamentales de Kagara, en el estado occidental de Níger, también custodiado por guardias de seguridad.

11 de diciembre 344 estudiantes también fueron secuestrados en una escuela en Kankara, en el estado noroccidental de Katsina. La autoría fue entonces reclamada por los terroristas de Boko haram, que hasta entonces se había limitado a atacar en el noreste del país. Todos los estudiantes, sin embargo, identificado y liberado una semana después, tras una rápida respuesta de las fuerzas de seguridad, en un bosque del vecino estado de Zamfara, donde tuvo lugar este último secuestro.

Lo ocurrido en los últimos meses también recordó lo ocurrido en 2014 en un colegio del municipio de Chibok (Noreste). 276 estudiantes fueron secuestrados por Boko Haram y, siete años después de ese ataque que dio la vuelta al mundo, aún faltan más de 100. Desde sus inicios, este grupo terrorista ha matado a más de 27.000 civiles y causado cerca de dos millones de personas desplazadas, según Naciones Unidas.

.