Crece preocupación en el PSOE por la reacción de su electorado al indulto



El periódico digital de Alicantur Noticias

El temor al impacto electoral que el previsible perdón de los líderes independentistas condenados por el procesada se amplió este jueves por todos los niveles del partido. Los dirigentes socialistas guardan silencio, salvo excepciones, como la de Emiliano García-Page, a pesar de la creciente preocupación, sobre todo en las comunidades autónomas sin partidos nacionalistas. Las fuentes consultadas invocan a La Moncloa más pedagogía para explicar a la ciudadanía los motivos que la llevaron a conceder esta gracia, que cuenta con informes negativos del Tribunal de Casación y de la Fiscalía.

El PSOE, que domina Pedro Sánchez como nunca lo han hecho Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, toma esencialmente la decisión de conceder el indulto como una forma de facilitar la resolución de la crisis política en Cataluña. Sin embargo, todas las fuentes socialistas consultadas creen que se trata de un paso arriesgado. La falta de arrepentimiento de los impulsores del desafío secesionista en 2017, uno de los motivos en los que la Corte Suprema se basa en considerar «inaceptable» la disposición del indulto, ha provocado los nervios en distintos niveles del socialismo. «Hay que explicar las cosas pero, sobre todo, hay que ponerse en el lugar de quienes tienen que tomar una decisión», ha dicho José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y consejero de Transportes, anticipándose a las voces de disentimiento.

La predisposición de Sánchez es facilitar la gracia. El principal referente del partido que lo apoya es el expresidente Rodríguez Zapatero, al contrario de lo que hizo González. Los diez cuadros consultados por Alicantur, entre alcaldes, diputados, senadores, secretarios provinciales y líderes regionales en comunidades como Madrid, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón y Castilla y León, comunican en privado su malestar cuando algunos de los dirigentes de El procesada condenados por sedición han amenazado públicamente con volver a intentarlo. Ante el riesgo de que los votantes más tradicionales del PSOE no entiendan la disposición, esperan que el Gobierno haga pedagogía. «Es un tema muy delicado y hay que explicarlo bien y con transparencia», coinciden los concejales que compaginan su labor institucional con la de los líderes locales de sus grupos. «Generará mucho ruido y habrá que amortiguarlo», añade un secretario provincial. Consciente del malestar de los socialistas, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha anunciado que su formación presentará mociones en todos los ayuntamientos del país para que el PSOE se «retire».

«Esto es responsabilidad del gobierno», dijo Susana Díaz, quien no se fue luego de varias preguntas sobre su opinión, informa Lourdes Lucio. El secretario general del PSOE andaluz, que competirá con Juan Espadas, alcalde de Sevilla, en las primarias en las que se elegirá al candidato socialista a la presidencia del consejo, dio a entender entonces sus discrepancias. «Hay que explicar las cosas pero, sobre todo, hay que ponerse en la piel de quien tiene que tomar una decisión», reaccionó José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, a las voces disidentes .

Odón Elorza, miembro de la dirección federal del PSOE, expresó sus dudas con el indulto. “No me he tragado las gracias de los golpistas, los GAL y los corruptos. Esos de procesada son hoy una decisión controvertida. A Sánchez no se le darían votos sino problemas. Las sanciones fueron excesivas, sí, pero no hay duda de que volverán a violar la ley y atacar el estado de derecho ”, salió en Twitter. “Estas indulgencias tendrían muchos riesgos para el presidente dada la polarización de la sociedad y la tensión que sacude los derechos. Y sólo actuando sobre la responsabilidad del Estado y sobre la transparencia política de la disposición se podrá avanzar y moderar el conflicto ”, agregó Elorza.

García-Page fue una vez más el barón del PSOE que marcó su perfil y que, en esta ocasión, se posicionó de forma más enfática frente a un posible perdón. “A estas alturas, como ciudadano de este país, creo que en este momento y en estas condiciones una decisión de indulto no ayudaría realmente a centrarse en el problema de Cataluña. Además, tiene muchas posibilidades de ser estéril, porque ejemplifica cómo pueden volver a sus viejas costumbres sin consecuencias. Y esto es lo último que me gustaría que pasara desde el punto de vista político ”, dijo a los medios de comunicación el presidente de Castilla-La Mancha tras recibir la vacuna contra el coronavirus. El líder dejó claro este jueves que no quiere decidir. perdonarlos. «Lo deseo con toda el alma y desde mis más profundas convicciones», afirmó.

El líder territorial del PSOE advirtió del riesgo de que, a su juicio, conllevaría la concesión de un indulto por la falta de arrepentimiento de los 12 líderes independentistas condenados: «Sería un grave error de la democracia si se ocurrir». “Lo último que realmente quiero es que el perdón injustificado de alguien que quiere seguir haciendo lo mismo se convierta en una condena para la organización que lo apoya”, enfatizó García-Page. La Corte Suprema considera que el perdón es «inaceptable» porque existe, entre otras razones, «la más mínima evidencia o el más leve indicio de arrepentimiento». “Lo peor de todo es que las personas afectadas, las que pervirtieron consciente y conscientemente el orden constitucional de manera deliberada, insisten hoy en que lo volverían a hacer, insisten en repetirlo. ¿Alguien puede imaginarse en qué posición estaría el que asume la posición del perdón sin antes garantizar la resignación expresa de volver a los viejos hábitos? ¿En qué posición estaría este país? Íbamos a un escenario de frustración colectiva y constitucional ”, abundó García-Page.

El presidente de Castilla-La Mancha comparte la tesis de quienes defienden que debería haber «una solución política antes que la judicial», pero destacó que los separatistas «han violado las leyes a sabiendas». “Desde el momento y desde el momento en que se viola la legalidad, el Estado de derecho debe protegerla. Lo que hay que entender es que no es culpa de las decisiones judiciales «, agregó.

“Somos un partido plural, pero esta es una prerrogativa del Consejo de Ministros y le corresponde al gobierno garantizar el interés general, la armonía y la convivencia”, dijo María Jesús Montero. “Los militantes y ciudadanos saben que el interés general de España es lo que persigue mi partido. Y esto está por encima de todas las demás consideraciones ”, concluyó el portavoz del Ejecutivo.

Guillermo Fernández Vara, el presidente de Extremadura y el único de los barones del PSOE que pertenece a la cúpula federal -junto con García-Page es el único presidente regional socialista con mayoría absoluta-, también se opone al otorgamiento del indulto en las actuales circunstancias. . “Está claro que los que no quieren ser perdonados no deben ser perdonados porque no respetan ni creen en las leyes que lo hacen posible. Y también es evidente que los problemas que tiene nuestro país para construir un modelo de convivencia no se resolverán hasta que nadie quiera ”, fue entregado el miércoles en las redes sociales. “Todo el mundo habla de los problemas del Madrid y de los problemas del Barcelona, ​​¿y los demás? ¿Quién habla del nuestro? No cuentan conmigo ”, condenó este jueves Fernández Vara, quien evitó continuar la polémica levantada en su partido.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, que evoluciona favorablemente de la operación de cáncer a la que se sometió el lunes, señaló la semana pasada que uno de los requisitos para ser indultado es mostrar arrepentimiento, algo por lo que condenado. procesada. «Hasta donde yo sé, estos señores no solo no se arrepintieron, sino que dijeron que en cuanto puedan lo repetirán», dijo más tarde. Lambán destacó que están cumpliendo condena por «cometer delitos muy graves» y, para que el gobierno los perdone, es «absolutamente imprescindible» que demuestren tal arrepentimiento.

Zapatero: «Todos apoyamos a Felipe en sus difíciles decisiones»

El expresidente del gobierno Felipe González también rechazó la concesión del indulto: «En estas condiciones no perdonaría», dijo en una entrevista con Antena 3. El otro expresidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, es un defensor del cambio a aplica la medida de la gracia. “Hay quienes miran al corto plazo y quienes tienen la obligación de mirar al largo plazo. Creo que la posición del gobierno es adecuada si confirma el indulto ”, dijo a La Sexta. Zapatero entiende que la medida «puede ayudar notablemente a lo que todos los españoles quieren para siempre, que las cosas estén mejor entre Cataluña y el resto de España, y que el independentismo baje». En cuanto al cargo de González, se mostró respetuoso aunque dejó claro que no lo comparte «en absoluto». “Este es un tema difícil y quiero estar de acuerdo con el gobierno del PSOE, porque mis compañeros me han apoyado en decisiones difíciles. Y todos apoyamos a Felipe en sus difíciles decisiones. Me gusta que esta escuela prevalezca para el futuro ”, dijo, cerrando filas con el Ejecutivo Sánchez.

En un clima de tensión creciente, Ximo Puig es el líder territorial que más ha apoyado a Sánchez. El presidente de la Comunidad Valenciana se inclina por una solución que pueda favorecer el diálogo, como la gracia. «No hay otro camino que la cooperación, el diálogo y el encuentro», dijo antes de insistir en que «los gobiernos son responsables de las gracias y deben comprender las circunstancias que se presentan». “Es muy importante saber si queremos reencontrarnos en una España capaz de convivir o mantener el enfrentamiento y la polarización. Hay sectores de la derecha y del independentismo que viven bien el enfrentamiento. Por lo tanto, las gestiones que el gobierno puede dar bajo la ley para promover la convivencia deben ser tomadas con la dirigencia. El presidente tiene mi apoyo absoluto ”, aseguró.

Al igual que Puig está la presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol. “Siempre he defendido que el conflicto en Cataluña no es legal sino político. Debe resolverse con política, diálogo y consenso. Debemos huir de las propuestas del unilateralismo, de las propuestas para perseguir esta situación y debemos tomar decisiones políticas que tengan como objetivo la armonía, el entendimiento ”, habló a TV3. “Obviamente el gobierno debe tomar decisiones políticas que ayuden a esto y el mundo independentista debe intentar tomar decisiones que ayuden a llegar a acuerdos. Creo que debe haber estos enfoques en ambos lados ”, instó Armengol.