Cuándo acudir a la asistencia sanitaria pública o privada



La actualidad en Alicantur Noticias

Vivimos tiempos difíciles en lo que respecta a la curación. Es cierto que la salud pública es uno de los mayores avances de una sociedad. Poder optar por diferentes tratamientos de forma gratuita te salva la vida. Sin embargo, también sabemos que en los últimos años la salud pública se ha visto abrumada, algo que con la actual situación pandémica solo ha empeorado. En este contexto, es fácil para muchos preguntarse más que nunca si centrarse en la asistencia sanitaria privada. Hablemos un poquito.

Diferentes formas de financiación

Para comprender los pros y contras de cada uno de los servicios de salud (públicos y privados) es necesario fijarse en su financiamiento. Mientras que la Salud pública es soportado por nuestros impuestos, el cordura privada Se financia mediante pago directo realizado a través de los beneficiarios del servicio.

Contamos por tanto con una Sanidad Pública cuyos recursos son gratuitos pero limitados y una Sanidad Privada financiada por los propios beneficiarios, que nos permite destinar una mayor cantidad de recursos a mejorar aspectos como la calidad de la atención.

Cuándo acudir a una u otra asistencia sanitaria

¿Es posible utilizar ambos sistemas? Sí, la verdad es que sí. Todos tenemos derecho a la sanidad pública gratuita, lo que nos deja tranquilos ante pruebas costosas y tratamientos con un precio desorbitado. Sin embargo, la asistencia sanitaria privada es bastante atractiva en muchas situaciones.

Debemos aclarar que no todo seguro médico privado ofrecemos las mismas condiciones. Evidentemente hay pólizas que cubren más que otras. Para estos casos siempre es interesante revisar las condiciones y comparar los precios de los seguros de salud en páginas como Segurzon.

En cuanto a las ventajas de un seguro privado contra Salud Pública, podemos empezar por la privacidad de las habitaciones (individuales) en caso de entrada, comodidad y privacidad absoluta.

Además, también hay que añadir que en determinadas circunstancias el tiempo de espera en Salud Pública puede ser prolongado. Vamos a hablar de cirugia o cirugia que no representan una emergencia pero que, a su vez, resultan incómodas para el paciente. El seguro privado acelera considerablemente estas situaciones, ya que las cirugías se pueden programar en un corto período de tiempo.

También es importante hablar de investigaciones. Estamos experimentando un retraso importante en las consultas de atención primaria, mientras que el Seguro Privado también las acelera mucho, incluso en especialidades.

Ambas alternativas

Si bien es cierto que muchas personas eligen solo uno de los dos caminos, otras usan ambas alternativas dependiendo de la gravedad de su salud. Un seguro privado puede resultar muy atractivo para solicitudes frecuentes y mantenimiento. Además, existen seguros que facilitan tanto la comunicación entre pacientes que han incorporado nuevos métodos relacionados con las nuevas tecnologías, con aplicaciones móviles, chats y otras herramientas que hacen que el tratamiento sea prácticamente inmediato.

También añadimos que, si bien nuestra sanidad pública también se puede recibir de forma gratuita en otras partes de Europa, los seguros privados aceleran considerablemente los trámites, quedando cubiertos en cualquier lugar y en cualquier momento.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *