Cultura abre una investigación sobre el robo de un libro de Galileo de la Biblioteca Nacional



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Sala Cervantes, para investigadores, de la Biblioteca Nacional.
Sala Cervantes, para investigadores, de la Biblioteca Nacional.Bernardo Pérez

El Ministerio de Cultura ha abierto «un procedimiento informativo para conocer los hechos» por la desaparición de la Biblioteca Nacional (BNE) del tratado astronómico Sidereus nuncius, de Galileo Galilei, publicado en 1610, según informa el departamento que dirige José Manuel Rodríguez Uribes. Según descubrió Alicantur el domingo, personal de la BNE señaló en una inspección de rutina del robo en 2014 y que la copia había sido reemplazada por el ladrón por una copia para no despertar sospechas. Sin embargo, estos hechos no fueron denunciados hasta 2018. Desde entonces, se han producido versiones contrarias entre Ana Santos, directora del instituto, y los entonces encargados de la dirección técnica que han investigado la copia desaparecida. Por todo ello, el ministerio también decidió este lunes convocar el 31 de marzo el Consejo de Fundación de la Biblioteca Nacional, que preside Soledad Puértolas, miembro de la Real Academia Española. Ana Santos continúa en su puesto.

Ambas medidas fueron adoptadas tras la reunión celebrada este lunes en la sede del Ministerio por el secretario general de Cultura, Javier García Fernández; la directora general del libro, María José Gálvez, y la directora de la Biblioteca Nacional. Tras ese encuentro, fuentes de la Biblioteca Nacional dijeron a Alicantur que Santos «ha aportado toda la información que tiene sobre el hecho y recabado para proceder con la denuncia del caso en 2018».

En la reunión de la junta directiva, un órgano compuesto por 30 miembros, uno de los temas fundamentales que se discutirán «será el análisis de los protocolos de seguridad de la Biblioteca Nacional, con el objetivo de tomar las medidas necesarias para su mejora». «, añade Cultura. Para el Ministerio «la principal preocupación es la devolución de la obra y el esclarecimiento de los hechos en base a lo publicado por el diario Alicantur». Varios expertos consultados calificaron la Sidereus nuncius, tratado fundamental en latín de ciencia del siglo XVII. El caso está en manos de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional.

Puértolas, quien preside la junta desde septiembre de 2018, dijo este domingo a este diario que Santos le había informado del robo del tratado de Galileo, así como la presentación de la denuncia a la policía. Esto se dio a conocer el 10 de octubre de ese año. «Me entregó el informe elaborado por la institución», dijo el escritor. Además, Puértolas aseguró que no había tenido noticias de otros secuestros en la BNE.

Santos afirma que se enteró del incidente el 20 de septiembre de 2018, 52 meses después de que se encontrara la copia falsa, a través de un correo electrónico de un investigador británico, en el que advirtió que el Sidereus nuncius digitalizado por la biblioteca fue una copia. “La dirección técnica ha emitido un informe sin firmar, de fecha 7 de junio de 2014, pero no ha sido entregado a la dirección”, asegura al respecto. Sin embargo, Mar Hernández, la entonces directora técnica, ahora jubilada, rechaza la versión del director y asegura que le recordó a Santos este tema en una reunión.

También existen versiones contradictorias en la comunicación del caso al Ministerio de Cultura. Según Santos, en 2018 informó a Cultura de la denuncia por correo electrónico a Carlos Alberdi, entonces jefe de gabinete del ministro, José Guirao. Este, sin embargo, afirma que nunca se enteró de lo sucedido.

Otro aspecto de este problema es que el robo puede incluso ser anterior a 2014, como dijo a los medios una fuente cercana a la dirección. El 24 de agosto de 2007, la Biblioteca Nacional informó de la desaparición de dos mapas del mundo de Ptolomeo, arrancados de su trabajo con un cúter. Cosmografía, incunable de 1482. «Entonces se comprobó qué otros documentos había consultado el ladrón». Entre estos, en 2004, el Sidereus nuncius. “Se buscó el libro y se contaron las páginas, y como daba el mismo número de siempre, se pensó que era correcto; pero lo que no se ha verificado es si era el real o si ya era la copia ”. En la investigación policial posterior, César Ovidio Gómez Rivero, 60, español de origen uruguayo, residente en Argentina, que había tenido acceso a numerosos documentos valiosos entre 2004 y 2004, fue identificado como responsable de los robos de un total de 12 páginas con 19 aguafuertes 2007 en la Sala Cervantes con carnet de investigador.