Danza



La actualidad en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Los castizos dicen, alcalde, cuando quieren mostrar su espíritu madrileño, que nacieron en un baile. Me gusta la expresión, y la guardo ahora porque los madrileños nacieron de repente en el baile, después de que el presidente, que no para, reabriera el discotecas. Pero discotecas con la máscara, que es un exotismo insólito, entre la cita de carnaval a altas horas de la noche y el erotismo con los primeros auxilios del sastre. La idea de poder volver a bailar en los clubs de Madrid me parece muy buena, y muy estimulante, aunque no sea bailarina, y sé que entre un hombre y una mujer, o entre un hombre. y un hombre, o entre una mujer y otra mujer, bueno, hay muchos

luego la música, como nos enseñó Guillermo Cabrera Infante en su día, sabia en cuerpos divinos y boleros nocturnos.

Lo que ya no encuentro tan fascinante es bailar con Mascara facial, ya distancia, porque un baile habitual es la gimnasia. Tiene el atractivo de la novedad, este baile con premisas, pero no es un baile, en rigor, sino un vaivén medio vacilante que aporta diversión a la noche, y poco más. Es cierto que entre bailar y no bailar es mejor bailar, porque llevamos demasiado tiempo sin vacaciones, y para nuestro pesar hemos compuesto una biografía de quietud, o incluso apagada, que debería ser interrumpida pronto. Entonces no creo que hayamos abierto el baile, pero en vísperas del baile, alcalde, aunque ya veo a los jóvenes muy contentos de dirigir su agencia.

Hay hombres de seguridad en el local, para que la clientela respete las reglas, pero la noche es lo opuesto a una normaY no sé cómo puedes forzar las matemáticas de un día de vacunación en una borrachera burbujeante. El presidente, el alcalde, nos ha hecho muy presidentes y enseguida le facilita la vida a los chotis. Se inventó la terraza, y ahora se inventa la discoteca con la máscara bien abrochada, a metro y medio de distancia entre los bailarines, más la cubata. Este baile no es un baile, pero podemos ver en su libertad de medida que pasamos por tres momentos de baile juntos. Que esta sería la codiciada y soñada normalidad.

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *