Detenido un anciano tras matar a su esposa en Madrid



La actualidad en Alicantur Noticias

Detenido un anciano tras matar a su esposa en Madrid

«¿Qué me estás haciendo? Me matarás, me ayudarás, me ayudarás, me matarás». Los vecinos escucharon estos gritos de alarma y llamaron a la policía, pero no se pudo hacer nada por la víctima, una mujer de 81 años que murió de graves heridas en la cabeza supuestamente infligidas por su esposo con un martillo. Este miércoles por parte de un portavoz policial, el brutal atentado se produjo poco antes de las ocho de la tarde del martes en su domicilio, en la calle Montpellier 1, en el barrio de Moratalaz de la capital. En general, agregó el portavoz, no hay informes previos de malos tratos.

Más información

El presunto asesino se mostró muy tranquilo y abrió la puerta a los agentes, a quienes les dijo «pasen, yo la maté». La policía encontró a la mujer «gravemente herida, pero consciente» y alertó a los servicios de emergencia. A las nueve de la noche, los trabajadores de la salud llegaron a casa y trataron a la mujer, que tenía una herida grave en la cabeza. Luego de ser intubada, fue trasladada con severo pronóstico al hospital Doce de Octubre, donde murió a causa de sus heridas, habiendo perdido mucha sangre.

La Policía del Estado investiga las causas del ataque. Las primeras investigaciones sugieren que ambos estaban casados ​​y que el hombre atacó a la mujer con un martillo una y otra vez. Después de recoger una declaración del presunto atacante, los agentes lo arrestaron en el mismo lugar.

Aún no se ha sabido si la mujer presentó una denuncia por violencia machista. La mayoría de los asesinados, alrededor del 80%, nunca lo hizo. Esta información sobre el saco oculto de la violencia es bien conocida por las instituciones, que buscan formas alternativas de llegar a ellos y salvarlos, como el chequeo de salud o el fomento de denuncias de familiares y amigos, lo que ocurre solo en el 2% de las ocasiones.

En el caso de las mujeres mayores, la tasa de denuncias es aún menor. Los mayores de 65 años que han fallecido son los que menos denuncian y piden menos protección, aunque en muchos casos han arrastrado una vida de acoso y agresión. En más del 90% de los casos, las mujeres asesinadas no lo denunciaron o está claro que sí. Esto es 10 puntos más de silencio que la media. La violencia que sufren las mujeres en la tercera edad constituye «una especie de punto ciego», según un estudio del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM). Entre las causas, «la misma dificultad para estas mujeres, socializadas en un régimen conservador, para identificarse como víctimas de maltrato», según el estudio de diciembre de 2018, centrado en la población aragonesa.

También se sabe que los asesinos siempre emplean un ‘modus operandi’ brutal contra las víctimas, a las que consideran suyas. Los informes anuales del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género del Consejo General de la Judicatura sobre condenas en casos de homicidio sexista explican estas «conductas homicidas que aparecen acusadas de ira y violencia», como uno de los primeros informes, de 2006.

Más información

En lo que va de año, 19 mujeres han muerto a manos de sus parejas o ex parejas en España, cinco de ellas en la Comunidad de Madrid. Cuatro habían denunciado el abuso (21%); 10 eran españoles y 9 extranjeros, y 10 de ellos habían terminado la relación o estaban en proceso de ruptura. Hay 1.097 mujeres menos desde que comenzó la contabilidad oficial en 2003. Desde 2013, cuando se incluyó el asesinato de menores en el recuento, 39 niños han sido asesinados por padres o parejas de madres. Las dos últimas, a las que el recuento oficial sumaría 41, son las pequeñas Olivia y Anna, asesinadas por su padre en Tenerife y luego arrojadas al mar.

016 atiende a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas del día y en 52 idiomas diferentes, al igual que el correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es. También se presta atención a través de WhatsApp a través del número 600000 016 y los menores pueden contactar con la Fundación ANAR en el teléfono 900 20 20 10.