Díaz reactiva la derogación de la reforma laboral y los empresarios reiteran su negativa



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

MADRID

Actualizado:

Inicia la cuenta regresiva. La negociación que debe resolverse desde ahora hasta fin de año en adelante futuro de la legislación laboral En España esta mañana ha comenzado con un encuentro en el que se ha vuelto a evidenciar una brecha entre las partes que, hasta la fecha, parece muy difícil de salvar. Así pues, la «revolución sindical» anunciada por Díaz se ha reanudado tras la pausa estival sin ningún acercamiento significativo ni grandes cambios de enfoque por parte del gobierno, ni por parte de los sindicatos o empresarios.

Después de la reunión, el mayor optimismo se sintió en el ministerio de Yolanda diaz. Fuentes de trabajo aseguran que durante el encuentro se plantearon «muchas propuestas y alternativas en torno a los temas del debate» y subrayan que hubo «la participación activa de todas las partes» y «la determinación de avanzar y reunirse libremente Compromisos europeos «.

Entre los emprendedores, sin embargo, el estado de ánimo no es tan positivo. Fuentes cercanas a la CEOE aseguran que el Gobierno se ha centrado en el último documento que se planteó antes del verano y que incluye varios aspectos «inaceptables». Antes del verano, los empresarios ya habían rechazado categóricamente la propuesta del Laborismo y de hecho recuerdan no excluir la posibilidad de denunciar cambios en Bruselas que consideren contrarios a lo que alega la Comisión.

Los sindicatos, por su parte, aún están a la espera de la decisión de que el presidente del Gobierno asumirá el salario mínimo, pues ya anticiparon que no aceptarán una medida estética. Además, el encuentro o desacuerdo en esta materia corre el riesgo de determinar su posición en otras mesas de negociación como el mercado laboral.

El Gobierno intenta simplificar los tipos de contratos con la idea de reducirlos a tres, dando al permanente la preferencia absoluta sobre el resto, aspecto que la CEOE se niega mientras que será un obstáculo para algunas actividades productivas. Los empresarios argumentan que la temporalidad es un elemento intrínseco de muchas actividades estacionales, por lo que reducirla «perjudica la empleabilidad de muchas personas, especialmente las sin cualificación y los jóvenes, en un momento en que su desempleo laboral ronda el 40%, e incluso supera el 50%». en muchos territorios.

Otro tema a negociar será el diseño del nuevo modelo ERTE por tiempo indefinido, las condiciones de los subcontratistas o el reequilibrio de la negociación colectiva, en la que también partimos de posiciones muy lejanas.

La maratón de negociaciones continuará mañana, con las negociaciones para definir cuál será el futuro de los ERTE activados en la pandemia a partir del 30 de septiembre, cuando expirará su vigencia. El poco margen de negociación es precisamente uno de los puntos que menos agradan tanto a empresarios como a sindicatos. Actualmente hay unos 260.000 trabajadores aún cubiertos por una ERTE, una cifra muy alejada de los 3,6 millones que protegió en el peor momento de la pandemia, pero que pertenecen a los sectores más afectados.

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *