Dos embajadores experimentados para la segunda evacuación de Afganistán



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

El Ministro de Asuntos Exteriores, de la UE y de Cooperación, José Manuel Albares, debía llegar esta mañana a Qatar, donde los contactos de alto nivel seguirán afrontando la segunda fase de la operación en Afganistán.

Así, en cumplimiento del «no dejaremos a nadie atrás», que Albares no ha dejado de repetir desde el inicio de esta crisis, la ministra busca formas de continuar la evacuación de los afganos que han colaborado con España en los últimos veinte. años y que todavía se encuentran en territorio talibán.

Como Alicantur Noticias se enteró poco antes de su partida a Qatar, el ministro se reunirá hoy con su homólogo, el jeque. Mohamed bin Abdulrahman al Thani, con el que «abordará los temas de la agenda bilateral» y analizará la situación regional del país, «con especial referencia a Afganistán».

A través de Al Thani, Albares conocerá de primera mano la situación en Afganistán, habiendo sido el primer dignatario en pisar Kabul. Fue el domingo pasado y se reunió con Mullah Mohamed Hasan Ajund, quien es el primer ministro de facto del nuevo gobierno afgano.

Este viaje desde Albares llega cuatro días después de su visita sorpresa a Pakistán. Allí se reunió con el Primer Ministro, Imran Khan, el Ministro de Relaciones Exteriores, Shah Mahmud Qureshi, y el Jefe del Estado Mayor para buscar formas alternativas de facilitar la salida de los colaboradores afganos. Pakistán Comparte la frontera con Afganistán, permitiendo la evacuación de colaboradores por vía terrestre.

Si Pakistán es un país estratégico por su ubicación, Qatar se ha convertido en un actor clave en este conflicto por dos razones. El primero también tiene que ver con su ubicación, ya que puede actuar como puente aéreo fuera de Kabul. Qatar Airways es la única aerolínea que opera actualmente desde la capital afgana. Por otro lado, los talibanes tienen un oficina política en doha, razón por la cual la capital de Qatar en los últimos años se ha convertido en el escenario principal de todas las manifestaciones vinculadas al grupo islámico.

Allí se llevaron a cabo conversaciones entre Estados Unidos y los talibanes, en las que decidieron retirar sus tropas de Afganistán. También el intento de diálogo de paz entre los talibanes y el gobierno de Ashraf Ghani, que abandonó Afganistán el 15 de agosto.

La situación en Afganistán tiene un impacto en todos los países de la zona. Qatar fue un jugador importante en esta crisis y pretende seguir siéndolo. Lo mismo ocurre con Pakistán. España quiere jugar su papel, por eso el gobierno ayer decidió donar 20 millones de euros para la asistencia humanitaria a los refugiados afganos. En todas estas acciones, dos funcionarios públicos juegan un papel fundamental: el embajador de España en Pakistán, Manuel Duran Giménez-Rico, que acompañó a Albares la semana pasada; y el embajador en Qatar, Belén Alfaro Hernandez, que iba a recibir al ministro a la vista esta mañana.

Se han desempeñado como jefes de misión en estos destinos desde octubre y noviembre de 2018, respectivamente. “Ambos lograron que Pakistán y Qatar fueran considerados poderes políticos. Tienen una misión por delante que requiere mucho sentido común, cabeza y saber liderar un equipo»Explica uno de sus compañeros de profesión. «Ambos están más que dispuestos a hacerlo», concluye.

Míralos
Comentarios

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *