Dos mil policías protestan en Barcelona para exigir respeto y el fin de la politización de la seguridad



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Dos mil policias protestan en Barcelona para exigir respeto y

Alrededor de 2000 metroossos d’Esquadra, policías locales y guardias de seguridad se manifestaron este sábado en el centro de Barcelona -según el recuento realizado por la Guardia Urbana- pidiendo el fin de los atentados perpetrados contra los agentes en las últimas semanas, pidiendo respeto por parte de los ciudadanos y las instituciones. y pidiendo el fin del «uso» partidista que las distintas formaciones hacen sobre la policía. Pese a que los agentes advierten que la situación en la que se encuentran es consecuencia de la injerencia de todos los partidos políticos, diputados y asesores del PP y la ciudadanía se han sumado a la manifestación policial.

La protesta comenzó a las 19:00 horas cerca del Parlamento y terminó en la Plaça Sant Jaume frente a la Generalitat. Cientos de oficiales marcharon con una pancarta de uniforme sin símbolos sindicales que decía: «Por la seguridad pública». Los organizadores (los sindicatos de los Mossos d’Esquadra SAP-FEPOL, USPAC, SPC, SME, CAT-ME, SEIME-FEPOL, SICME, AFITCME y SEI, de la Guardia Urbana y Policía Local -SICPOL, SFP-FEPOL, SAP -PL y SAPOL – así como la asociación profesional APME) creyeron que la protesta, dados los atentados de las últimas semanas, fue un éxito y sirvió para demostrar la indignación que sufren cada día.

En el manifiesto conjunto aseguraron que los agentes de policía fueron sometidos a «agresiones directas que provocaron desautorización y deslegitimación» de su profesión. «La politización continua de nuestra profesión, el uso partidista de desgastar al gobierno de la época y la falta de valentía política para defender al cuerpo de Mossos d’Esquadra, las respectivas policías locales, los guardias municipales y los guardias urbanos primer segundo a lo que sectores, además de los atentados -demasiado continuos- que hemos sufrido, nos han llevado a las calles hoy ”, dice el manifiesto.

La policía cree que la situación es «insostenible». Imma Viudes, portavoz del sindicato SAP-FEPOL, exigió que los políticos «condenen todos los ataques perpetrados contra agentes». Viudes pide que se «proteja» a la policía y acusa a los políticos de utilizar a la policía para los intereses de las formaciones. El portavoz del Sindicato de la Policía Catalana, David Miquel, advierte: «La situación que vivimos ahora en las calles y la agresividad de los ataques a la policía es excepcional, nunca se produjeron». Miquel sostiene que en las botellas se producen comportamientos muy violentos. “No es normal que haya apuñalamientos, agresiones sexuales en una botella… hay un sentimiento de impunidad de que se ha violado el principio de autoridad. Quien manda debe reaccionar ahora ”, se queja el sindicalista. “Lo que no es normal es que pegarle a un policía sea más barato que llevar una grúa o un radar que te atrape. No está claro «, se queja Miquel. Albert Palacio, portavoz de Uspac, espera que» los políticos reaccionen «porque» esta inseguridad la pagará el ciudadano de a pie «.

Los manifestantes, que no corearon proclamas mientras desfilaban por el centro de Barcelona, ​​encendieron un petardo frente a la Generalitat y pusieron fin a la protesta. La marcha transcurrió pacíficamente. El viernes, el alcalde de Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, denunció en el Dia de les Esquadres el aumento de «comportamientos preocupantes de intolerancia» hacia los agentes y pidió «respeto» al cuerpo.