Dos muertos, 15 huevos envenenados y fritos en Fata: alerta en Cceres por cocaína adulterada



El periódico digital de Alicantur Noticias

Actualizado

La Guardia Civil detuvo al traficante que vendía droga en mal estado en Coria y dejó un muerto y muchos borrachos mientras investigaba si una muerte en Plasencia estaba relacionada con el caso.

Una patrulla de la Guardia Civil.
Una patrulla de la Guardia Civil.EL MUNDO

dos muertes y un gran número de borrachos han dado todas las alarmas en la provincia de Cceres. Un lote de cocaína adulterada es el principal sospechoso del asesinato de dos hombres en las ciudades de coria Y Plasencia en menos de una semana. Afortunadamente, la rápida acción del Guardia Civil y la justicia ya ha llevado a prisión a uno de los traficantes que la vendió.

Definitivamente, la droga se cortó con alguna sustancia tóxica que causó la muerte, así como también una serie de efectos secundarios. sorprendentes alucinaciones sobre sus víctimas. Entre las alucinaciones estaban los casos más raros de mezclar la realidad con la pesadilla. P.ej: freír huevos en hada, rociando insecticida en sus brazos, creyendo que estaban llenos de cucarachas, ver algunos enanos persiguiéndolo pedirle dinero o creer que su casa estaba «llena de negros» fueron algunos de los efectos secundarios denunciados por las víctimas a las autoridades.

El caso se inició en la madrugada del sábado 21 de agosto, cuando el Guardia Civil de Coria levantó el cuerpo de un hombre de 37 años, Alejandro, que había muerto en la casa. Una bolsa de residuos de cocaína en la cocina despertó la sospecha de que el hombre la había consumido esa noche y posiblemente tuvo una mala reacción.

Poco después, la gente borracha empezó a llegar a la Hospital de la ciudad de Coria: primero tres, luego cuatro …

La Guardia Civil estableció un protocolo Con los médicos para informarle de un caso similar que llegó en las siguientes horas, pero con un cadáver ya sobre la mesa, lo importante era capturar al camello y que no hubiera más víctimas.

Hasta nueve personas fueron hospitalizadas durante el fin de semana, más cinco más que acudieron a la sala de emergencias pero no necesitaron hospitalización. Las declaraciones de algunas víctimas, a pesar de su desgana original a hablar sobre el uso de drogas, han llegado a dar sus frutos: el traficante era Jos Antonio L., un camello que en cuanto se enteró de lo sucedido huyó a Plasencia. Fuentes cercanas al caso señalaron que sin la colaboración de las víctimas y el hospital de Coria hubiera sido muy difícil resolver el caso.

Aunque el Juzgado de Primera Instancia número 1 De Coria autorizó de inmediato el allanamiento de su domicilio, cuando los agentes fueron a buscar drogas y el camello no encontró ninguna. Sin embargo, era cuestión de esperar un rato, y el domingo ya había sido detenido y puesto a disposición judicial. José Antonio se negó a testificar y decidió no cooperar confesando a quién le vendió la droga (oa quién se la compró), a pesar de las advertencias de que podrían morir más personas. El juez Lo envié a prisión temporal sin fianza el mismo lunes.

Mientras tanto, seguían llegando testimonios de personas intoxicadas: personas que no podían orinar en todo el día, que sufrían de paranoia, que habían quedado ciegas porque tenían pupilas dilatadas por un máximo de varios días, y las alucinaciones antes mencionadas. Muchos han decidido ayudar con la investigación e incluso han entregado sobras de cocaína cruda, que serán analizadas por el Laboratorio Criminal de la Guardia Civil de Madrid. Al mismo tiempo, la autopsia de Alejandro dio positivo por cocaína y sus intestinos fueron enviados para su análisis a la Instituto de Medicina Legal de Sevilla.

Parecía que el caso estaba cerrado gracias a la rápida coordinación entre la Guardia Civil de Coria, la Perseguir y la Corte, pero luego, a mediados de la semana pasada, otro hombre murió en Plasencia, aparentemente por el mismo motivo. Plasencia fue precisamente el lugar de donde escapó el camello que está preso.

Además, otra persona pasó por el hospital de Plasencia con síntomas similares a los de Coria. En este caso, es el territorio de Policía Estatal, Horas después, detuvo al camello que había vendido la droga al fallecido. Sin embargo, cuando este viernes fue llevado a los tribunales, el La corte de Placentino decidió ponerlo en libertad.

El caso de Plasencia destaca que Está relacionado con el de Coria y sugiere que quizás algún comerciante vendió la droga mala a los dos comerciantes. Las autoridades están muy preocupadas: la delegada del gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, El viernes advirtió del peligro de consumir esta droga que aún no se sabe a cuántos puntos de la región pudo llegar.

Se sospecha que además de los borrachos conocidos seguramente hubo muchos más que no necesitaron acudir a urgencias o que lo evitaron por vergüenza para contar lo que les había pasado. Entre las víctimas de esta droga adulterada hay algunas que pertenecen al Equipo de fútbol de Coria, así como un hombre de casi 65 años.

.