Ecuador realiza elecciones a la sombra de Rafael Correa



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Actualizado

El expresidente, prófugo de la justicia, condiciona las elecciones desde el exilio. Su aliado Andrés Arauz es el favorito

Seguidores del candidato Andrs Arauz.
Seguidores del candidato Andrs Arauz.REUTERS

«¡Ecuatorianos y ecuatorianos, ya triunfamos! La historia contemporánea no recuerda esta persecución contra un grupo político». El expresidente Rafael Correa no es candidato en las elecciones de mañana en el país andino, pero no duda en «Cierra» su campaña a través de YouTube y desde el exilio. Aunque todo ha cambiado en el planeta, las cosas parecen seguir igual en Ecuador, que se debate entre volver al pasado o apostar por el cambio.

Trece millones de ciudadanos están llamados a las urnas, en la primera vuelta de las elecciones y en pleno apogeo de la pandemia. Alrededor de Correa, ganador de las elecciones presidenciales de 2006, 2009 y 2013 y fundamental en 2017 (su candidato fue el actual presidente, Lenn Moreno, que tardó unos meses en romper con la revolución de la ciudad sumida en la corrupción), gravita una campaña electoral atípica y desconcertante, sin grandes concentraciones y, sobre todo, asediado por el coronavirus que tanto revuelo ha causado en Ecuador, entre la crisis económica y la pérdida de puestos de trabajo.

La pandemia le ha permitido a Corresmo dar una segunda oleada pese al exilio dorado de los que sirvió asesor económico estrella Nicols Maduro y presentador del canal Vladimir Putin. Políticos y expertos creen que Correa ha logrado recuperar su base más leal, a pesar de que en el nombramiento de su abanderado, el exministro Andrs Arauz, de 35 años, su lealtad superó su bondad como candidato.

«La ciudad está harta de traidores. Puedo jurar lealtad total a la revolución de la ciudad «, gritó Arauz, poco talentoso en oratoria, en su última campaña el jueves en Quito.

Propuestas con tintes «fascistas y populistas»

Poco importa que Correa sea un prófugo condenado a 8 años de prisión por corrupción. Su elegido es el principal favorito para pasar a octavos con el conservador Guillermo Lasso, al frente del Movimiento CREO, que perdió ante Moreno en 2017 por solo un 2,32%. Son seguidos a cierta distancia por el líder indígena Yaku Prez, del movimiento Pachakutik, uno de los grandes líderes de las protestas de 2019.

Todas las encuestas apuntan a una segunda vuelta en abril, pero el gran dilema es que pocos creen en las encuestas, debido a la gran índice de indecisos, alrededor del 30%, y tras las sorpresas globales del Brexit, Donald Trump o la reciente en Bolivia.

En los últimos días ha habido cierto crecimiento en Pérez, pues Lasso parece no haber terminado de despegar, lasso lastrado por el estigma de su posición social, emprendedor y expresidente del Banco de Guayaquil.

Los otros 13 candidatos parecen distantes. “Diferentes candidatos ofrecen todo lo posible e imposible para capturar los votos de diferentes votantes. Lo triste es que las ofertas no son serias y tienen, en muchos casos, características fascistas como la pena de muerte, el derecho a portar armas., y otros populistas como la eliminación de las pruebas de acceso a las universidades públicas ”, advirtió a EL MUNDO Michel Levi, profesor e investigador académico.

Ecuador también elige 137 parlamentarios para su Asamblea Nacional. Entre la opinión pública provocada indignación que hay candidatos con expedientes abiertos en los tribunales e incluso con órdenes de cárcel por casos de corrupción.

Pero si hay una propuesta populista es, sin duda, la de Arauz e $ 1,000 para un millón de familias. «En cuanto lleguemos al gobierno, financiaremos transferencias a las madres, para que las madres puedan reactivar la economía de este país», prometió el mandatario.

.