El 12-O rinde homenaje a los héroes de Covid con aplausos al Rey y abucheos al Gobierno



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su mano derecha en el ejecutivo, Pablo Iglesias, fueron recibidos con un potente silbido a su llegada a la Palacio Real Asistir al desfile militar con motivo del Día Nacional del 12 de octubre. A pesar de los intentos de hacerlo Moncloa Para evitar la proximidad de la protesta, se escucharon claramente pitidos e insultos a la llegada. Miles de personas se reunieron junto al Palacio Real, en la calle Bailn, para corear consignas a favor del Rey y la Corona además de gritar en contra del gobierno.

El coronavirus marcó la conmemoración del Día Nacional de este año, el 12 de octubre. Los hechos se redujeron a un acto austero en Plaza de Armas del Palacio Real. Este año, ni desfiles de ejércitos ni bienvenida en el Palacio Real por parte de los monarcas a las autoridades.

Por tal motivo, el acto sirvió también para rendir homenaje a todos aquellos que han servido en la lucha contra la pandemia, como lo demuestra la presencia de representantes del Cuerpo Nacional de Policía, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, la Summa, Equipo de Emergencias y Emergencias de la Comunidad de Madrid (Ericam), Cuerpo de Agentes Forestales de la Región, Samur, Policía Municipal de Madrid y Cuerpo de Bomberos, tanto del Ayuntamiento como de la Comunidad de Madrid.

Él leitmotiv de esta celebración es ‘El esfuerzo que nos une’, en referencia a la lucha contra la pandemia y en reconocimiento a todos aquellos que han actuado y continúan actuando contra ella.

Frialdad y tensión

A pesar del carácter austero del evento, la jornada fue intensa y llena de tensión. Ya este domingo, durante los preparativos del acto, Moncloa ha trabajado para poner en marcha un cartel que minimizara una posible protesta popular a la llegada del Primer Ministro. Pedro sanchez, a los eventos convocados, tratando de alejarse de la zona ‘más caliente’, del metraje de las cámaras y micrófonos. Pero también la llegada del vicepresidente, Pablo Iglesias, había preocupado a los organizadores.

Es la primera vez que el presidente, el vicepresidente y el rey coinciden en un evento de la escala del 12 de octubre, fiesta nacional.

Y eso después de que Podemos desatara una campaña contra el rey Felipe VI. Entonces, el dispositivo de seguridad implementado fue muy importante y visual.

Pero, además, por primera vez, estos hechos se producen luego de que el gobierno haya decidido imponer un estado de alarma. Madrid, con importantes diferencias de criterio con la comunidad autónoma y un fuerte enfrentamiento entre gobierno y partidos de oposición.

«Viva el rey», «Dimite Sánchez», «Renuncia Gobierno», «Asesinos», «Viva España», fueron los gritos más cantados por los participantes en las actuaciones por la Fiesta Nacional.

Sánchez intercambió buenos saludos con la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Daz Ayuso, y el alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, se unió a su gobierno prácticamente en su totalidad.

Antes del inicio del acto, se mostró la distancia política que vive España. Los miembros del gobierno del PSOE y Unidos Podemos juntos, alrededor Ivn Ronda ya unos veinte metros, los representantes de PP, Ciudadanos y Vox. Absolutamente lejos.

Los actos contaron con una amplia representación de vecinos autónomos, así como personalidades de instituciones estatales. Una vez más, los nacionalistas vascos y catalanes se retiraron de la demanda de Fiesta Nacional.

Esta es la primera vez que Podemos, que siempre ha evitado enviar sus primeras espadas a este evento, está representado por sus máximos dirigentes. En esa ocasión, Pablo Iglesias y el resto de ministros de la coalición participan en el Palacio Real como miembros del Ejecutivo.

Los actos fueron presididos por los Reyes junto con el princesa de Asturias y el Sofá infantil. El evento fue restringido por seguridad ante los efectos de Covid. Tradicionalmente, consiste en un importante desfile militar al que asisten miles de españoles en el Paseo de la Castellana. En esta ocasión, un discreto desfile en el Patio de Armas del Palacio Real.

Los reyes estuvieron acompañados por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la ministra de Defensa, Margarita Robles, vicepresidentes y ministros del Ejecutivo, así como por las autoridades regionales, locales y militares.

Cinco presidentes ausentes

Entre los presidentes regionales, solo los de Cataluña, País Vasco, Baleares, Aragn es el de Murcia, quien ha decidido en las últimas horas no participar por haber tenido recientemente un contacto cercano con un coronavirus positivo.

El acto consistió únicamente en un izamiento de bandera, un homenaje a los que dieron su vida por España, una entrega de condecoraciones y un pequeño desfile de tierra.

Solo participaron las unidades ubicadas en Madrid, a excepción de La Legin que, con motivo de su centenario, tiene un protagonismo especial. En concreto, 527 soldados participaron en el desfile militar; una unidad musical y ocho secciones correspondientes a la Guardia Real, la Academia de Defensa Central, el Regimiento «Inmemorial del Rey» n1, el Grupo de Infantería de Marina, el escuadrón de honor de la Fuerza Aérea, la unidad de emergencia militar , la Reserva de la Guardia Civil y el Grupo de Seguridad y La Legión.

Además, la Patrulla Águila realizó su tradicional paso durante el homenaje a los caídos.

.