El acceso a la red eléctrica asfixia a España



El periódico digital de Alicantur Noticias

El acceso a la red electrica asfixia a Espana

España obtuvo cuatro puestos en el ranking mundial de seguridad, equidad y sostenibilidad energética, según el Índice Trilema, que mide los avances de cada país en estos tres aspectos clave de la transición ecológica y la descarbonización. Ahora ocupa la 13ª posición frente a la 17 del año pasado en este ranking elaborado por el World Energy Council en colaboración con Oliver Wyman. El informe destaca el progreso de España en los tres; pero refleja una menor valoración en términos de equidad de acceso, punto clave para mejorar las conexiones a la red y, en consecuencia, facilitar la transición. Algo que, entre otras cosas, las empresas renovables están pidiendo con insistencia, como pudimos comprobar en el VIII Foro Solar organizado esta semana por el emprendedor del sector de la Unión Fotovoltaica Española (Unef).

La equidad variable se refiere a la capacidad de cada sistema para garantizar el acceso económico a la energía para usos domésticos y comerciales; La seguridad energética refleja la capacidad de cada país para satisfacer la demanda energética actual y futura y, finalmente, la sostenibilidad mide el ritmo de transición de los sistemas energéticos nacionales hacia la reducción del daño ambiental y la mitigación de su impacto sobre el cambio climático. Fuentes ministeriales aseguran que hay margen de mejora. Por eso estamos trabajando para garantizar el acceso a las distintas fuentes de energía a precios asequibles que no comprometan la competitividad exterior ”. Por ejemplo, ponen las recientes subastas de renovables con precios muy inferiores a los del mercado.

El Índice de trilemas mundiales, que suele aparecer todos los años en esta época, no podría ser más oportuno. Se presenta en un momento en el que la Unión Europea está en pleno debate sobre el proceso de descarbonización y transición energética inclusiva debido al impacto del gas en los precios de la electricidad. Es decir, marcado por circunstancias extraordinarias que pueden representar un punto de inflexión para la reconfiguración del sistema energético mundial, con grandes diferencias entre regiones.

Según el informe, Europa encabeza la tabla, con una agenda energética fuertemente orientada hacia la sostenibilidad a expensas de los combustibles fósiles. En un año marcado por la pandemia, que ha provocado una importante caída de la demanda energética (con descensos del 21% en Italia, del 19% en Francia o del 17% en España), las energías renovables han ganado terreno en el continente, generando hasta un 38% de la electricidad consumida y superando al carbón y al gas como principal fuente de generación eléctrica.

El índice se ha convertido en un referente internacional después de 11 ediciones. En este analiza las políticas y sistemas energéticos de 127 países en 2020, es decir, incluye el impacto de la pandemia. A pesar de que España ocupa la decimotercera plaza en el orden de naciones (empatada con Luxemburgo), la puntuación de 76,9 puntos sobre 100 que obtuvo es la décima, ya que quedan tres empates por delante. Es decir, podría considerarse entre los 10 mejores puntajes. Pero lo cierto es que tiene 12 países por delante.

Los primeros puestos siguen dominados por países de la OCDE, con 11 países europeos entre los primeros 14. Y nueve alcanzan un balance de votos triple A (es decir, se encuentran entre los primeros 25 en las tres variables analizadas), uno más que el año anterior. La bajada de la variable renta variable en España hace que no llegue al triple A. Ocurre que el año anterior tampoco lo hizo, pero esta vez fue en el segundo pasaje seguro. Este año ha mejorado en este aspecto, pero lo pierde en equidad. Es decir, va de BAA a ABA. Este descenso implica, según el estudio, que España se sitúa entre el 25% y el 50% de los países más valorados.

La puntuación 76,9 es un punto menos que en 2019; pero nos permite superar a Italia, Hungría, República Checa y Eslovenia. Se repiten en el podio, pero Suecia adelanta a Suiza en el liderato y Dinamarca se mantiene en tercer lugar. El cuarto es compartido por Reino Unido y Finlandia y el sexto por Francia y Austria. Canadá, Alemania y Noruega se encuentran en los lugares octavo, noveno y décimo. Nueva Zelanda y Estados Unidos ocupan el undécimo lugar y España y Luxemburgo el decimotercero.

Para Oliver Wyman, el avance de España es una gran noticia, aunque este análisis también representa «un claro reflejo de aquellos ámbitos en los que es necesario reforzar el sistema energético para adaptarlo a un escenario donde la sostenibilidad, las renovables y la accesibilidad universal a los recursos energéticos deben ser protagonistas» .

Las fuentes consultadas valoran «positivamente» los resultados, que «son un claro ejemplo del impacto de las reformas adoptadas». Asimismo, destacan la transformación del modelo hacia uno menos dependiente de los combustibles fósiles importados de terceros países, lo que «apuesta claramente por el abundante recurso renovable que tenemos, lo que se traduce en bajos precios de la energía y una mayor diversificación del suministro energético y, por tanto, su seguridad». . Según estas fuentes, este proceso ha supuesto un gran resultado, «pero somos ambiciosos y estamos seguros de que nos permitirá ir más allá en las próximas ediciones del ranking».

“En conclusión”, argumentan las fuentes, “los resultados del ranking son una prueba de que la transición ecológica conlleva beneficios económicos y ambientales claros y medibles, mejorando la situación del país a nivel mundial con el consecuente impacto positivo en sus ciudadanos y empresas. y, por tanto, el Gobierno seguirá implementando reformas y medidas que nos permitan anticiparnos a los beneficios de la transición energética ”.

Algunas de las cuestiones que surgieron en el VIII Foro Solar, en el que las empresas destacaron, frente al vicepresidente tercero y ministro del sector, Teresa Ribera, la necesidad de acelerar la transición ecológica por el aumento del costo de la factura y el papel de esta energía en lograrlo. «Cuanta más energía renovable, más barata es la factura», dijo. José Donoso, gerente general de la organización, quien también pidió agilizar los trámites administrativos y destacó el impulso hacia el autoconsumo a través del diálogo con los municipios y la estrategia de almacenamiento. Al respecto, Donoso anunció que próximamente presentarán sus planes al gobierno.