El aumento salarial de los funcionarios costará alrededor de 1.500 millones en todas las administraciones



La actualidad en Alicantur Noticias

Cartel colocado en la entrada de la Oficina de Extranjería de Jaén.
Cartel colocado en la entrada de la Oficina de Extranjería de Jaén. / Prensa Europa

El anuncio de que el Gobierno prevé un aumento salarial del 0,9% para los empleados públicos en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 ha generado discrepancias tanto en quienes se beneficiarán del aumento -por considerarlo insuficiente- como entre quienes creen que la actual situación pandémica no exige una ampliación del presupuesto en esta dirección, sino para otros sectores más afectados, como la promoción del trabajo privado o la contratación de personal médico.

MÁS INFORMACIÓN

Esta línea de presión que se ejerce desde un extremo de la cuerda -en la que, curiosamente, no hay acuerdo entre sindicatos y algunos economistas, sino todo lo contrario- choca, en cierto modo, con los planes del gobierno. Implementar una política expansiva y anticíclica, que también permita recuperar el poder adquisitivo de un grupo de tres millones de trabajadores que lo venían solicitando desde el inicio de los recortes resultantes de la anterior crisis económica de 2008. En un contexto europeo favorable. lo que no se había producido en la recesión anterior, el aumento de casi un punto en los sueldos de los funcionarios supone, según las distintas fuentes consultadas, unos entre 1.120 y 1.500 millones de euros en el presupuesto. Un aumento, que si bien no es desorbitado, puede comprometer recursos en otros ámbitos, como denuncian los críticos con esta medida.

Según el anteproyecto de presupuesto presentado este martes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente, Pablo Iglesias, los gastos de personal de la Administración Central serán de 18.559 millones de euros -en 2020 fueron de 17.844 millones- y un cambio. 4,2%.

“No me parece una medida correcta; Hay un tema debatible, que es que la política fiscal debe ser expansiva, está claro, pero ahora mismo el costo de oportunidad de los recursos públicos no requiere una medida como esta ”, dice Ignacio Conde-Ruiz, economista y subdirector de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Su análisis resuelve que la incertidumbre económica y de salud que vive el país no crea el escenario adecuado para orientar esfuerzos en esa dirección, lo que contradice la opinión de los sindicatos ”. Los empleados del gobierno estuvieron a la vanguardia durante la pandemia. Es cierto que incluso en el sector privado, pero continuar abundando en la pérdida de poder adquisitivo de un grupo tan importante y la reducción de su poder adquisitivo también tiene un efecto en el crecimiento económico que hay que comprobarlo ”, subraya Paco García, coordinador del Área Pública de CC OO, el sindicato con mayor apoyo en la Función Pública.

Los tres sindicatos con mayor representación en la Administración Pública, CC OO, UGT y CSIF, participaron este lunes en el Consejo General de Administraciones Públicas, en el que, según algunos ponentes, no se les traspasó directamente una resolución llevada a negociación. Unas formas que denuncian como inadecuadas y que han generado un enorme malestar. “Lamentamos las formas, porque cuestionan cualquier espíritu razonable de diálogo social”, dice Julio Lapuerta, secretario general de la Federación de Servicios Públicos de la UGT. «El gobierno, por prisa e improvisación, perdió la oportunidad de ir acompañado de un mayor grado de comprensión que ayer [por este lunes] en la mesa, por haberse equivocado y no haber dado explicaciones ”, agrega Lapuerta, quien sin embargo afirma estar consciente del esfuerzo que requiere el Ejecutivo para determinar este incremento. “No se nos escapa, somos parte de esta sociedad, conocemos la situación de nuestro país y el estado de la economía por la pandemia”, subraya el representante de la UGT.

Sin embargo, este punto, lo que tiene que ver con el hecho de que un aumento de los recursos, por pequeño que sea, generará más actividad económica, es también otro aspecto controvertido. «Si tres millones de personas siguieran viendo disminuir su poder adquisitivo, eso tendría un impacto económico visible», dice García, de CC OO. Pero Conde Ruiz, discrepa / se opone: “Lo lógico es que [ese incremento] terminar salvándolo. En situaciones como esta, la gente no lo gasta, lo guarda, por lo que no tendrá el efecto multiplicador de gastar en estos artículos. En otro tipo de crisis podría ser diferente ”. La tesis de los sindicatos es compartida por muchos otros economistas, como el exministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, a favor de la implementación de políticas anticíclicas que vayan en contra de los recortes y contención habituales de crisis financieras anteriores, y que , en su opinión, eran ineficaces.

Gastos no variables consolidados

La revalorización del salario de los empleados públicos, el caballo de batalla de Unidos Podemos dentro del gobierno de coalición finalmente admitido por el PSOE, está en línea con el aumento de las pensiones, que también será del 0,9%, según el proyecto que el gobierno se trasladó a Bruselas la semana pasada. Sumando estos dos porcentajes, su peso final sería, a juicio de los economistas, entre 4.000 y 5.000 millones de euros entre todas las administraciones públicas. Una cantidad excesiva para algunos de ellos. “Es una cantidad que siempre pones en tu presupuesto. Quizás debería haberse hecho de forma variable, que no se consolida. Una medida que solo sirve de apoyo. Es cierto que es un año en el que no le van a crear problemas desde Bruselas, pero cada euro que gastes allí no podrás gastarlo en otros juegos más justos que estos ”, advierte Conde-Ruiz.

Aún así, este aumento conjunto no es una buena medida para algunos sindicatos en su totalidad, ya que no agrega, en el caso de los funcionarios, una de las excepciones que contemplan las pensiones, que habrá una revisión basada en la recuperación económica para asegurarlos. Estuvo muy cerca de decir que las expectativas de una rápida recuperación en los próximos años, cuando la pandemia deje a la gente vivir y trabajar, garantizan a los funcionarios, como ocurre con los jubilados, la no pérdida de poder adquisitivo por la pandemia. ”Añadió Lapuerta.

Después del aumento anterior del 2%, los representantes de los trabajadores públicos estiman que el porcentaje de pérdida de poder adquisitivo se ha reducido al 8% durante la última década. Una escala que consideran remediable con la aprobación de una nueva mejora para los próximos tres años. “Es justo reconocer el esfuerzo que hacen los servicios públicos para estar a la altura de la ocasión, como el que hacen los médicos, profesores, empleados de la seguridad social, los que dirigen ERTE … Parece que no se han perdido puestos de trabajo en los servicios público, pero la realidad no es esa. Durante los años de crisis se ha perdido de forma significativa el empleo público y aún no hemos recuperado esos niveles antes de los recortes ”, lamenta García.

La batalla para arreglar ese aumento y su ecosistema no ha terminado para los representantes de los empleados. “Durante el proceso parlamentario del gobierno, veremos qué vías de mejora podemos ofrecer. Pero en este momento el Ejecutivo ha perdido la oportunidad de reclamar lo público, defender al público, su reputación y sus necesidades ”, suscribe Lapuerta.

El martes, sin embargo, el Consejo de Ministros aprobó la Oferta Pública de Empleo (OEP) para 2020, que alcanza un total de 28.055 puestos, de los cuales 20.658 aprobaron para la Administración Pública del Estado, además de los 7.397 ya aprobados: 5.540 para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y 1.857 para las Fuerzas Armadas (Fuerzas Armadas). De estos puestos, 18.323 son para la Administración General del Estado, de los cuales 9.327 para nuevo ingreso y 8.996 para promoción interna, siendo esta última cifra la más alta en la historia de la Administración General del Estado.

Fe de errores

Una versión anterior se refería a un volumen de gasto de 5.000 millones debido a un error de cálculo.