El Barça no da más



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El Barca no da mas

Bajo el supuesto de que será difícil ganar, el Barça está discutiendo las diferentes formas de perder, aunque Laporta canta la victoria para ocultar el fracaso del club, el equipo empobrecido y la Superliga una quimera dirigida por Florentino. Aunque la ilusión nunca se ha prohibido, la realidad asegura que el Bayern es hoy muy superior al Barça; la pregunta era hasta qué punto, un misterio que Koeman no podía resolver. El técnico prefirió no desafiar a los alemanes y limitar el daño con un simulacro de supervivencia a cambio del silencio del Barcelona. Mal trato.

El Barça no jugó nada, se perdió en el campo, consciente de que, como dice la canción, La tristeza no es fim, feliz simDiga lo que diga Laporta, el único ambicioso que queda tras la marcha de Messi. Invocar al Chelsea como modelo a seguir en estos momentos parece una broma de alguien que tiene delirios de grandeza y no asume que se trata de saber llorar, afrontar el duelo y armar un equipo joven y atrevido con sudor en el Camp Nou. Mientras tanto, el tiempo pasa, los presidentes y entrenadores cambian y el Barça sigue ocultando los goles al Bayern.

Pese a ser un defensa, Koeman se escapa siempre que puede del signo del delantero Laporta en un impulso que mantiene al Camp Nou en la balanza. El presidente quiere trascender con un autor futbolístico que remite a la ideología de Cruyff, sin saber en qué punto es el más imprudente o posible en un momento de dificultad en el Barça, y el técnico pretende sobrevivir, esperando el perfil de cada uno. rival, convencido de que no hay mejor argumento para sustentar su labor en el marcador, sobre todo en partidos delicados como el que enfrentó al Bayern. Un mal plan porque perdió 0-3.

El reto no era empezar a construir un equipo en una situación de riesgo sino competir por el tiempo, pero también la autoestima y la credibilidad, de un equipo que sacrificó un cuarto centrocampista a favor de un tercer central tras quedarse con sólo dos delanteros: El efervescente Memphis y el novato Luuk De Jong, consumado rematador, habilitado inicialmente por las profundidades de Sergi Roberto y Jordi Alba. No funcionó porque no acertó un buen centro o se contó un disparo serio contra Neuer.

El eje del juego estaba en el triángulo Pedri-Busques-De Jong y su capacidad para tener y jugar el balón y, en consecuencia, para saltarse la presión intimidante del Bayern. Y los tres vieron pasar el partido ante la impaciencia del Camp Nou. Nagelsmann no se inmutó tras defender a Gnabry y apostar por la desestabilizadora Musiala. Los alemanes no dudan ni son conscientes de lo contrario, tan poderosos y seguros de sí mismos que exudan arrogancia, tan feroces en Munich como en Barcelona. A nadie le sorprendió que el Bayern estuviera a la cabeza.

inferioridad física

El partido se jugó desde el principio en el campo del Barcelona y al cuarto de hora la mano derecha de Ter Stegen ya ha disparado un disparo de Sané. Pese a haber evitado el scrum y el intercambio de golpes, consciente de su inferioridad física, el Barça se defendió lo mejor que pudo, exigiendo en su propia área y esperando las transiciones de Memphis y De Jong. La ofensiva del Barça ni siquiera le hizo cosquillas al Bayern. Los jugadores del Barcelona ya no tienen la delicadeza y la velocidad necesarias para replicar el volcánico lado alemán.

Nadie se arriesgó en el Barça, pero todos intentaron evitar perder el balón, conscientes los culés de que todos los robos del Bayern han causado indignación en el área de Ter Stegen. Y el 0-1 llegó precisamente por la multitud de futbolistas tras el disparo de Müller en la espalda de Eric. Ya no hubo bloqueo ni ayuda para evitar el gol anunciado por el empujón del Bayern. Si bien no pudieron correr ni abrumar al Barcelona, ​​los alemanes ganaron cómodamente con el séptimo gol que Müller les marcó en la Champions League.

El marcador no afectó a Koeman, insensible al gemido del Camp Nou. Nadie recordaba un equipo tan pequeño y dedicado, los once jugadores detrás del balón, todos esperando un juego episódico o casual, cuando el partido anunciaba repetidamente el segundo gol del Bayern. El autor fue el infalible Lewandowski tras una jugada en la que hubo hasta tres disparos contra Ter Stegen. El portero estuvo tan soberbio en el disparo de Sané como indefenso ante el disparo de los 9. El 0-2 despidió a la afición y atemperó al Bayern.

Los catalanes se animaron un momento más por el resto de alemanes que por los cambios de Koeman. Los jóvenes, en todo caso, defendieron al menos los colores y el orgullo, último recurso de los débiles, igualmente sometidos con el segundo gol de Lewandowski. Los alemanes ya no eran crueles, piadosos con un Barça aún más dócil, sin rebelión y sin rastro, miedosos y abatidos y sin otro objetivo que ser segundos de grupo ante el Benfica y el Dinamo de Kiev. A la espera de los lesionados, nadie se atreve a decir que el favorito de los tres es el Barça.

Puedes seguir a Alicantur DEPORTES en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *