El BCE eleva su objetivo de inflación al 2% para ganar margen de actuación



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La Banco Central Europeo (BCE) planea anunciar el resultado de la primera este jueves revisión de su estrategia de política monetaria desde 2003 que, según informó Bloomberg el miércoles por la noche, incluirá una meta de inflación más alta, como se esperaba. Por lo tanto, la meta se convertirá en 2%, en lugar del ahora clásico nivel «más bajo, incluso si está cerca» 2% a medio plazo. Además, se dejará la autoridad monetaria «espacio para superarlo cuando sea necesario «, según la agencia. Todo esto implica que el organismo que preside Christine Lagarde concede más espacio para la acción.

Con una meta de inflación más alta y que además permita que los precios la superen temporalmente, el BCE tendrá más capacidad de adopción medidas convencionales (tasa aumenta y disminuye) e poco convencional (como compras de deuda o inyecciones de liquidez a los bancos) en situaciones deflacionarias, como en la segunda parte de la Gran Recesión, o aumento temporal de precio en plena crisis, como es el caso actualmente. A pesar del actual aumento de la inflación, la agencia mantuvo sus medidas excepcionales contra la pandemia en junio y debería comenzar a discutir su eliminación después del verano. Según sus previsiones, el IPC promediará el 1,9% este año, podría llegar al 3% a finales de año, y posteriormente descender al 1,5% en 2022 y al 1,4% en 2023.

El gobernador de Banco de España, Pablo Hernández de Cos, fue uno de los más firmes defensores del cambio en las metas de inflación dentro del consejo de gobierno del BCE. Así, en el último año destacó que el 2% era una «buena opción», así como los «beneficios de permitir exceder moderada y temporalmente la meta de inflación en un & horbar; como la que ha caracterizado a la eurozona en los últimos años & horbar; en los que la inflación se mantiene persistentemente por debajo de la meta y los tipos de interés nominales han alcanzado su límite inferior (por debajo del cual nuevos recortes en el precio del dinero no estimulan la actividad) o se acercan a este límite ”.

Término limitado

La Reserva Federal Estados Unidos ya revisó su meta de inflación en agosto pasado y dijo que «después de períodos de inflación persistentemente por debajo del 2%, una política monetaria adecuada probablemente apuntará a una inflación moderadamente superior al 2% durante algún tiempo». Aparentemente, el BCE no llegará tan lejos debido a la oposición del banco central como la de Alemania. A diferencia del de la autoridad monetaria estadounidense, el mandato del BCE se limita solo a controlar la inflación y ni siquiera promueven la creación de empleo.

A pesar de esto, desde la llegada de Mario draghi a su presidencia en 2011, el organismo europeo celebró una interpretación flexible de sus obligaciones para evitar el colapso del euro, objetivo que sin duda ha tenido éxito. Para hacer esto, sí, se vio obligado a tomar medidas sin precedentes, como usar el tipos negativos, inyectar liquidez masiva para los bancos y lanzar programas multimillonarios compra de deuda pública y privada, que provocó enfrentamientos internos entre la minoría de los ‘halcones’ (partidarios de una política monetaria ortodoxa y limitada, con Alemania a la cabeza) y las llamadas ‘palomas’ (a favor de ir lo más lejos posible dentro de los límites legales de la acción). ), así como algunas complicaciones legales siempre resueltas a favor de la autoridad monetaria.

Definir estabilidad

Los tratados europeos obligan al BCE a garantizar que exista estabilidad de precios en la zona euro. La clave es cómo se define esa estabilidad. En 1998, al mismo tiempo que se creó la institución, el banco central del euro lo interpretó como que la inflación es menos del 2%. Como era demasiado ambiguo, especificó en 2003 que debería ser «abajo, pero cerca» de ese nivel. En enero del año pasado, lanzó la primera revisión de la estrategia de política monetaria en 17 años, que se esperaba que se completara en noviembre o diciembre, pero cuyo los resultados se retrasaron debido a la pandemia. «La situación ha cambiado por completo» desde 2003, justificó entonces Lagarde.

Noticias relacionadas

El banco central justificó la revisión por el «tendencia a la baja del crecimiento» que se ha producido desde 2003 debido a factores estructurales (envejecimiento de la población, disminución de la productividad) y económicos (Gran Recesión), que han provocado una disminución de las tasas de interés naturalesreduciendo el margen de maniobra de los bancos centrales para luchar contra las crisis sólo reduciendo el precio oficial del dinero y obligándolos a adoptar medidas no convencionales como la compra de deuda.

«Es diferente», dijo, enfrentando una inflación alta, como ha sucedido históricamente, frente a una inflación baja. «La amenaza a la sostenibilidad ambiental, la rápida digitalización, la globalización y la evolución de las estructuras financieras también han transformado el entorno en el que opera la política monetaria, incluida la dinámica de la inflación», agregó en un comunicado.

.