El Congreso aprueba la propuesta de Podemos para perseguir las críticas al gobierno en Internet



El periódico digital de Alicantur Noticias

¿Qué quiere decir el gobierno con mensajes de odio? Esta tendrá que ser la pregunta a partir de ahora antes de emitir opinión en las redes sociales. Y para encontrar la respuesta, ya nos han dejado algunas pistas: los homenajes a los asesinos del grupo terrorista ETA, o la glorificación de los crímenes de ETA, no se consideran mensajes de odio.

Este lunes el Congreso de los Diputados aprobó, con votos en contra de PP y Vox, una iniciativa de Unidos Podemos por la que se insta al gobierno a tomar medidas para supuestamente evitar la difusión de mensajes de odio en las redes sociales a través de la vigilancia y eliminación inmediata de ellos.

Esos de Pablo Iglesias justificaron la iniciativa asegurando que la pandemia ha generado «una polarización creciente» en la opinión pública. Para United We Can es Es intolerable que la opinión pública utilice el «espacio digital» para señalar a algunos individuos o grupos específicos como responsables y responsables de crisis de salud.

La iniciativa de los comunistas no busca denunciar a quienes manifiestan amenazas públicas en las redes sociales, que ya es perseguida y castigada, sino que quiere opiniones que pretenden culpar al ejecutivo de la crisis sanitaria. En su iniciativa afirman que «el dolor colectivo derivado del coronavirus ha sido explotado con fines ideológicos», lo que, a su juicio, ha «en riesgo la seguridad física y la integridad moral de quienes han sido blanco de estos linchamientos digitales».

Así están las cosas, Unidos Podemos, a través de su adjunto Ismael Cortes, pidió a España que elimine los discursos de odio que circulan en el espacio digital y que tome las medidas necesarias al respecto.

24 horas para eliminarlos de la red

En particular, el grupo confederal insta al gobierno a garantizar que los usuarios de las empresas de tecnología tengan la extensión información necesaria sobre cómo denunciar contenido que incite al odio. En concreto, proponen que se simplifiquen los mecanismos de denuncia de este tipo de mensajes, que se reduzcan los tiempos de procesamiento de los contenidos y que los operadores de las empresas dispongan de 24 horas para eliminarlos de la red, y solo una cuando las víctimas sean menores de edad.

Un ataque a la libertad de expresión

Este proyecto de ley fue apoyado tanto por el PSOE como por la Esquerra Republicana (ERC) mientras que el PP, Vox y Ciudadanos lo acusaron, acusando a los de Pablo Iglesias de haber intentado «atentar» contra la libertad de expresión. «Quieren realizar una Inquisición secular contra todo lo que rompa sus patrones ideológicos», dijo el diputado de Vox. Manuel Mariscal.

En el PP Eloy Suárez tachó de «disparate» que simpatizantes del «público» pretendan que las empresas tecnológicas privadas, y no los jueces, decidan qué es bueno o malo en las redes sociales y que Podemos, el partido que «tiene designó las residencias de los magistrados y diputados por los escudos ”, quienes ahora impulsan esta iniciativa. «Se puede criticar todo pero no se puede decir la más mínima palabra», se quejó Suárez, destacando que su partido defenderá la libertad de expresión «hasta el último momento».

El objetivo es la crítica al gobierno

Finalmente, el diputado ciudadano Pablo Cambronero Dijo que su partido no podría estar en contra de la propuesta de formación púrpura, pero enfatizó la necesidad de prohibir todos los discursos de odio, no solo uno, y preguntó individualmente si la lista de discursos de odio incluye la declaración. de los ministros de Podemos contra el rey.

Rechazo de la iniciativa Vox

Por otro lado, el Congreso rechazó una iniciativa de Vox que instaba al gobierno a prohibir actos que involucren glorificación del terrorismo y / o la justificación de los homicidios terroristas y sus autores, así como los que implican «desacreditar» y «humillar» a las víctimas del terrorismo y sus familias.

«Etarras, no; víctimas, sí», resumió el secretario general de Vox, Macarena Olona, que acusó al gobierno de actuar «permisivamente» con este tipo de actos «ignominiosos» como una «concesión» al PNV y Bildu, de cuyos votos depende su permanencia en el poder.

Por ello, Vox pide al Gobierno que inste a sus delegados de Gobierno en el País Vasco y Navarra a realizar las acciones necesarias para evitar la celebración de este tipo de actos pro-ETA, para modificar la ley de reconocimiento y protección integral de víctimas del terrorismo para incluir un régimen sancionador para quienes incumplan esta norma y dar cumplimiento a las Recomendaciones del Informe sobre las conclusiones y recomendaciones de la Comisión Especial sobre Terrorismo del Parlamento Europeo de 21 de noviembre de 2018.

La propuesta de Abascal fue apoyado tanto por el PP como por la ciudadanía, quien también criticó la «pasividad» del Ejecutivo hacia estos impuestos, que en los últimos años han rondado el centenar, y llamó a poner fin a la «indefensión» de las víctimas.

Uso partidista

Dicho esto, el PSOE, Unidas Podemos y Esquerra Republicana (ERC) censuraron la propuesta de Vox y lo acusaron de seguir utilizando a las víctimas de ETA de forma «partidista» por el enfrentamiento político, como informó el diputado socialista Felipe Sicilia.

En la misma línea se expresó el diputado Enrique Santiago, en representación de Unidos Podemos, quien entiende que es posible «empatizar» con las víctimas pero no «patrimonializarlas». «Es hora de normalizar la situación en Esukadi y no vivir de la rentabilidad del dolor», dijo Santiago, quien también se volvió hacia la izquierda nacionalista para abandonar las «manifestaciones públicas» en este asunto.

Y de ERC María Carvalho criticó la «obsesión interpretativa» del terrorismo por el uso «ilícito» e «interesado», a su juicio, que han hecho el PSOE y el PP y contra el grupo terrorista ETA, y que ya han denunciado algunas de sus víctimas.

.