El controvertido «primer aviso» de Vox para justificar el vandalismo



La actualidad en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

«Abrogar la ley de la memoria histórica. Primera notificación «. En tono amenazante Vox Reclamó vandalismo contra la estatua del exlíder socialista Francisco Largo Caballero frente al Ministerio de Trabajo, en el Paseo de la Castellana. El partido de Santiago Abascal Entonces respondí a un tweet en el que condenaba al ministro. José Luis Ábalos, en el que abrió una sucesión de mensajes acusatorios entre las dos partes.

Todo surge de la decisión del pleno Ciudad de madrid eliminar de la hoja de ruta municipal los nombres de los socialistas Largo Caballero e Indalecio Prieto, en aplicación de Ley de memoria histórica que aprobó el PSOE durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La posición del pleno con los votos de Vox, PÁGINAS Y Los ciudadanos, que también pide al gobierno que retire las estatuas y placas de estos dos exlíderes socialistas de Madrid, ha generado polémica e indignación en la izquierda.

Una polémica reavivada por el acto vandálico contra la estatua de Largo Caballero. «Asesino. Rossi no», apareció pintado debajo de su pecho. Una acción que, lejos de provocar la desaprobación de un partido político con 52 escaños en el Congreso, consiguió el aplauso de la fiesta de Santiago Abascal.

Podemos, contra Colón

Más allá del debate ideológico que subyace a la Ley de la Memoria Histórica, las formas de un partido político que parecen imitar prácticas que han actuado en el pasado son sorprendentes Podemos. No muy lejos, por ejemplo, está la ofensiva de junio contra estatuas de «colonizadores españoles» como Cristobal colon o Fray Junípero Serra.

Si había dudas de que pudiera tratarse de un exceso del gestor de la red social Vox, una posterior respuesta al perfil del PSOE las borraba por completo. Los socialistas acusaron a «derecha y extrema derecha» de «mentir» e «incitar al odio» y vincularon directamente el vandalismo contra la estatua con la resolución del Ayuntamiento de Madrid.

Un comentario que, esta vez en tono más suave, recibió una respuesta sarcástica de Vox: «No te preocupes, pronto nadie podrá vandalizar porque lo sacaremos. ¿Quieres evitarlo? Fácil: abroga la Ley de la Memoria Histórica ». Un año después de la exhumación del dictador Francisco franco, y en su totalidad pandemia de coronavirus, el lenguaje guerracivilista está de vuelta en las redes sociales.

«141 años de historia no se desaniman por las amenazas de un grupo de fascistas», escribió la portavoz del PSOE en la Cámara Baja, por su parte. Losa de adriana, que obviamente no habría quedado sin respuesta: «Reclaman asesinatos, quitan estatuas, cambian de camino a voluntad, amenazan con derribar cruces y reescribir la historia con leyes totalitarias. Pero cuando alguien los pone frente al espejo por primera vez se ven feos y cabreados. Bueno, seguiremos haciéndolo. «Dos tazas más de memoria histórica», agregó sarcásticamente el portavoz adjunto de Vox en el Congreso. Macarena Olona.

«Demoler» la Cruz del Valle

La conducta de Vox recuerda algo a Podemos, cuyo discurso también está muy marcado por Guerra civil. Si Abascal en el Congreso se refiere al gobierno como el peor de los últimos «ochenta años», incluida la dictadura, Podemos habló al principio de «asaltar el cielo» y «derrocar al régimen del 78». Una de sus propuestas para la «dimisión» del Valle de los caídos no es otra cosa que «demoler» la cruz para liberarla del «simbolismo franquista». Vox lanza un «primer aviso» e Pablo Iglesias prescribió «jarabe democrático» contra sus rivales. Dos lados de la misma moneda.

Míralos
Comentarios

.